Aurelianos, Úrsulas y José Arcadios
María Eugenia Ferreras mery_mef@hotmail.com
Cervantes dijo que “la escritura es el lenguaje del alma”. Seguro que si en vez de escritor, él hubiese sido bailarín, habría dicho lo mismo sobre la danza.
 
M.
Creo que cualquier arte es la traducción de algo que por dentro nos llena tanto, que se nos hace necesario transmitir, y que cuando llega a un tercero (al que lo ve, o lee, o escucha) cierra ese círculo fantástico que nos termina de renovar.

Leer o escribir es casi lo mismo. Son “mentiras” que sirven para encontrar la verdad. Mentiras porque aun partiendo de lo más concreto, en el papel todo se vuelve ficción. Y verdad, porque con el arte siempre surge el yo más verdadero. Yo cuando escribo siento que me voy conociendo un poco más.

Por eso, al que lee y escribe poco lo más honesto que puedo hacer es invitarlo a eso, a una experiencia. Al ponernos a escribir, vienen siempre a la mente un montón de imágenes, personas, hechos. Volcar todo eso en una narración es un modo de ordenarlo y darle un sentido. Reconocerlo, y por ellos reconocernos.

A veces también es al revés, y son las cosas del mundo las que nos despiertan y nos ponen a escribir. Y así es como entonces vamos llevando por la vida esa sensación de encontrar en todo la excusa para una historia. O lo mismo del otro lado, cuando un libro nos enamora: todo parece tener que ver con él. Me pasó con “Cien años de Soledad”; encontraba Aurelianos, y Úrsulas, y José Arcadios por todas partes.

Justamente García Márquez sería alguien que yo recomendaría, aunque del mismo modo que recomendaría el helado de cereza: sólo por lo mucho que me gusta. Aunque a Gabito el año pasado por la movida que se armó en torno a él, ya lo leyó medio mundo.

Tampoco conozco tantos autores como para saber llamar correctamente a leer al que no lo hace, así que basándome en mi experiencia, mejor rendirme a invitar a quien corresponda a leer cuentos.

Y hablo de rendirme porque hasta hace un tiempo yo amaba leer sólo novelas y poesía (cosas que yo no soy capaz de escribir ni en mil intentos), y al relato breve (que es lo que mejor me sale) ni me le acercaba. Hasta que tuve que aceptar eso de que lo que es bello, es tal en todos sus lados.

Así que me pasé al otro lado de la hoja, y me encontré con que los cuentos, después de todo, resultan ser tan mágicos como las novelas (y a veces hasta mejores, porque la magia en un cuento es magia concentrada). Entonces, como a Gabito, empecé a querer y a seguir a Jorgito, Julito, Marito, Horacito… ¿Abelardito?: Borges, Cortázar, Benedetti, Quiroga, Castillo.

Las novelas y la poesía, por supuesto, me siguen atrapando tanto como antes. Lo que te atrapa una vez, si te atrapa de verdad no te deja nunca. (Lo sé porque desde la infancia nunca pude desprenderme de Elsa Bornemann).

Así que supongo que, simplemente, leer es eso: dejarse llevar. Lo que haya que pensar ya lo pensó el que escribió (a no asustarse si parece, a veces, que habla de uno).

Y lo mismo para escribir. A veces me cuesta concentrarme o me gana la pereza, pero siempre vienen bien los certámenes literarios. Ahí se puede llegar con la cabeza en cualquier lado, ya que uno no se va hasta que lo que se pasea por el pensamiento se consigue traducir en una historia.

En fin, me queda avisar que a la hora de escribir sobre escribir, no sé si llegué a decir todo cuanto y como hubiese querido. La próxima, en todo caso, lo vuelvo a hacer a modo de cuento. Ahí seguro me sale mejor.
Desayuno saludable
Márgenes del retoque fotográfico
Consejos para futuros cocineros
No robar, no mentir, no holgazanear
Lo más maravilloso es actuar
Una comida para Papá en su día
Rotaract, amistad en el servicio
Nuestras Raíces Argentinas
Tips sencillos para una vida saludable
Cuando la tradición familiar se convierte en fortaleza y oportunidad
Un deporte sin distinciones
Educar la mente
Cómo prevenimos el uso de las drogas en los adolescentes
Ser músico en París
Líderes positivos
Humildad y profesionalismo
Ligada al arte
Viajar a través de AFS
La opinión de un jurado
Con sala de ensayo propia
Tips para redactar blogs
Desde siempre escritora
Participación 2.0
Cómo enfrentar los miedos
¿Es la experiencia el único factor necesario para conseguir trabajo?
Esas voces que te pegan en la cara
Ser un Scout
Aurelianos, Úrsulas y José Arcadios
Aprendamos otro idioma
Cómo hablar sin la voz
Mejorar el rendimiento
De Rosario a Francia
Permitidos y no permitidos para hacer montañismo
Jugado por la matemática
¿Hablar para vivir?, ¿vivir para hablar?
Por el camino del guerrero‘
Trámites para obtener la ciudadanía
“El ser humano es bueno en la medida en que comparte”
El pulso del metal corriendo por las venas
Sonando alto
Consejos útiles para armar una Mochila
Facilitar la convivencia
Siempre lista
Escuela y tecnologías: ¿nuevos medios o nuevos miedos?
Hay que transmitir la pasión
Seguridad en las Redes Sociales
Consejos de jóvenes profesionales 2010
Donde está tu corazón está tu hogar
Contacto en Francia
Voluntarios de intercambio
Detrás de las noticias, de frente con el corazón
La Inundación desde el arte: Memorias de una Inundación
De par a par
Una alternativa complementaria
Tips para prepararse y llegar a la ciudad de la Torre Eiffel
Para disfrutar al sol hay que protegerse siempre
Detrás de la mano que sostiene el lápiz
Mascotas en vacaciones
Pensar empresa
Cuando el silencio deja de ser salud
Violencia durante el noviazgo
Prepárense para entrar al estudio
Intercambio Estudiantil: una experiencia inolvidable
Hacedor de melodías
Equilibrio interno para la armonía externa
La dicha de ser un estudiante universitario
Respirar bien para mantener la calma
No es soplar y hacer noticias
Datos enredados
Reencontrarte con tu niño
Para salir de campamento
Cómo introducirse en el mundo de Harry Potter
Cómo realizar prensa y difusión de artistas
La importancia de la medicina en el deporte
Desarraigo y fútbol
La música en la sangre
Estudiantes universitarios en tiempos de crisis
Camino de artista
Presencia en la web
Homologar tu título en el exterior
El deporte y la mujer
Para desafiar a las alturas
Cómo acceder a los idiomas “raros”
Del emprendimiento a la empresa
El combustible para una máquina de alto rendimiento
San Valentín: sólo para enamorados
Cómo disfrutar del sol cuidando nuestra piel
Tomate el verano con soda (o sin)
Todo tiene una historia detrás
1º de diciembre: Día Mundial de Lucha contra el VIH/Sida.
Secretos en bandeja
Qué se necesita para realizar un corto de animación
Partir no es un certificado de adultez
¿Cómo se enseña la Guerra de Malvinas?
¡Socorro, mudanza!
 
Contactanos a
SEGUINOS EN
{agenda1} {agenda2} {agenda3}
SANTA FE - ARGENTINA