Imprimir esta página.
Link completo de la nota: osea.ellitoral.com/index.php

14-06-2012 Contalo Vos
Repensar la realidad

Cristian y Luciano son voluntarios en barrio San Agustín y desde sus experiencias nos cuentan el trabajo con jóvenes del lugar. Aquí te dejamos las palabras de ambos.

Cristian Aguirre (36) aguirre@hotmail.com.ar Me acerqué a trabajar en lo que estoy haciendo a los 16 años, en un camino que fui recorriendo y donde comencé a ver gente que luchaba hasta lo incansable para salir adelante y sobre todo luchaban puño a puño con la vida con el fin de sobrevivir en los embates políticos, culturales y sociales.

Desde hace un tiempo estoy en el barrio San Agustín donde junto a los jóvenes vamos construyendo un espacio físico para reunirnos y al ritmo de ellos encontrarnos para compartir nuestras vidas juntos, así podemos al menos dar una cierta respuesta construida en el caminar, donde podemos re-pensar la realidad y abrirnos a nuevas respuestas cotidianas; siempre en la opción del pensar libremente, y desde cada uno en su identidad.

Elegí este espacio porque es para mi una tarea continua y un aprendizaje permanente, es donde me descubro todos los días y sobre todo veo con ojos desde dentro lo que desde fuera por ahí no pueden entender ni comprender los demás, este espacio es donde puedo construir día a día, donde la vida sencilla y pobre, hace ser libre, pero también donde se lucha por tener algo digno, y en especial pararse donde uno está y gritar que está vivo, que es alguien con identidad y singular, no desde uno más sino desde ese alguien que se es.

Creo que lo difícil de esta tarea es tener un desafío totalmente distinto a la realidad de cada joven, uno no puede pararse con ciertas estructuras donde fueron pensadas por otros y en distinto ambientes. No sirve. Con los jóvenes estamos parados desde ellos, pensados por ellos y construyendo con ellos. No tenemos respuestas para todos, pero si para cada uno. Si pensamos en todos no nos sale nada, pero si nos ponemos a pensar en cada uno podemos hacer algo.

Lo difícil no son ellos sino la realidad que se les va imponiendo, el pensar que ellos por ser de tal barrio o tener tal color de piel, no son capaces de pensar o de al menos decidir por si mismos. Creo que lo mas difícil es que la sociedad misma esta excluyendo y marginando a jóvenes y familias enteras simplemente por ser distintos o vivir en ciertos barrios. Estamos convencidos que no todo sale bien, por eso cuando algo no resulta no nos quedamos en eso, sino que comenzamos a buscar de nuevo una respuesta, al menos que lo ayude a seguir adelante y desde ahí seguir juntos para poder ser realmente una comunidad de jóvenes donde se apuesta a la persona, sea quien fuere.

Los momentos malos los vivimos, pero no son obstáculos para quedarnos a llorar sino impulsos para seguir adelante, por eso no se abandona la risa ni las bromas, ni nada de aquello que pueda taparnos las ganas de crecer. Los momentos mas felices son cuando un joven te dice gracias, o mas todavía cuando los ves crecer ya con familia y siguen visitando el espacio, donde uno hace amistad y comparte todo lo poco o mucho que se tiene. Lo bueno es que ellos siguen estando y por eso es que uno sigue apostando a ellos.

A cualquier joven que quiera acercarse o que tenga dudas de colaborar le diría que se anime a conocer, que se anime a salir de lo que la sociedad te pone como límite, que se anime a darse, a ver más allá de lo que puedan mostrar los diarios y la tv. Que sea capaz de ser una persona plena afrontando las realidades y apueste a la persona, apueste a la vida en crecimiento, se necesitan muchas personas que den abrazos, sonrisas, y sobre todo que sean capaces de decir "te quiero como sos", ya con eso tenemos mucho…