Partir no es un certificado de adultez
Jorgelina Gonsalves osea@ellitoral.com
Se debe partir de la base de que existen distintos tipos de independencias. Hay que diferenciar los casos de aquellos jóvenes que parten a otra ciudad porque se van a estudiar, de aquellos otros que deciden irse su casa en busca de una independencia por el sólo motivo de querer realizar su hogar.
 
En el caso de estos jóvenes que buscan su independencia, aparece la responsabilidad de aprender a administrar el dinero. No es lo mismo un joven que vive en la casa de sus padres, que uno que vive de manera independiente respecto de ellos. Aparecen nuevas formas de administración económica y nuevas formas de administración de lo afectivo. Esto quiere decir que aquel joven que antes disponía de tiempo para relacionarse con sus amigos, con su pareja, con su familia, hoy por hoy ese tiempo lo distribuye de otra forma, porque tiene un plus que es la responsabilidad de los quehaceres hogareños, o tener que ir al banco, pagar las cuentas; lo que requiere de un tiempo extra que antes administraba para otros fines.

Por lo general, lo que reina en la vida de un joven que se independiza de su hogar es mucha expectativa, ansiedad respecto de las situaciones por vivir, y muchas ilusiones en juego por los deseos puestos en ese proyecto. Entonces, poder desarrollarlo de forma progresiva, en lugar de generar angustia, genera placer. Ahora, frente a la situación de la no realización de los objetivos buscados, de las metas, pueden aparecer, en algunos casos, angustias, desesperación, ansiedad; manifestándose crudamente o bajo las formas de síntomas.

Respecto de lo que se debe tener en cuenta a la hora de independizarse, para que no sea doloroso y que sea placentero, no existe una receta mágica. Existe el mejor modo de realizarlo para cada individuo. Y cada uno sabe, de acuerdo a su historia personal, cuál es el mejor modo. Si es teniendo objetivos a corto o a largo plazo, buscando una casa cerca o lejos de la casa de los padres, etc. La idea es que si se busca la independencia para comenzar una vida adulta, que se busque de la manera más saludable. Esto es, no irse de la casa peleado con los padres. Porque eso es sintomático, es una forma de escapar a una situación no deseada. “Me voy a independizar porque ya no aguanto más a mis padres, porque no los tolero, y me quiero ir de mi casa”, no. La idea es siempre salir del hogar de la mejor manera posible.

En algún punto, independizarse significa comenzar una vida adulta. Una persona puede comenzar una vida adulta viviendo con sus padres. No necesariamente se debe ir de su casa para comenzar a ser un adulto. Ser adulto tiene que ver con asumir responsabilidades y obligaciones propias. No tiene que ver con decir: “Me voy de mi casa y en consecuencia me convierto en un adulto”, porque en muchos casos existen jóvenes que se van de su casa y no por ello pasan a ser adultos. Irse de la casa no implica convertirse en adulto.


Jorgelina Gonsalves (33 años)
Lic. en psicología - Psicoanalista
jorgonsalves@hotmail.com
Desayuno saludable
Márgenes del retoque fotográfico
Consejos para futuros cocineros
No robar, no mentir, no holgazanear
Lo más maravilloso es actuar
Una comida para Papá en su día
Rotaract, amistad en el servicio
Nuestras Raíces Argentinas
Tips sencillos para una vida saludable
Cuando la tradición familiar se convierte en fortaleza y oportunidad
Un deporte sin distinciones
Educar la mente
Cómo prevenimos el uso de las drogas en los adolescentes
Ser músico en París
Líderes positivos
Humildad y profesionalismo
Ligada al arte
Viajar a través de AFS
La opinión de un jurado
Con sala de ensayo propia
Tips para redactar blogs
Desde siempre escritora
Participación 2.0
Cómo enfrentar los miedos
¿Es la experiencia el único factor necesario para conseguir trabajo?
Esas voces que te pegan en la cara
Ser un Scout
Aurelianos, Úrsulas y José Arcadios
Aprendamos otro idioma
Cómo hablar sin la voz
Mejorar el rendimiento
De Rosario a Francia
Permitidos y no permitidos para hacer montañismo
Jugado por la matemática
¿Hablar para vivir?, ¿vivir para hablar?
Por el camino del guerrero‘
Trámites para obtener la ciudadanía
“El ser humano es bueno en la medida en que comparte”
El pulso del metal corriendo por las venas
Sonando alto
Consejos útiles para armar una Mochila
Facilitar la convivencia
Siempre lista
Escuela y tecnologías: ¿nuevos medios o nuevos miedos?
Hay que transmitir la pasión
Seguridad en las Redes Sociales
Consejos de jóvenes profesionales 2010
Donde está tu corazón está tu hogar
Contacto en Francia
Voluntarios de intercambio
Detrás de las noticias, de frente con el corazón
La Inundación desde el arte: Memorias de una Inundación
De par a par
Una alternativa complementaria
Tips para prepararse y llegar a la ciudad de la Torre Eiffel
Para disfrutar al sol hay que protegerse siempre
Detrás de la mano que sostiene el lápiz
Mascotas en vacaciones
Pensar empresa
Cuando el silencio deja de ser salud
Violencia durante el noviazgo
Prepárense para entrar al estudio
Intercambio Estudiantil: una experiencia inolvidable
Hacedor de melodías
Equilibrio interno para la armonía externa
La dicha de ser un estudiante universitario
Respirar bien para mantener la calma
No es soplar y hacer noticias
Datos enredados
Reencontrarte con tu niño
Para salir de campamento
Cómo introducirse en el mundo de Harry Potter
Cómo realizar prensa y difusión de artistas
La importancia de la medicina en el deporte
Desarraigo y fútbol
La música en la sangre
Estudiantes universitarios en tiempos de crisis
Camino de artista
Presencia en la web
Homologar tu título en el exterior
El deporte y la mujer
Para desafiar a las alturas
Cómo acceder a los idiomas “raros”
Del emprendimiento a la empresa
El combustible para una máquina de alto rendimiento
San Valentín: sólo para enamorados
Cómo disfrutar del sol cuidando nuestra piel
Tomate el verano con soda (o sin)
Todo tiene una historia detrás
1º de diciembre: Día Mundial de Lucha contra el VIH/Sida.
Secretos en bandeja
Qué se necesita para realizar un corto de animación
Partir no es un certificado de adultez
¿Cómo se enseña la Guerra de Malvinas?
¡Socorro, mudanza!
 
Contactanos a
SEGUINOS EN
{agenda1} {agenda2} {agenda3}
SANTA FE - ARGENTINA