¡Socorro, mudanza!
Romina Santopietro oomina321@hotmail.com
Es bastante común que la primera mudanza a la que te enfrentes sea al venir a estudiar a Santa Fe, o a cualquier otra ciudad, o cuando te decidas irte a vivir sol@ o con un amig@. ¿Qué llevo? ¿Qué dejo? ¿Cómo me organizo? Para no morir aplastado entre cajas y bolsas dentro del camión de la mudanza, leé esta nota.
 
Cualquiera sea el motivo por el cual tenés que mudarte, llevar un cierto orden en el embalado de las cosas te va a ahorrar dolores de cabeza y tiempo. Dolores de cabeza para que no descubras cosas rotas por haberlas empaquetado mal, o tiempo que perdés buscando una caja con elementos que habías dejado "a mano" y que por horas, después no encontrás.
 
En principio, siempre que se pueda, dedicarle tiempo al embalaje de cosas, prestando especial atención y cuidado a proteger las cosas delicadas y frágiles, como vajilla, vasos, adornos, todo aquello que se pueda romper. Lo ideal es envolver cada objeto en papel de diario o, si conseguís, en nylon nido de abeja -ese que después del estrés de la mudanza te va a ayudar a relajarte reventando los globitos de aire- y después en una caja. Una vez completa la caja ¡rotulá! Poné bien claro que dentro hay cosas frágiles y qué contiene, para evitar que la dejen bajo un mueble pesado y aplasten todo el contenido, y después, para que puedas ubicarla con relativa facilidad para acomodar las cosas ya en tu nueva casa. 

Dato a tener en cuenta: es preferible armar cajas chiquitas antes que una grande con todo lo de la cocina, porque son más fáciles de transportar y porque no van a romperse las cosas dentro de la caja debido al peso.
 
Libros, revistas y apuntes: también por una cuestión de maniobrabilidad es mejor armar paquetes chicos, cubrirlos con bolsas y atarlos -no muy ajustados- con un hilo o cordel resistente. Si van en cajas, también sujetarlas con hilos o cordeles. Regla de oro: ¡rotular! Esto va a demandar una tarea previa de organización de apuntes y libros. (nunca dije que fuera fácil).
 
Electrodomésticos e insumos de computación: todo lo que te robes de la casa paterna -o que te donen-, sea cafetera, horno microondas, licuadora, minipimer: en una caja con cables, manual y adaptador, de ser necesario. Te podés volver loco buscando un triple o un adaptador de enchufe a las 3 de la mañana, cuando terminaste de entrar todo a la casa nueva y querés calentarte una sopa instantánea y no encontrás el adminículo en cuestión.
Monitor, CPU, web cam, parlantes y demás gadgets: pegá cada cable correspondiente con cinta de papel al hardware o dentro de la caja -si no la tiraste ni bien los compraste-: es muy común querer colgarse con los cables mezclados o, Dios, no quiera- ¡sobrantes!
 
Ollas, ollitas y sartenes: jugar a la muñeca rusa. Poné una dentro de otra, las que te permitan, y bolsa o caja ¡rotulada! y listo.
 
Ropa, toallas, sábanas y manteles: no te enloquezcas. Poné una sábana y en medio la ropa, las demás sábanas y toallas y manteles. Hacé un nudo grande y te va a quedar la versión familiar del atadito de ropa del Chavo del Ocho, pero así transportás todo junto y de una sola vez.
Muebles: lo más voluminoso de la mudanza. La mayoría de los muebles modernos se desarman, algo maravilloso si te vas a un 8vo piso sin ascensor. Todo lo que puedas, desarmá. Si no se puede, tendrás que contar con amigos extra large que te ayuden, lo que implica un asadazo de agradecimiento e inauguración de la casa a posteriori. 

Como en un viaje al extranjero, sugiero un bolso de mano que hay que tener siempre a la vista y no permitir que quede sepultado entre cajas, bolsas y muebles desarmados. Tenés que poner tus documentos, el contrato de la casa, llaves, celular, cargador del celu, agenda, cambio de ropa (si, no te rías, te vas a acordar de mí si no lo ponés), ¡medias!, si estás tomando alguna medicación, también va dentro del bolso, y la billetera. Y adentro de la mochila un paquete con jabón, shampoo y desodorante. 

Después de todas las complicaciones, del cansancio, de mirar para todos lados y creer que estás en Kosovo, te aseguro que la primer noche bajo tu nuevo techo, cuando por fin estirás los músculos cansados, y suspirás de satisfacción, ese momento, ese sentimiento, es maravilloso.
Desayuno saludable
Márgenes del retoque fotográfico
Consejos para futuros cocineros
No robar, no mentir, no holgazanear
Lo más maravilloso es actuar
Una comida para Papá en su día
Rotaract, amistad en el servicio
Nuestras Raíces Argentinas
Tips sencillos para una vida saludable
Cuando la tradición familiar se convierte en fortaleza y oportunidad
Un deporte sin distinciones
Educar la mente
Cómo prevenimos el uso de las drogas en los adolescentes
Ser músico en París
Líderes positivos
Humildad y profesionalismo
Ligada al arte
Viajar a través de AFS
La opinión de un jurado
Con sala de ensayo propia
Tips para redactar blogs
Desde siempre escritora
Participación 2.0
Cómo enfrentar los miedos
¿Es la experiencia el único factor necesario para conseguir trabajo?
Esas voces que te pegan en la cara
Ser un Scout
Aurelianos, Úrsulas y José Arcadios
Aprendamos otro idioma
Cómo hablar sin la voz
Mejorar el rendimiento
De Rosario a Francia
Permitidos y no permitidos para hacer montañismo
Jugado por la matemática
¿Hablar para vivir?, ¿vivir para hablar?
Por el camino del guerrero‘
Trámites para obtener la ciudadanía
“El ser humano es bueno en la medida en que comparte”
El pulso del metal corriendo por las venas
Sonando alto
Consejos útiles para armar una Mochila
Facilitar la convivencia
Siempre lista
Escuela y tecnologías: ¿nuevos medios o nuevos miedos?
Hay que transmitir la pasión
Seguridad en las Redes Sociales
Consejos de jóvenes profesionales 2010
Donde está tu corazón está tu hogar
Contacto en Francia
Voluntarios de intercambio
Detrás de las noticias, de frente con el corazón
La Inundación desde el arte: Memorias de una Inundación
De par a par
Una alternativa complementaria
Tips para prepararse y llegar a la ciudad de la Torre Eiffel
Para disfrutar al sol hay que protegerse siempre
Detrás de la mano que sostiene el lápiz
Mascotas en vacaciones
Pensar empresa
Cuando el silencio deja de ser salud
Violencia durante el noviazgo
Prepárense para entrar al estudio
Intercambio Estudiantil: una experiencia inolvidable
Hacedor de melodías
Equilibrio interno para la armonía externa
La dicha de ser un estudiante universitario
Respirar bien para mantener la calma
No es soplar y hacer noticias
Datos enredados
Reencontrarte con tu niño
Para salir de campamento
Cómo introducirse en el mundo de Harry Potter
Cómo realizar prensa y difusión de artistas
La importancia de la medicina en el deporte
Desarraigo y fútbol
La música en la sangre
Estudiantes universitarios en tiempos de crisis
Camino de artista
Presencia en la web
Homologar tu título en el exterior
El deporte y la mujer
Para desafiar a las alturas
Cómo acceder a los idiomas “raros”
Del emprendimiento a la empresa
El combustible para una máquina de alto rendimiento
San Valentín: sólo para enamorados
Cómo disfrutar del sol cuidando nuestra piel
Tomate el verano con soda (o sin)
Todo tiene una historia detrás
1º de diciembre: Día Mundial de Lucha contra el VIH/Sida.
Secretos en bandeja
Qué se necesita para realizar un corto de animación
Partir no es un certificado de adultez
¿Cómo se enseña la Guerra de Malvinas?
¡Socorro, mudanza!
 
Contactanos a
SEGUINOS EN
{agenda1} {agenda2} {agenda3}
SANTA FE - ARGENTINA