Imprimir esta página.
Link completo de la nota: osea.ellitoral.com/index.php

22-03-2011 De Todo 1 Poco
Estudiar en Santa Fe cuesta un 24 por ciento más que en 2010

Según un relevamiento realizado por el Observatorio Social de la UNL una persona que llega a estudiar a Santa Fe desde alguna localidad del interior de la provincia necesita 2.481 pesos. El año pasado ese monto era de 2.004 pesos.

Desde hace siete años este periódico viene realizando un sondeo de costos en el cual se determina cuánto tiene que invertir por mes un estudiante para poder cursar una carrera universitaria en Santa Fe. El relevamiento toma como base un estudiante que llega desde el interior de la provincia o de provincias vecinas y que tiene que radicarse en la ciudad. 

A partir del año pasado ese relevamiento lo realiza el Observatorio Social de la UNL, basándose en los sondeos anteriores. De acuerdo a este nuevo trabajo, la canasta universitaria subió un 23,8% en un año. Es decir, en febrero de 2010 un estudiante tenía que invertir .004 por mes y en febrero de este año ese monto asciende a .481. 

Mientras que si se toma el costo del primer relevamiento realizado por este periódico (2004) el porcentaje de aumento es del 340%, ya que el costo universitario por ese entonces era de 4.

 



Alquilar sigue siendo lo más caro 

Generalmente, los estudiantes que llegan a Santa Fe tienen que buscar un lugar donde vivir mientras estén cursando la carrera universitaria. Y el alquiler de departamentos sigue representando el gasto más importante de esta canasta. Este año el promedio de alquiler de un departamento de una habitación en lo que se denomina “entre bulevares”, más impuestos y expensas es de .033. 

Sin embargo, en este rubro se da un dato curioso, que es que bajó el costo con respecto al año anterior. En 2010 el promedio era de .050. Para obtener este número el observatorio relevó los precios de diez inmobiliarias de la ciudad. 

De todas maneras, muchos de los jóvenes que arriban a la ciudad capital, buscan compañeros de vivienda con los cuales compartir los gastos. 

Comer, viajar y la salud 

Otros de los rubros que más gastos genera a un estudiante es la comida. Según el trabajo, este año una persona tiene que sacar de su bolsillo 6 por mes para comer más gastos de electricidad y gas. El relevamiento contempla cuatro comidas diarias (desayuno, almuerzo, merienda y cena más gas y electricidad) preparadas en casa y según menú semanal sugerido por un nutricionista. 

Este es uno de los rubros que más aumentó en el trascurso de un año, porque en 2010 el gasto era de 0. 

Otro de los gastos, que la mayoría de las veces se hace inevitable, es el trasporte público. Por una parte el traslado que necesitan los alumnos para llegar desde su lugar de residencia hasta las facultades donde estudian. En febrero de 2010 el boleto de colectivos costaba .80, sin embargo un mes después pasó a costar . Similar situación se produjo de febrero a marzo de 2011: pasó de a .30. 

A este gasto se le suman dos boletos interurbanos que el estudiante gasta para volver a su lugar de origen al menos una vez al mes. El consumo mensual de transporte entonces alcanzaría el monto de 7. 

En materia de salud los estudiantes cuentan con planes de salud especialmente ajustados a sus requerimientos. La UNL posee un convenio con la empresa Nueva Medicina que realiza descuentos en planes a jóvenes estudiantes de esta casa de estudios. Este año el monto de cobertura de salud es de . 

Estudiar y otras necesidades

Cuando se cursa una carrera universitaria, los alumnos deben obtener si o si material de estudio. Si bien todas las facultades tienen bibliotecas excelentemente equipadas y de acceso gratuito para los estudiantes de la UNL, siempre existe el gasto de apuntes o libros. El costo de 500 fotocopias doble fax y sin anillar más algunos artículos de librería indispensables para el cursado suma . 

Otras de las necesidades que tienen los estudiantes es la limpieza e higiene, el acceso a Internet, y la recreación. Por un lado, el gasto de limpieza e higiene mensual calculado por el Observatorio en base a consultas realizadas a 50 estudiantes de esta casa es de . En recreación un joven puede gastar en promedio 2 mensuales, mientras que en acceso a Internet en un Cyber . 

La metodología 

Este relevamiento periodístico de la canasta universitaria se viene realizando desde 2004 por El Paraninfo. La metodología usada en primera instancia fue recurrir a un indicador simple de precios basados en una canasta de artículos ideal o promedio de un joven que llega desde una ciudad o pueblo del interior a estudiar a Santa Fe. Para los años siguientes se tomaron las mismas variables y se compararon los precios de manera directa. 

El año pasado y este año el Observatorio Social de la UNL se encargó de realizar el trabajo y según explicó Roberto Meyer, director del Observatorio, cuando se trata de resumir precios o cantidades de bienes y servicios de los usuarios la primera cuestión que se debe resolver es si el indicador reflejará una o ambas dimensiones del consumo (se refiere a los precios y cantidades consumidas mencionadas). Si la opción es por una de las dos, el indicador será clasificado como simple, en cambio si tratará de reflejarse ambas dimensiones del consumo, el indicador se conocerá como complejo. 

“Esta breve explicación deberá hacernos comprender que al construir un indicador de precios, como se pretende en nuestro caso, las cantidades reales consumidas o utilizadas por los estudiantes juegan un rol preponderante ya que de no tenerse en cuenta se trabaja sobre el supuesto dudoso que los nuevos ingresantes consumen bienes o utilizan servicios todos de la misma manera y cantidad, y entre otras cosas, todos pagan un transporte de costo similar para trasladarse a su ciudad de origen”, detalló Meyer. 

De todas maneras, este año “por diferentes razones se mantuvo la canasta de años anteriores planificándose para el futuro inmediato lo que se conoce como encuesta de consumo, que arrojará información sobre los bienes y servicios realmente consumidos por los nuevos ingresantes, dato que nos revelará asimismo las diferentes estrategias que ellos y sus familias diseñan para posibilitar su estancia de estudiantes de la UNL”, explicó Roberto Meyer. 


Nota: Los valores son relevados en la ciudad de Santa Fe en Febrero de cada año, sobre la base de: (a) inmobiliarias (10 consultas), (b) empresas de colectivo interurbano (3 consultas), (c) Dieta ideal según menú semanal sugerido por nutricionista, (d) Ciber o prestadores de servicios de internet (10 consultas), (e) empresas de medicina privada con planes para jóvenes, (f) supermercados de la ciudad (8 consultas), (g) fotocopiadoras de distintas facultades(4 consultas), librerías( 10 consultas), recreación (50 consultas a estudiantes), gastos de electricidad y gas (50 consultas a estudiantes).