Imprimir esta página.
Link completo de la nota: osea.ellitoral.com/index.php

07-12-2012 Informe Central
Amor a la camiseta

La pasión por el club de sus amores los llevó un día a coleccionar las camisetas de Colón y Unión. Nacho y Nico cuentan cuándo y por qué comenzaron a llenar sus roperos. Tienen algunos modelos históricos, otras de jugadores y hacen lo imposible por conseguir aquellas camisetas que valen oro. Como ellos, en ambos clubes hay otros hinchas que también las coleccionan. Pero este sabalero y este tatengue fueron los elegidos para contar sus historias.

Rojiblanco

Nicolás Ribas, de 26 años, es estudiante y empleado, y tiene un “templo” de camisetas de Unión.

¿Cuántas camisetas tenés?

Alrededor de 80 camisetas, más o menos.

¿Desde cuándo y por qué comenzaste a coleccionar camisetas?

Desde chico siempre me gustó tener la camiseta actual del equipo. Algunas veces se podía y otras no. Con el paso de los años, y ya más grande, con una buena cantidad bajo el brazo, me puse el objetivo de conseguir las que me faltaban desde el año '93, que fue cuando empecé a ir a la cancha religiosamente, hasta hoy.

¿Cuál fue la primera camiseta?

Fueron dos y llegaron juntas para mi cumpleaños del '94. La tradicional y la roja alternativa que creo que hasta el día de hoy son las más lindas que tengo.

¿Y cuál es la última?

La roja y blanca anterior, la conseguí por Internet a través de un hincha de River en Buenos Aires.

¿Cuál es la que más querés?

La del ascenso del '96, sin dudas. Fue la primera alegría que viví como hincha. Si tengo que elegir un equipo, sin dudas es ese.

¿Cuál es la más linda?

La Roja Alternativa del 94...

¿Cuál es la que más te costó conseguir?

La verde, ya que nunca se comercializó. Igualmente, hay muchas camisetas que me gustaría conseguir y aun no lo he logrado.

¿Cuánto llegaste a pagar por una camiseta?

Mmm... a eso me lo reservo, pero no mucho (para el valor afectivo que tienen).

¿Son camisetas de jugadores (oficiales) o genéricas?

Tengo muchas de jugadores y muchas compradas en tienda, en este momento diría que tengo un 50 por ciento y otro 50.

¿De qué jugadores tenés?

José. L. Marzo, Sebastian Clotet, Norberto Fernandez, Titi Catinot, Enrique Bologna, “Pájaro” Domizzi, Fernando de la Fuente, Héctor Sanchez, Daniel Bazán Vera, Adrián González, Paulo Rosales, y otros.

¿Dónde y cómo las guardás?

Colgadas en perchas nomás, no soy tan meticuloso con su cuidado.

¿Las usás a todas?

Para jugar al bolo, para ir a la cancha, pero cada partido es un dilema cuál usar, generalmente por cábala termino usando la misma siempre.

¿Regalaste alguna?

Regalé varias camisetas, siempre tratando de inculcar el sentimiento por la roja y blanca.

¿Sos de buscar permanentemente por Internet u otros medios las camisetas?

Generalmente estoy buscando camisetas, ya sea por Internet, en la cancha, en la calle; aparecen en los lugares menos pensados.

¿Cuando sale a la venta un modelo nuevo, vas a comprarlo o esperás las ofertas?

Justamente en este momento salieron las nuevas camisetas, y la idea es esperar a que bajen un poco el precio, pero es un desafío no ir a comprarla ahora.

¿Qué te dice tu familia?

Que estoy un poco loco, aunque yo se que les gusta.

¿Cuál es tu objetivo con todo esto?

Objetivo, ninguno. Es más que nada tener un pedacito de la historia de mi club.

Contanos una anécdota de lo que llegaste a hacer por una camiseta...

Hay una camiseta que la usamos hacer un par de años sólo un partido y nunca se comercializó, por ende, fue casi imposible conseguirla. Llegué a averiguar con la mayoría de las personas que la tenían, para ver si alguno la largaba... Tuve éxito.


Rojinegro


Nacho Bassi, de 28 años, es técnico en un canal de TV, y tiene un “templo” de camisetas de Colón.

¿Cuántas camisetas tenés?

45.

¿Desde cuándo y por qué comenzaste a coleccionar camisetas?

Empecé sin coleccionarlas, a medida que podía las compraba, y de a poco se fueron sumando. El primer objetivo era poder tener 11, lo equivalente a un equipo adentro de la cancha.

¿Cuál fue la primera camiseta?

La primera es una muy vieja que usaba de chico, y dentro de las oficiales, es la del ascenso del '95.

¿Cuál es la última?

La del arquero del torneo actual.

¿Cuál es la que más querés?

No tengo ninguna en particular.

¿Cuál es la más linda?

Una marca Nanque con el número “9”, de Maxi Cingunegui.

¿Cuál es la que más te costó conseguir?

Si bien me gustaría conseguir varias que cuestan, por ahora una de las más difíciles es una marca Nanque, y aunque parezca una locura, la más fácil de conseguir fue una marca Adidas del año '81.

¿Cuánto llegaste a pagar por una?

No mucho, en su mayoría son compras a precio normal, canjes o regalos.

¿Son camisetas de jugadores (oficiales) o genéricas?

Algunas de jugadores, otras genéricas.

¿De qué jugadores tenés?

Wens, Cincunegui, Moreno y Fabianesi, Cardetti, Blasquez, Candia, Riqui Gómez, Morales Santos, Miglionico, y otros.

¿Dónde y cómo las guardás?

Las tengo a todas colgadas en una percha en el placard.

¿Las usás a todas?

Para jugar al bolo, para ir a la cancha... Generalmente las que me quedan las uso, y con mucho orgullo de llevarlas puesta.

¿Regalaste alguna?

Sí, de chico regalé camisetas que ahora no tengo y de más grande regalé camisetas repetidas.

¿Sos de buscar permanentemente por Internet u otros medios las camisetas?

Muy cada tanto.

Cuando sale una nueva, ¿vas a comprarla o esperás?

Me gusta coleccionar por modelos, trato de comprar las alternativas y espero por las roja y negra o blancas, que suelen ser más comunes.

¿Qué te dice tu familia?

Comparten la misma pasión por los colores y de a poco fueron entendiendo que esa colección va a durar toda la vida y que junto con mi hermano vamos a seguir camiseta por camiseta hasta que las próximas generaciones continúen.

¿Cuál es tu objetivo con todo esto?

El primer objetivo era tener 11 camisetas. Una vez consolidada la colección, el objetivo es que se sigan juntando a medida que sean oficiales de Colón, no sólo nosotros, sino también las próximas generaciones. Esas camisetas no sólo distinguen a nuestros jugadores de los jugadores contrarios, sino que son el máximo estandarte y los máximos colores a defender por esos jugadores que la usan. Lo tienen que hacer con respeto, con códigos y con sacrificio. Van a quedar para la historia y por eso guardamos las camisetas.

Contanos una anécdota de lo que llegaste a hacer por una camiseta...

Lo más inusual o loco, fue bajarme del auto en el medio de la calle, encarar a un señor y comprarle la camiseta que llevaba puesta, además de tener que darle una remera para que no vuelva sin nada a su casa.