Imprimir esta página.
Link completo de la nota: osea.ellitoral.com/index.php

21-08-2010 Contalo Vos
Experiencias free lance

Conseguir un trabajo on line no es sencillo, pero puede convertirse en un interesante desafío para aquellos que cuentan con algo de tiempo libre. Solo basta con llenar un formulario en los avisos clasificados web más reconocidos y esperar a que en tu buzón de correo electrónico comiencen a aparecer las ofertas laborales.

El primer trabajo web que conseguí fue como redactora freelance. Consistía en elaborar artículos informativos sobre los videojuegos de moda, algunas series televisivas estadounidenses y biografías de los grandes de la Historia latinoamericana. Como verán, la propuesta era bien diversa. En este caso, mi “empleador” era de Capital Federal, y pagaba cada artículo por carilla escrita. Los pagos se realizaban después de la entrega del trabajo terminado, por Correo Argentino. Cada uno de los textos solicitados demandaba horas de investigación y los honorarios eran magros. Afortunadamente esa relación duró bastante poco y a los dos meses pude conseguir una mejora dentro del mundo freelance.

La mejor oferta laboral fue sin dudas con un “empleador” español, residente en la mismísima Madrid. No lo digo porque la paga fuera mejor, sino porque el trato conmigo fue de mucho respeto, casi más del que tienen las personas que te rodean en un trabajo convencional.

Javier, mi “empleador” madrileño, enviaba un correo electrónico todos los lunes indicándome en detalle los pasos que debía seguir para la finalización con éxito del proyecto de la semana. Mi contratación tenía un objetivo más amplio que el anterior: crear contenido para páginas webs que él mismo armaba y vendía a Clínicas y Centros estéticos. Durante toda la semana debía escribir entre 20 y 30 artículos informativos que hablaban del botox, la depilación láser, los masajes orientales, la medicina alternativa, entre otros. Cada pack de artículos formaría al final de la semana una página web que luego sería vendida.

Concretar los pagos con el madrileño se complicó un poco al principio. Tuvimos que buscar un método similar al que tienen los sistemas de compra online (Mercadopago) y eso no me daba mucha seguridad. Una vez que le entregaba el proyecto terminado a Javier, debía esperar 12 días hábiles para que el dinero esté acreditado en una cuenta online y de allí transferirlo a una cuenta bancaria. Los pagos eran por hora, en pesos argentinos, pero no podías tomarte más de 20 horas semanales en redactar los artículos para una página.

La experiencia duró 8 meses y fue grandiosa. Específicamente este tipo de trabajo de redactora freelance te permite conocer más aún sobre los usos de las nuevas tecnologías y sus alcances, trabajar muy poco tiempo (una o dos horas diarias, no más) y ganar el mismo dinero que obtendrías por un trabajo presencial, para el cual debes salir de casa.

En el trabajo On Line, los contratos laborales son de palabra, por lo cual, para que todo tenga un final feliz, cada una de las partes debe cumplir con la suya.