Imprimir esta página.
Link completo de la nota: osea.ellitoral.com/index.php

25-04-2012 Contalo Vos
``Para aprender hay que sacar fotos siempre´´

Retratista de titulares y apasionado de la profesión, Pablo Aguirre nos describe su experiencia detrás del lente.

Me topé con la fotografía ya bastante grande, tenía como 20 años. Mi primera cámara era de esas que no tenía ningún control de nada, abrías la tapa de atrás y metías el rollo de 12, 24 o 36, según como anduvieras de plata. Hice mis primeras fotos de un recital con ese equipo, fue un desastre, claro (risas)

Al rato de andar en esto me cansé de que salieran todas "movidas" y busqué aprender. Tuve formación técnica acá, en Paraná y en Buenos Aires. En lo personal, creo que se aprende mucho más probando y errando, perdiendo fotos increíbles por no saber cómo hacerlas. Para aprender hay que sacar fotos siempre, todo el tiempo. Educando el ojo, viendo trabajos de otra gente, abriendo la cabeza a otras miradas.

Con mucho esfuerzo llegué a trabajar en el diario, hace 6 años que estoy. No es fácil hacer fotos para un diario, porque con solo una foto (se publica una foto por nota, en general) tenés que contar una historia y la foto tiene que estar buena, ser interesante para el que la ve. Muchas veces cuando abrís el diario y vas pasando las páginas, desde el papel solo te llama la foto. Y capaz que si la foto te dice algo te quedás a leer. Nuestra ventaja es estar ahí, más cerca del escenario, o tener la foto de ese gol, o registrar el momento donde algo cambió para siempre en la vida de alguien.

En esta etapa de mi "vida fotográfica" trato de viajar todo lo que puedo, y traerme realidades de otros lados, y compararlas con las de acá. Me interesa hacer fotos de la gente y sus cosas, ver como se manifiestan otras sociedades en sus formas y costumbres.

Acá en Santa Fe hay pibes que están haciendo cosas copadas, hay mucho talento dando por ahí. Flickr, Facebook te permiten mostrar tu laburo como nunca antes. Por supuesto que hay saturación de fotos subidas a esos sitios, pero siempre se decanta lo que está bueno, y eso se ve. También hay oportunidades de hacer muestras y llegar a gente que nunca te imaginás. Lo negativo es que en esta ciudad sigue siendo muy difícil desde lo económico "vivir de fotógrafo", y eso limita bastante.

La fotografía en sí, creo que no es inocente ni desinteresada. Es algo muy personal, metés o sacás a este o a aquel de la foto, o elegís tal ángulo o luz basándote en cuestiones propias, de tus experiencias previas, de tu forma de ver la vida. A su vez es una herramienta de transformación social muy fuerte: formás opinión y movilizás al mostrar una foto. Si combinás todo eso y te comprometés con las historias que contás, podés aportar tu granito de arena para que algo cambie.


Pablo Aguirre (www.facebook.com/coudag)