Imprimir esta página.
Link completo de la nota: osea.ellitoral.com/index.php

17-09-2009 Vamos las bandas
The Mersey: tributo a la magia

El sábado desde las 22, en el Teatro Municipal 1° de Mayo, The Mersey presentará un tributo al disco Abbey Road de The Beatles, en ocasión de anticipar su 40° aniversario.

El grupo está conformado por Pato Arese (voz y guitarra), Marcelo González (voz y guitarra), Diego Romero (piano), Fernando Conti (bajo y voz), Daniel Maffioli (batería), a quienes se sumarán para esta ocasión Carlos Di Giorgio y Magdalena Chávez (en voces y coros) y Roberto Jaume (teclados)

El valor de las entradas es el siguiente: platea numerada anticipada: $ 30; platea numerada el día de la función: $ 40; generales $ 20 ; Con descuento a estudiantes: $ 10.

A través del Mersey

Pato Arese conversó con O Sea en la previa del concierto, sobre este desafío.

—¿Cómo llegaron a este proyecto?

—Nosotros veníamos trabajando con Beatles; empezamos hace ocho años haciendo la etapa más temprana de Los Beatles: no solo temas de ellos sino de grupos de la región, el sonido Merseybeat. Mucha gente nos pregunta: “¿Qué es Mersey?” Es el río que atraviesa Liverpool, y toda la región se llama Merseyside.

Nos especificábamos en esa música. Obviamente a través de los años nos quedamos con Los Beatles, y justamente el año pasado o antes surgió la idea de que en 2009 se iban a cumplir los 40 años de “Abbey Road”. ¿Por qué no hacerlo?. Muchos dijeron “porque es muy difícil”. Vamos a necesitar más gente, vamos a convocar más músicos; originalmente somos cinco, y esta vez en escena vamos a ser ocho.

Queríamos hacer coincidir una fecha casi con exactitud, porque el disco salió el 26 de septiembre a la venta y nosotros lo estamos presentando el 19: nos anticipamos una semana a Los Beatles.

Son 40 años, y creo que quedó mucho en la memoria de este último trabajo de Los Beatles: si hay algo que por ahí se reconoce es la famosa portada que dio tanto que hablar. Eran muy buenos en movidas de prensa (risas).

—Hace 40 años que se sigue discutiendo...

—Sí, eran buenos en eso. Para nosotros es un placer: a medida que lo fuimos desarrollando musicalmente... una cosa es escuchar el disco, y otra cosa es cuando uno se interna en él, ve cosas realmente fantásticas, te hace admirarlos aún más como compositores, los arreglos que hicieron.

—Todo lo que hicieron en ocho o nueve años.

—Una vez me citaron para dar una charla unos chicos de la carrera de sociología de la universidad, y dije que es irrepetible lo que aconteció en esa década. Porque Los Beatles fueron parte de una década muy vertiginosa, pero una parte protagonista.

Ellos empezaron realmente a grabar en diciembre del '62, con “Love me do”; y julio del '69 terminaron de grabar. Pasaron muy pocos años, y en ese tiempo hicieron tanto, que lo trasladas a la época actual, ¿qué grupo hizo tanto desde hace siete años hasta ahora? Ninguno, no hay ese dinamismo.

—E inventándolo todo, porque era todo nuevo...

—Prácticamente marcando mojones, cada vez que sacaban un disco, hasta que no daba para más. Mucha gente dice “¿por qué no siguieron?”, pero no daba para más, la relación entre tres tipos muy creativos. Pero como toda historia de amor, no todas terminan bien, algunas terminan mal. Ellos terminaron más o menos (a los ojos de la prensa muy mal).

—Pero todo lo que dejaron...

—Nos dejaron unos trabajos bárbaros, por suerte.

Aquellas canciones

—A la hora de encarar el material, ¿qué encontraron?


—Somos un grupo al que no nos gustaba copiar los temas, si bien hacemos covers; ni mucho menos ser clones; respetamos a los clones. Pero nos dimos cuenta de que algunos temas de este álbum eran tan perfectos como estaban que había que dejarlos así y hacerlos así. Uno puede ponerle su impronta con el timbre de voz, o la manera de tocar el instrumento; pero la partitura no se toca.

—¿Algún caso en particular?

—“Something”, por ejemplo: es una joyita, ahí se ve a un Harrison en todo su esplendor, acompañado por los otros: la línea de bajo que hace Paul es una maravilla. Si uno la tuviera que hacer de vuelta, no haría eso, haría otras cosas que irían con “Something”. Un tema que nos cautivó desde el principio.

En esa época los álbumes se hacía lado A y lado B. En el lado B de este, salvo el primer tema, que es “Here comes the sun”, los demás son todos enganchados; pero enganchados en estudio, cortados y pegados. Nosotros los enganchamos en vivo. Ahí se nos complicó con las modulaciones, pero fue un desafío, lo que más nos interesó. Teníamos un miedo atroz a que no queden bien.

Después tenemos algunas cositas que tienen nuestro sello: una introducción presentando la década del 60, y también un final.

—¿Y a nivel visual?

—Va a haber algunas imágenes. No queríamos entorpecer mucho la parte musical, el concepto de ir a un recital, un concierto; no sé si se ha perdido un poco pero no es lo mismo bancarse un concierto ahora, hoy uno necesita más información, dinamismo, o moverse. El Teatro Municipal es un lugar donde uno tiene que estar sentado, y escuchar música.

Sí lo que vamos a tener es muy buena iluminación: creíamos que era una parte importantísima.

—Y un buen sonido...

—Es parte fundamental para que se aprecie todo.

El futuro

—¿Qué se viene después de este show?

—No sabemos, porque en realidad somos un grupo que no nos conoce nadie. Cuando nos juntamos hicimos una cosa muy específica, que tenía cabida en un solo lugar, que era The Cavern Club de Buenos Aires. Hacíamos un tributo al Merseybeat, eran temas que no conocía nadie, pero allá sí porque tienen un público específico: nos hicimos un nombre allá.

Después hicimos un espectáculos que eran todo rock & roll de Los Beatles, y nos movíamos en el ámbito de fiestas privadas, pero no duró mucho.

No sabemos cuál es la proyección. El objetivo era terminar “Abbey Road”, festejar los 40 años, y tener el producto armado, que sabemos que es de calidad y puede repetirse en cualquier lugar.

De todos modos la idea del grupo es seguir trabajando sobre discos completos de Los Beatles: hay una discusión sobre si vamos a hacer sus carreras solistas u otro álbum de ellos.

—¿El Álbum Blanco, por ejemplo?

—Acá hay una banda que se llama Magical Beat, que lo hizo con amigos. Fuimos invitados pero no pudimos ir, aunque les agradezco la invitación. Pero bueno, ya lo hicieron ellos y lo hacen muy bien; dentro de poco van a hacer un tributo a Harrison dentro de poco, suenan muy bien.