Imprimir esta página.
Link completo de la nota: osea.ellitoral.com/index.php

18-02-2009 Contalo Vos
Por el camino acertado

Cuando a mediados de enero la Municipalidad de la Ciudad de Santa Fe decidió colocar nuevamente los guardarraíles sobre la ruta 168 a la altura de la zona de boliches (dícese Minna y Bonito Pueblo) se armó un revuelo importante. No sólo los dueños de los locales bailables y los comerciantes de la zona se disgustaron en un primer momento con la noticia. Los jóvenes de la ciudad que asistimos cada fin de semana a bailar a la zona nos pareció una medida rara.

La primera impresión que nos llevamos todos, y principalmente los que manejamos autos y otros vehículos, es que al haber un sólo lugar de entrada y salida, ello se volvería un embudo donde predominarían los controles de tránsito y la presencia policial. Claro, al no poder entrar más por la ruta, el único camino de entrada y salida es por el tramo viejo de la 168, específicamente desde la rotonda frente a la Ciudad Universitaria. Como afirma Marcos, “lo principal de este nuevo trayecto para la entrada, y sobretodo para la salida de los boliches, es que evita el desorden que se provocaba cada fin de semana”. 

Cuando me tocó transitarlo por primera vez, me llevé una muy buena impresión. La señalización es buena, “correcta” creo que es la palabra apropiada. Pese a que el tramo viejo de la ruta no tiene la calzada en sus mejores condiciones, se nota que han trabajado para dejarlo acorde para la circulación de vehículos y hay mucha señalización que divide las dos manos. A su vez, veo una concientización por parte de los automovilistas que entran y salen de los boliches de ir más despacio y con mayor cuidado. Claro, la presencia de inspectores de tránsito y policías en la zona, ayuda y mucho. 


Antiguamente la salida a la ruta era un caos. Los automóviles que venían de Santa Fe o de la zona del Wal-Mart por la mano contraria no siempre estaban enterados de que allí a tempranas horas de la mañana había boliches y gente que salía, en muchos casos, en estado de ebriedad. El peligro era grande por las desatinadas maniobras que se producían: autos parados en el medio de la ruta levantando gente,  autos que transitaban a velocidades muy bajas o muy altas, gente cruzando sin mirar o traspasando la ruta sin acceder al cruce. En fin.  


Así lo afirma Luciana, asidua visitante al boliche Minna, “como conductora me parece que el camino que hicieron paralelo a la ruta, es la mejor opción; a la salida siempre se armaba un embotellamiento importante, y más los autos que venían a altas velocidades por la 168, provocaban desastres cada noche”. Rocío también opina positivamente sobre el arreglo del tramo viejo “estaba mucho tiempo esperando un remis, casi en medio de la ruta, compitiendo para que otros no se suban, mientras los autos que venían por la ruta me tambaleaban y rozaban como si nada”. 


Actualmente, pese a que es un poco más caro ir en un taxi o remis, y sumado a algún control vehicular o de alcoholemia que te puede amargar la noche, el nuevo camino trajo más consecuencias positivas que negativas.  


Lucas Fenoglio


fenogliolucas@hotmail.com


Viviana Insaurralde


viviana.insaurralde@hotmail.com