Datos enredados
El abogado Domingo Rondina te presenta unos consejos para que publicar información en las web no sea un dolor de cabeza.
 
Las redes sociales, como Facebook (la más popular en Argentina), tienen interesantes implicancias constitucionales, vinculadas principalmente al derecho a la privacidad. 

Con el paso del tiempo (en 1853 no había internet ni nada parecido) y con el avance de la tecnología, preferimos hablar en este ámbito del “derecho a la autodeterminación informativa”. 

Ello quiere decir: cada uno es dueño de revelar de sí mismo lo que quiere. Puede ocultar todo sobre sí mismo; o puede revelar cierta información pero sólo a un determinado grupo de gente, impidiendo a terceros el acceso. 

Puede revelar todo sobre su persona a todo el mundo (hasta lo más íntimo, en una suerte de exhibicionismo virtual), o puede incluso revelar falsedades acerca de sí mismo, porque también el derecho a mentir está protegido constitucionalmente en lo que hace a la información personal (y es bastante frecuente en estas redes, como puede comprobar cualquiera). 

La duda que se planteó en estos días era si los datos, las fotos, y todo lo exhibido eran de propiedad del sujeto, o de la red, o de los demás usuarios. Son propiedad del sujeto, pero desde que los hace públicos admite que otros lo copien y lo reproduzcan como quieran, por eso hay que tener prudencia. 

Nadie podría quejarse de que una foto comprometida se la envíen por mail a la novia, si él mismo la publicó en su página... Si bien no la publicó para eso, desde el momento en que la hace pública acepta que la vean y difundan sus visitantes. Es como una carta de lectores que envío a un diario, no puedo pretender que nadie la recorte y la envíe por correo diciendo que sólo quería que la vean quienes lean el diario... 

Lo maravilloso de internet, lo que todos debemos proteger, es la absoluta falta de barreras a compartir información. Debemos protegerla frente al gobierno (la Corte en el caso ‘Halabi’ le prohibió espiar el tráfico virtual sin una orden judicial específica) pero también debemos proteger la libertad de comunicación de las mismas empresas del área, que a veces la obstaculizan.
Pero esa libertad tiene sus riesgos, desde psicóticos que se enamoran y persiguen, hasta secuestradores que averiguan tus movimientos, etc. 

Está en nosotros actuar con inteligencia. Nadie deja su DNI en la vereda, ni su diario íntimo en la fotocopiadora. Pero las mismas personas, a veces no se dan cuenta de que cuelgan su vida entera en una página a la que se accede desde cualquier telecentro...
Todas las redes sociales tienen opciones de configuración que nos permiten limitar estrictamente lo que compartimos, y a quienes. Alfabeticémonos cibernéticamente primero y compartamos información después.

Dr. Domingo Rondina
Abogado constitucionalista
Desayuno saludable
Márgenes del retoque fotográfico
Consejos para futuros cocineros
No robar, no mentir, no holgazanear
Lo más maravilloso es actuar
Una comida para Papá en su día
Rotaract, amistad en el servicio
Nuestras Raíces Argentinas
Tips sencillos para una vida saludable
Cuando la tradición familiar se convierte en fortaleza y oportunidad
Un deporte sin distinciones
Educar la mente
Cómo prevenimos el uso de las drogas en los adolescentes
Ser músico en París
Líderes positivos
Humildad y profesionalismo
Ligada al arte
Viajar a través de AFS
La opinión de un jurado
Con sala de ensayo propia
Tips para redactar blogs
Desde siempre escritora
Participación 2.0
Cómo enfrentar los miedos
¿Es la experiencia el único factor necesario para conseguir trabajo?
Esas voces que te pegan en la cara
Ser un Scout
Aurelianos, Úrsulas y José Arcadios
Aprendamos otro idioma
Cómo hablar sin la voz
Mejorar el rendimiento
De Rosario a Francia
Permitidos y no permitidos para hacer montañismo
Jugado por la matemática
¿Hablar para vivir?, ¿vivir para hablar?
Por el camino del guerrero‘
Trámites para obtener la ciudadanía
“El ser humano es bueno en la medida en que comparte”
El pulso del metal corriendo por las venas
Sonando alto
Consejos útiles para armar una Mochila
Facilitar la convivencia
Siempre lista
Escuela y tecnologías: ¿nuevos medios o nuevos miedos?
Hay que transmitir la pasión
Seguridad en las Redes Sociales
Consejos de jóvenes profesionales 2010
Donde está tu corazón está tu hogar
Contacto en Francia
Voluntarios de intercambio
Detrás de las noticias, de frente con el corazón
La Inundación desde el arte: Memorias de una Inundación
De par a par
Una alternativa complementaria
Tips para prepararse y llegar a la ciudad de la Torre Eiffel
Para disfrutar al sol hay que protegerse siempre
Detrás de la mano que sostiene el lápiz
Mascotas en vacaciones
Pensar empresa
Cuando el silencio deja de ser salud
Violencia durante el noviazgo
Prepárense para entrar al estudio
Intercambio Estudiantil: una experiencia inolvidable
Hacedor de melodías
Equilibrio interno para la armonía externa
La dicha de ser un estudiante universitario
Respirar bien para mantener la calma
No es soplar y hacer noticias
Datos enredados
Reencontrarte con tu niño
Para salir de campamento
Cómo introducirse en el mundo de Harry Potter
Cómo realizar prensa y difusión de artistas
La importancia de la medicina en el deporte
Desarraigo y fútbol
La música en la sangre
Estudiantes universitarios en tiempos de crisis
Camino de artista
Presencia en la web
Homologar tu título en el exterior
El deporte y la mujer
Para desafiar a las alturas
Cómo acceder a los idiomas “raros”
Del emprendimiento a la empresa
El combustible para una máquina de alto rendimiento
San Valentín: sólo para enamorados
Cómo disfrutar del sol cuidando nuestra piel
Tomate el verano con soda (o sin)
Todo tiene una historia detrás
1º de diciembre: Día Mundial de Lucha contra el VIH/Sida.
Secretos en bandeja
Qué se necesita para realizar un corto de animación
Partir no es un certificado de adultez
¿Cómo se enseña la Guerra de Malvinas?
¡Socorro, mudanza!
 
Contactanos a
SEGUINOS EN
{agenda1} {agenda2} {agenda3}
SANTA FE - ARGENTINA