Imprimir esta página.
Link completo de la nota: osea.ellitoral.com/index.php

03-12-2009 Vamos las bandas
Astro Bonzo: crecimiento en vivo y en estudio

La banda integrada por Cristian “Matt Hungo” Deicas (guitarra), Agustín “Flaco” Ferrero (voz), Francisco “Ruso” Rusillo (bajo y coros) y Adrián “Topo” Perren (batería) inicia este sábado su serie de presentaciones veraniegas, presentándose junto a Decameron de Rafaela en el Parador Guadalupe (Estanislao Zeballos y la laguna), mientras siguen trabajando en su próximo disco.

La seguidilla de presentaciones de la Mejor Banda en los Poquet Awards 2009 continuará con un súper fin de semana: el viernes 18 en La Mula de Rafaela, también junto a Decameron, al día siguiente en Excalibur de Sunchales Con Decameron y Miserables (Rafaela) y el domingo 20 cerrarán el Festival por la Ley de la Música organizado por la Asociación Civil SURock.

En enero, ampliarán los caminos: el 9 serán parte del Hasenkamp Rock; el 17 del Playa Rock, en San Javier; y el 31 llegarán finalmente a San Justo, la tierra natal del Flaco.

“Mientras se sigue laburando en el disco, ya está en la etapa final de mezcla. Son 12 temas”, relata Matt Hungo.

—Grabaron 12 de entrada?

Matt: —Sí, queríamos ver si se caía alguno en la mezcla. La mayor parte son bien rockeros, al palo, y después tenés un par de más “rockitos”. Tenemos dos y medio acústicos.

—¿Cómo es eso?

Matt: —Uno es acústico con bata, nunca tocamos en vivo la versión final. Después “Luz amarilla”, que somos nosotros dos solos, y una del Ruso que se llama “Tibio manantial” y la canta él.

Flaco: —La canta, tira unos bajos y guitarras.

—Astro Ruso...

Matt: —Pelado Rabioso se llama la banda (risas).

—Estuvieron grabando en una quinta.

Flaco: —Queríamos un concepto más pensado, con más laburo (dentro de las posibilidades de la banda) en comparación con lo que fue el primer disco, que fue todo como muy rápido. Pensar el concepto del sonido, que estaba esbozado desde que empezamos la banda pero no lo habíamos podido plasmar en estudio.

Ese concepto está construido desde la batería, una batería que respire, que tenga ambiente, que explote. Esa cosa que se nota en los discos que más nos gustan: los de Led Zeppelin, Pescado, son casas grandes.

Matt: —Los estudios chiquitos, muy acustizados, no respiran. Queríamos que la batería se mantenga como la escuchamos en vivo. La onda era la banda en vivo, tocando los tres juntos, con él tirando voces de referencia: si se equivoca uno va todo de nuevo.

Flaco: —Y hacer pocas tomas también. Se le llevó la propuesta a Ramiro (Genevois), estuvimos cuatro días en la quinta al palo: un día para probar, dos días de tomas de la banda y las voces, él en un día tiró todos los “over” de guitarra y yo algunas voces más, y al otro día limpiar y llevarse las cosas.

Matt: —Baldeando y reflexionando.

Flaco: —Llegamos y nos dormimos todo.

Matt: —Después pasó un mes y pico para mezclar. La quinta para mezclar no servía porque tiene mucho rebote. Fuimos al estudio, pero había muchos turnos ocupados. En los huecos que podemos nos vamos metiendo.

Flaco: —Sabíamos que iba a ser un trabajo por etapas.

Matt: —La idea es que esté para el año que viene.

Flaco: —La idea era no pasarnos de las tres tomas por tema.

Matt: —Para mantener la frescura. Si no sale al toque pasá a otro tema.

Flaco: —Antes de ir estuvimos un mes y medio encerrados en la sala preproduciendo con metrónomo. Llevamos lo que estuvimos trabajando durante los conciertos de los dos años que tenemos y volcarlo. Además todo cuesta guita.

Matt: —Estuvimos testeando durante el año las canciones que más gustan en los recitales, asegurándonos cuáles van a funcionar medianamente para contrastarlas con las desconocidas. Están “Regresame en sueños”, “Blues del resentido”, “Flaca azul”, “Amanecer en Urano”, que termina en un viaje astral (risas). Ese era candidato a grabarse en el anterior, pero no estaba terminado.

Flaco: —A “Desesperar” se lo terminó casi en el estudio... Hay dos temas que prácticamente lo armamos en las preproducciones.

Matt: —Una remake de uno que hacíamos con La Moto que se llama “Retrovisor”. Y un tema del Ruso que se llama “Aldea”, que pasó por el mismo proceso que sufrió “Brilla en el aire”: pasó de un tema pop de 4/4 a un tema blues rock tipo Pescado Rabioso.

Flaco: —Cuando teníamos que estar en la preproducción se vino todo el tema de la Gripe A, que no hubo nada; nosotros tuvimos la suerte de seguir tocando, pero pudimos encerrarnos en la sala.

Matt: —Está bueno porque este disco agarra a la banda amalgamada: el otro salió tratándonos de usted (risas).

Flaco: —Lo habíamos empezado a grabar en agosto, y a principios de marzo habíamos empezado a ensayar con la banda definida. Es nuestro primer hijo, con todos los errores del padre que tiene (risas). Pero nos siguen dando alegrías,: se sigue vendiendo, nos sigue abriendo puertas para tocar en todos lados.

Con el nuevo queremos redoblar la apuesta: si con aquel logramos tanto, con un disco mucho más pensado tenemos que lograr muchas más cosas.

Matt: —La idea es que con el tiempo vos lo escuches y lo disfrutés. Personalmente siempre me quedé con la pica de que algo me había fallado: no me había terminado de gustar un mastering, la mezcla, o los tiempos fueron al palo, o cuando tenía que ir a mezclar ya no estaba más en la banda (risas). O ir sin presupuesto y sin saber mucho del tema.

Flaco: —Es producto de la fusión en el producto Astro Bonzo, de estar tocando el primer disco pero nunca dejando de lado la cuestión compositiva.

Ahora tenemos ya un público, que va in crescendo, que te devuelve cosas, ya sea en vivo o por la calle: “che, tal tema, tal otro”. No es solamente tu criterio, le damos la importancia que se merece, pero tampoco hacemos la “encuesta Astro Bonzo”.

Flaco: —El hecho de que estás tocando y ves que hay un par que empiezan “te come la mente, te come la mente”, eso funcionó.

—Cuando la frase empieza a ser parte de las bromas de los vagos.

Matt: —Como “Vago vaho”...

Flaco: —En la mezcla seguimos trabajando de una manera fresca, sin tocar las afinaciones de las voces.

Matt: —Usamos el Pro Tools para mezclar más rápido, porque en el analógico no podés volver atrás. Pero usamos los aparatitos mínimos.

Flaco: —El sonido tiene que empezar en el músico. Es el estilo nuestro, creemos en eso y creemos en nosotros... y por suerte nos salió (risas).