Imprimir esta página.
Link completo de la nota: osea.ellitoral.com/index.php

08-10-2009 Consejos de Jóvenes Profesionales
Intercambio Estudiantil: una experiencia inolvidable

Estudiar en el exterior o, como se suele decir, “irse de intercambio”, significa un gran crecimiento a nivel personal y profesional. Realizar un viaje a otro país, conocer otras culturas y estudiar una lengua extranjera en el lugar de origen, es una oportunidad única que, cada vez con más frecuencia, se les presenta tanto a estudiantes como a docentes.  Araceli Romero, hizo su experiencia en Brasil, y nos cuenta un poco.


Antiguamente, esta posibilidad era más difícil de realizar, tal vez por el costo elevado de los pasajes o por la dificultad de aceptar un desafío tan grande. Pero hoy, esas dificultades fueron superadas y la chance de tener una experiencia como esta es cada vez mayor.

Antes de emprender un viaje de “intercambio”, es preciso tener en cuenta algunos puntos que ayudan a lograr una buena estadía en el país visitado. Algunas veces se nota la ausencia de la familia y amigos. Por ello, es necesario estar psicológicamente preparado para irse, pues requiere una gran dosis de tolerancia y capacidad para lidiar con imprevistos.

También es probable que existan diferencias culturales, de clima, hábitos y hasta de valores. Por eso, es preciso recordar que uno de los objetivos del intercambio es incrementar nuestros conocimientos. De esta manera, se puede sacar provecho e incorporar ventajas que no quedan sólo en el estudio de una nueva cultura o en el perfeccionamiento de un idioma, sino también en el desenvolvimiento a nivel personal, en el desarrollo de la autoconfianza, madurez e independencia; características que se tornan indispensables al momento de pensar en vivir por un tiempo en otro país.

Sea para estudiar, trabajar o apenas conocer cualquier lugar del planeta, basta querer y tener fuerza de voluntad. La capacidad de relacionarse respetando las diferencias es una clave para tornar la estadía del “intercambista” lo más cómoda y fructífera posible.

Tips para disfrutar al máximo tu intercambio

Buscar la mayor información sobre el lugar donde irás a estudiar.
Al momento de viajar al exterior, es indispensable que conozcas un poco sobre las características, sobre todo culturales, del país de destino. Así, podrás adecuarte más fácilmente a otras tradiciones diferentes de la tuya.

Hay algunos sitios web donde se pueden encontrar comunidades o personas que ya tuvieron una experiencia fuera del país. Aprovechá esta oportunidad e intentá obtener el máximo de información sobre el costo de vida, los gastos extras, los mejores lugares de la ciudad y alrededores para conocer, así como la enseñanza que vas a recibir en la facultad donde irás. Pero no confies sólo en una fuente, preguntá lo más que puedas, así tendrás una noción más acabada al respecto.

Tener buena predisposición.
La experiencia fuera del país te traerá muchas responsabilidades ya que estarás lejos de las personas que te quieren y cuidan, lejos de tu familia. Pero esto es sumamente positivo porque ayuda en la construcción de la independencia, capacidad de adaptación y madurez. Por esto, es raro escuchar una opinión desfavorable de un intercambio, a menos que el estudiante no esté bien preparado.

Contratar un seguro de salud y carnet de estudiante
A la hora de viajar, es fundamental contar con la cobertura de un seguro de salud. Prevenir eventuales emergencias es más fácil adquiriendo un plan internacional de asistencia médica, odontológica y jurídica que comprenda todo el período de estadía. Tené en cuenta que, generalmente, la atención particular es muy cara, y de esta manera podés ahorrarte un mal momento y bastante dinero.

Si te interesan los espectáculos culturales y querés economizar, es recomendable que consigas un carnet de estudiante para obtener descuentos en cines, alimentación, museos, parques y teatros. Y, si vas a viajar para conocer otros lugares, es bueno que tengas también un carnet de albergue, el cual permite la estadía en un hotel simple pero confortable y a un buen precio.

Cuidados a tener en cuenta 

Al viajar de intercambio estudiantil al extranjero, además de estudiar queremos recorrer lo más que se pueda el país que visitamos y realizar actividades desconocidas. Pero debemos estar atentos y tener mucho cuidado. Después de todo, estamos en un lugar extraño y las cosas inesperadas y a las cuales no estamos acostumbrados ocurren constantemente. Algunos consejos para mantenerte seguro mientras disfrutas tu intercambio:
- no le des tus datos u otra información personal y privada a extraños.
- conocé las leyes del país donde irás a estudiar. A lo mejor encontrarás actividades que son legales en tu país pero que son consideradas prohibidas en el destino visitado.
- familiarízate con el nuevo contexto. Una vez allá, preguntá en tu entorno de confianza cuáles son los lugares seguros para visitar.
- compartí la dirección y el teléfono de donde te quedarás con tus familiares y amigos más cercanos.

Resumiendo
- El mejor consejo es estar predispuesto a las nuevas experiencias.
- Obtené la mayor cantidad posible de datos sobre la cultura y costumbres del país y de la ciudad donde vas a estudiar. Acordate que tenés que adaptarte al nuevo lugar, entonces, antes de viajar, informate sobre las costumbres, tipos de comida, etc.
- Preparate para el clima llevando la ropa adecuada.
- Aprovechá para hacer amistades con quien vive ahí. De esta manera, vas a practicar el idioma y a conocer más sobre la cultura y costumbres del país.
- No dejes de mostrar a los nuevos amigos extranjeros un poco sobre tu propia cultura. Llevá libros, fotos y lo que te parezca para presentar el lugar de donde venís.
- Aprovechá al máximo el tiempo afuera. El intercambio es una experiencia única, un aprendizaje te marcará para toda la vida.

Una experiencia única
Desde que me decidí a concursar a través de la Facultad de Ciencias de la Educación de la Universidad Nacional de Entre Ríos por una beca que ofrecía el Programa Escala de movilidad académica de la Asociación de Universidades Grupo Montevideo, mi vida cambió. Ese 11 de julio de 2005, momento en que me confirmaron que en tan solo 19 días emprendería un desconocido viaje, quedó marcado en mi vida. Y así fue, el 1º de agosto llegué a Bauru, una ciudad del interior del Estado de San Pablo, en Brasil. Más de 36 horas de viaje en colectivo, fueron el preludio de casi cinco meses de experiencias soñadas. Me alojé en un monoambiente con una “paulista”, cuestión que me permitió practicar el idioma y compartir costumbres típicamente brasileras como la enigmática “feijoãda”, el nutrido “café da manhã” o la tan reconocida “cachaça”.
Muchas son las experiencias vividas, los lugares que recorrí y las personas que conocí, amigos a la distancia hasta la actualidad. Todo lo aprendido en la Universidad Estadual Paulista (UNESP), en el barrio y en la convivencia misma, es algo indescriptible que me cambió la vida, la manera de ver las cosas y me hizo crecer.
Si tuviera que elegir otra vez, volvería a hacerlo.

Araceli Romero -27 años
Lic. en Comunicación Social