Hacedor de melodías
Daniel Yost danielyost22@hotmail.com
Daniel Yost, músico, docente y director coral de la ciudad de San Carlos, recientemente ha incursionado en la actividad de la Luthería creando instrumentos de música antigua.
 
..
El espacio de la Luthería fue y sigue siendo para mí de exclusiva investigación. Lo considero mucho más que una mera afición; en él se involucran necesidades intelectuales relacionadas al arte que desarrollo, a la música que interpreto, a la naturaleza de los sonidos y los materiales que los generan. A la física que gobierna las leyes de la acústica y por último al extraordinario placer de sentir vibrar un instrumento que en principio fue solo un trozo de madera. Debo aclarar en este punto que mi actividad lutherística se centra en instrumentos de cuerda medievales: rabeles, cítolas, fídulas, guitarras latinas y moriscas principalmente (comprendidos entre los siglos IX y XIV).Tales instrumentos se “tallan” literalmente en un solo bloque o viga de madera. De allí que la sensación de lograr un objeto vibrante de lo que fue un bloque reviste tanto encanto.

Por otro lado no lo considero una “profesión” pues no vivo de ella, no obstante, dada la exclusividad que la temática ha despertado principalmente en otros países, así he tenido la posibilidad de vender unos cuantos instrumentos a México y Estados Unidos principalmente, paradójicamente ni uno solo en mi país.

Comienzos

Mi investigación coincide con mi radicación en la ciudad de San Carlos Centro hace cinco años aproximadamente, redireccionando tiempos utilizados en otras actividades, poniéndome en contacto con otros artesanos en madera como Juan Nauneriz, aprovechando el poder de información que posee la Web, compartiendo opiniones con otros Luthiers del resto del mundo. En fin una serie de factores que comenzaron con una inquietud interna y se vieron beneficiados por un entorno favorable. Destaco como anécdota que el primer instrumento construido por mí fue un rabel pastoril ibérico: (rabel de campoo), (nota: se dice campoo, no es error de tipeo) contando como herramientas con una sola gubia, un serrucho costilla y una escofina, por cierto bastante gastada. Al día de hoy, si bien he aumentado y mejorado los recursos, sigo manteniendo el espíritu artesanal que el rigor histórico demanda.

En este aspecto cabe mencionar el enorme trabajo realizado en estos últimos años por investigadores de todo el mundo en torno a aspectos morfológicos de los instrumentos musicales medievales, dando a la luz más de quinientos años de historia musical obviados por comodidad.

El oficio de Luthier

Definitivamente la edad no es un parámetro que marque una tendencia para la Luthería, hay tantos jóvenes interesados como adultos desinteresados en este oficio. La variable que sí despierta curiosidad es la geográfica y dado el caso de que este medio abarca principalmente a la ciudad capital de Santa Fe y alrededores, resulta oportuno mencionarlo. Para que un oficio prospere es condición fundamental que exista una demanda previa, esto no ocurre en Santa Fe (exceptuando Rosario), en donde la formación musical se divide claramente en académica tradicional por un lado y popular por el otro prescindiendo de espacios de creación e investigación alternativos, el mundo académico desdeña el periodo medieval por considerarlo poco más o menos que desaparecido, puede que haya músicos que disientan con esta afirmación, lo que no se puede refutar es la realidad que marca la inexistencia de grupos que interpreten esta música, ni un solo grupo, ni un solo músico. Incluso en la interpretación de música de períodos más “conocidos” como el barroco tampoco se respetan cuestiones básicas de instrumentación: en Santa Fe Capital no existe, hasta donde sé, un solo clave (para neófitos es el antecesor del pianoforte), ni violas da gamba, ni flautas traversas de madera.

Esto desalienta al más optimista ya sea joven o adulto, a incursionar en un oficio con fines lucrativos. El mismo panorama se repite en toda la geografía de nuestro país, salvando algunos casos muy puntuales.

No obstante, debo destacar que en los países de mayor auge en la temática, especialmente Francia, la mayoría de las personas involucradas tanto en la investigación como en la construcción son jóvenes.

Una tendencia marcada también en grupos e intérpretes de otras latitudes es incluir instrumentos antiguos en interpretaciones populares, tal es el caso de la Zanfona que ha retornado de su letargo para subir a escenarios en toda España. La música Celta (original, no comercial), genera también prósperas fusiones de instrumentos antiguos y modernos.

Los jóvenes y la Luthería

En este punto creo que la Luthería se halla transitoriamente en una encrucijada, en donde convergen distintas variables. Por un lado, lo afirmado anteriormente, sin intérpretes difícilmente haya Luthiers, esto atañe principalmente a instrumentos antiguos. En otros ámbitos de la música existen otras encrucijadas más evidentes: construcción artesanal versus construcción industrial, por razones económicas van ganando los chinos por goleada. Otra variable es el destino: Interpretación musical versus adorno para el living, esto hace que la mayoría de los potenciales candidatos a Luthier terminen construyendo instrumentos relativamente económicos, que no hayan sido ya duplicados por los chinos y que se vea mejor de lo que se oye. Para rematar este escenario, interviene la imagen cinematográfica del Luthier alquimista, místico, secreto, único e irrepetible, en donde cada instrumento parece ser el resultado de un conjuro diabólico (ver “El violín rojo”).

Humildemente creo que lo importante es comprender que la Luthería es un oficio como cualquier otro, tiene tantos secretos un luthier como un tornero, en lo que sí difiere es en la dualidad Arte oficio, aquí es donde se suma el amor, la pasión, la infinita paciencia, la entrega, todo lo que atañe a un artista, por tanto, si debo guiarme por mi experiencia personal, creo que no se busca a la luthería, ella te encuentra a vos.

En líneas generales, entiendo que a lo largo de la historia los grandes cambios y revoluciones tuvieron directa relación con las generaciones más jóvenes, en este aspecto, una nueva corriente de intérpretes y compositores avivaría todo el ámbito artístico y cultural de nuestra región y eso trasformaría entre otros al campo de la luthería. No se trata sólo de un viaje en el tiempo hacia el pasado para “salvar” un oficio olvidado, es un reto a la evolución, hacia el futuro.
Desayuno saludable
Márgenes del retoque fotográfico
Consejos para futuros cocineros
No robar, no mentir, no holgazanear
Lo más maravilloso es actuar
Una comida para Papá en su día
Rotaract, amistad en el servicio
Nuestras Raíces Argentinas
Tips sencillos para una vida saludable
Cuando la tradición familiar se convierte en fortaleza y oportunidad
Un deporte sin distinciones
Educar la mente
Cómo prevenimos el uso de las drogas en los adolescentes
Ser músico en París
Líderes positivos
Humildad y profesionalismo
Ligada al arte
Viajar a través de AFS
La opinión de un jurado
Con sala de ensayo propia
Tips para redactar blogs
Desde siempre escritora
Participación 2.0
Cómo enfrentar los miedos
¿Es la experiencia el único factor necesario para conseguir trabajo?
Esas voces que te pegan en la cara
Ser un Scout
Aurelianos, Úrsulas y José Arcadios
Aprendamos otro idioma
Cómo hablar sin la voz
Mejorar el rendimiento
De Rosario a Francia
Permitidos y no permitidos para hacer montañismo
Jugado por la matemática
¿Hablar para vivir?, ¿vivir para hablar?
Por el camino del guerrero‘
Trámites para obtener la ciudadanía
“El ser humano es bueno en la medida en que comparte”
El pulso del metal corriendo por las venas
Sonando alto
Consejos útiles para armar una Mochila
Facilitar la convivencia
Siempre lista
Escuela y tecnologías: ¿nuevos medios o nuevos miedos?
Hay que transmitir la pasión
Seguridad en las Redes Sociales
Consejos de jóvenes profesionales 2010
Donde está tu corazón está tu hogar
Contacto en Francia
Voluntarios de intercambio
Detrás de las noticias, de frente con el corazón
La Inundación desde el arte: Memorias de una Inundación
De par a par
Una alternativa complementaria
Tips para prepararse y llegar a la ciudad de la Torre Eiffel
Para disfrutar al sol hay que protegerse siempre
Detrás de la mano que sostiene el lápiz
Mascotas en vacaciones
Pensar empresa
Cuando el silencio deja de ser salud
Violencia durante el noviazgo
Prepárense para entrar al estudio
Intercambio Estudiantil: una experiencia inolvidable
Hacedor de melodías
Equilibrio interno para la armonía externa
La dicha de ser un estudiante universitario
Respirar bien para mantener la calma
No es soplar y hacer noticias
Datos enredados
Reencontrarte con tu niño
Para salir de campamento
Cómo introducirse en el mundo de Harry Potter
Cómo realizar prensa y difusión de artistas
La importancia de la medicina en el deporte
Desarraigo y fútbol
La música en la sangre
Estudiantes universitarios en tiempos de crisis
Camino de artista
Presencia en la web
Homologar tu título en el exterior
El deporte y la mujer
Para desafiar a las alturas
Cómo acceder a los idiomas “raros”
Del emprendimiento a la empresa
El combustible para una máquina de alto rendimiento
San Valentín: sólo para enamorados
Cómo disfrutar del sol cuidando nuestra piel
Tomate el verano con soda (o sin)
Todo tiene una historia detrás
1º de diciembre: Día Mundial de Lucha contra el VIH/Sida.
Secretos en bandeja
Qué se necesita para realizar un corto de animación
Partir no es un certificado de adultez
¿Cómo se enseña la Guerra de Malvinas?
¡Socorro, mudanza!
 
Contactanos a
SEGUINOS EN
{agenda1} {agenda2} {agenda3}
SANTA FE - ARGENTINA