Imprimir esta página.
Link completo de la nota: osea.ellitoral.com/index.php

04-03-2010 Vamos las bandas
Buscando una casa para el rock

Los pubs son los lugares donde el rock ha gestado grandes momentos de la historia, pero en Santa Fe, como en otros lugares del país, estos lugares se encuentran en crisis. Con optimismo, los músicos locales se organizan para generar nuevas propuestas.

“Organizar un evento significa muchas cosas: Significa ensayo para ofrecer un espectáculo musical de la mayor calidad posible y por lo tanto alquilar una sala para que dicha actividad sea posible, significa vender auspicios, contratar una empresa de sonido, alquilar un lugar, diseñar, imprimir y salir a pegar afiches y vender entradas, entre otras tareas.

Pero este “organizar un evento” no es sólo un grupo de tareas programáticas para salvaguardar un determinado riesgo económico. Son más bien un accesorio de la verdadera motivación que hay detrás de esto.

“La motivación es la necesidad de mostrar al público la obra que uno mismo realiza. Consumar el momento donde el ciclo de la obra artística se cierra”.
Así explicaban su labor las juveniles bandas Infusión Kamachui y San Funk De Cibeles en una sonada carta abierta redactada el año pasado tras la clausura del local nocturno en el que iban a presentarse. En aquella misiva, los músicos postulaban que “en nuestra ciudad, capital de la provincia, casi no existen centros culturales. Se los devoraron las políticas neoliberales, la inundación y la causa Cromañón. Los que hay no poseen la infraestructura para un espectáculo de rock y no reciben grandes aportes oficiales. Aquellas bandas que intentamos desarrollar un producto interesante que precisa de inversión temporal y monetaria vemos nuestra única posibilidad de acción en pubs nocturnos”.

Crisis de locales

Podría decirse que lo antedicho no está tan mal, después de todo: la historia del rock demuestra que ha sido en pubs, bares y boliches donde se gestó la historia grande del género. Baste recordar nombres como CBGB’s (en Nueva York, cuna de The Ramones, Patti Smith, Talking Heads y nuestro Kevin Johansen), The Hacienda (punto de encuentro de todas las movidas surgidas en Manchester), y más en el origen The Cavern (Liverpool) y los locales de Hamburgo, ambas sedes de las primeras andanzas de The Beatles.

En nuestro país, la historia del denominado rock nacional está enlazada en sus inicios al nombre de La Cueva, que tuvo a Sandro como uno de sus fundadores. El controvertido Omar Chabán, caído en desgracia tras el incendio de Cromañón, abrió las puertas del Café Einstein y Cemento para que bandas como Soda Stereo, los Redondos, Los Violadores o Attaque 77 pudieran consagrarse. Tras la tragedia de Once surgió una ola de modificaciones en la capacidad y requisitos de los locales, lo que alteró las ecuaciones económicas de los propietarios y de los músicos que allí buscan su espacio.

En la ciudad de Santa Fe, además, y antes de ese incendio, la ordenanza N° 11.101 del 16/09/04 suspendió la habilitación de la figura de pub en la zona centro (entre bulevares Gálvez y Pellegrini, avenida Freyre, Rivadavia y General López). Un año después la ordenanza 11.212 extendería la zona a Pedro Zenteno, Facundo Zuviría, Pedro Vittori y bulevar Pellegrini). Por esto, muchos lugares fueron abiertos bajo figuras no específicas (comedores bailables, por ejemplo) que, aplicando estrictamente las normas, no podrían realizar las actividades pertinentes (como cobrar entradas).

Buscando alternativas

“Hoy los músicos independientes de Santa Fe comenzamos el año con muchas incertidumbres, a cerca de nuestra actividad musical. Otros años, para el mes de marzo ya teníamos definidas algunas actuaciones, reservas de lugares donde producir nuestros shows. Medianamente podíamos programar y tener un mínimo de estabilidad. Hoy no lo vemos de esa manera. Terminamos el 2009 de una manera preocupante. Casi no hay centros culturales, clubes, bares ni pubs que cobijen a esta actividad cultural nocturna como es el rock. Nos sentimos excluidos por las nuevas regulaciones y ordenanzas que parecen no considerar revisiones, criticas, ni vuelta atrás”. El diagnóstico de situación corresponde a Hermes Peresón, presidente de la Asociación Civil Santa Fe Unida por el Rock (SURock), haciendo alusión a situaciones polémicas como la emergencia nocturna o el proyecto de traslado de la vida nocturna a la Ruta N° 168.

Pero a la crítica se le suma el aspecto propositivo: “Desde el SURock buscamos aminorar el peso que acarrea el músico de rock y lo hacemos aportando soluciones, propuestas constructivas, ya que ese es el espíritu de la institución y de los que la integramos. Hay mucho por hacer y discutir. Creemos que va a ser un año productivo, con propuestas como la creación del proyecto de Clubes de Música (una figura jurídica especifica para la música en vivo, actualmente en estudio) como una nueva categoría en habilitación que contenga a la actividad musical en vivo, la iniciativa y puesta en practica en el uso de las pulseras de colores en distintos eventos para identificar la minoría de edad en lo que a la venta de alcohol refiere (herramienta usada con éxito en el festival organizado por la asociación a finales del año pasado), la lucha en conjunto con otras instituciones nacionales afines (UMI, Fima, etc.) por la promulgación de la ley Nacional de La Música y fomentar los derechos del músico, entre otras”, sostiene el dirigente.

Y concluye: “Muchos son los músicos que están tomando conciencia y buscan generar un cambio para que exista una armonía cultural y social en la realización de esta actividad, sólo necesitamos disponer de las herramientas para seguir trabajando y así seguir creciendo profesional y musicalmente. El artista independiente siempre tiene un espíritu optimista que lo impulsa a resistir en las malas condiciones, pero a su vez, a luchar por otras más óptimas”.