Imprimir esta página.
Link completo de la nota: osea.ellitoral.com/index.php

13-10-2011 Contalo Vos
Maxi Bustos puede decir que es un Puma

Es santafesino, tiene 25 años, e integró el plantel argentino en el Mundial de Rugby Nueva Zelanda 2011. A su regreso a la ciudad, el “Chinchu”, como le dicen sus amigos, visitó El Litoral y compartió anécdotas y experiencias sobre lo vivido en los últimos días. Y dejó un mensaje de aliento para los chicos que practican el deporte que ama.




Maxi Bustos junto a O sea



Maximiliano Bustos comenzó a jugar al rugby en el club Universitario, de nuestra ciudad. Desde chico soñó llegar a lo más alto. Y hoy puede decir: “meta cumplida”, porque acaba de integrar el plantel de Los Pumas en el Mundial de Rugby Nueva Zelanda 2011, que tuvo una destacada actuación y quedó eliminado en cuartos de final ante nada menos que el mejor equipo del mundo, los locales All Blacks, por 33 a 10.

Maxi cae, es consciente, y lo vive y disfruta a mil. Tiene apenas 25 años y una carrera por delante. A su regreso con el plantel de Los Pumas arribó a Ezeiza, luego llegó a Rosario en avión y vino en auto con sus familiares a la ciudad a encontrarse con sus seres queridos y disfrutar el momento. “Hacía un mes que no estaba en casa, por lo que no veía las horas de llegar”, contó. Y se hizo un tiempito para visitarnos y charlar con O sea. Durante la entrevista Maxi se puso su camiseta de Los Pumas que se trajo de recuerdo con la firma de todo el plantel (mirá el video).

Otra satisfacción muy grande que vivió Maxi fue el hecho de poder llevar y buscar a los chicos a la escuela; o la que tenía previsto disfrutar ayer por la tarde: llevarlos a la prácticas de rugby infantil en su querido Club Universitario, donde lógicamente se iban a despedir de sus compañeros. Y a la noche tenía la peña con sus ex compañeros, donde iba a compartir toda la intimidad de lo vivido en Nueva Zelanda. “Cada vez que nos juntamos, parece que el único que habla soy yo, pero es lindo compartir todo esto”, dijo.

Maxi se quedaba apenas unos días en Santa Fe y esta noche ya se iba a Buenos Aires para partir mañana hacia Francia, para integrarse a su equipo, el Montpellier. Con él partirán también su mujer, sus dos hijos y el tercero, que viaja en la panza de la mamá.