Humildad y profesionalismo
Hoy con 27 años y lejos de la competencia Agustina De Giovanni puede ver todo lo bueno que le dejó la natación. Representante nacional en Sudamericanos, Panamericanos, en Copas del Mundo, en dos Juegos Olímpicos, toma la palabra.

 
Empecé a nadar a los 9 años, sólo porque tenía que elegir un deporte. A esa edad no era muy consciente en lo que me estaba metiendo. Tuve la suerte de “caer” en un grupo fenomenal, donde era la más pequeña de todos, creo que las edades variaban de los 9 a 14 años aproximadamente. Jugando empecé a competir, la mayoría de las veces eran torneos de verano, los mejores para mí. Tengo especiales recuerdos de ese grupo, con el que compartimos poco más de 2 años. 

A los 11 años comencé con entrenamientos más estrictos y a competir con más frecuencia, desde ese momento tomé la natación seriamente.
Competí solo a nivel nacional hasta los 13 años y de ahí arranqué a combinar competencias nacionales e internacionales hasta los 26 años. 

Mis primeras competencias internacionales fueron Sudamericanos juveniles, luego Sudamericanos de primera, pasando por Copas del mundo, Panamericanos, Mundiales, 2 Juegos Olímpicos el de Atenas 2004 y Beijing 2008. Me mudé a Buenos Aires en preparación para mi etapa en Estados Unidos por 7 años, donde competí en la liga Americana de Primera con la Universidad de Alabama. 

Creo que con el esfuerzo se gana todo, pero no solo en el deporte o en el colegio/facultad, en TODOS los aspectos de la vida. Hoy día que estoy viendo la vida desde lo profesional y no desde lo deportivo, puedo dar fe de ello. La natación me enseñó mucho, quizás otros no han tenido la posibilidad de aprender a mi edad la disciplina, el trabajo duro que viene a uno naturalmente y la predisposición a mejorar de manera constante, es un hábito de todos los días. 

Lo fascinante de la vida es que da siempre revancha y que siempre hay otra oportunidad para probar lo que uno quiere probar. Sólo es poner tu mente en la meta y hacer todo lo que sea necesario para alcanzarlo. 

-A los jóvenes, o no tan jóvenes, que comienzan a competir mundialmente les aconsejaría que se tomen cada competencia de manera individual, una por vez.
Cuando competimos mucho en un período corto de tiempo estamos inmersos en una burbuja y perdemos la perspectiva del mundo que nos rodea. En mi caso, haciéndonos creer que la natación y esa competencia eran el principio y el fin de todo, lo que lo hace muy monótono y sin sentido. 

-También les sugeriría que aprendan a entender lo que es competir de manera internacional, conociendo sus cuerpos en otros ambientes quizás desconocidos y tomando las precauciones necesarias para que el cuerpo sufra lo menos posible. 

-Cuidarse cuando se viaja mucho: los cambio de horarios, ingerir alimentos dependiendo la necesidad de cada uno, prestar atención a cuanto sueño tenemos, la incorporación de comidas nuevas al sistema, realizar más actividad física – a veces simplemente caminar mas de lo acostumbrado- son cosas que parecen sin sentido pero que suman. 

-Por otro lado su el deporte te lleva a viajar es importante disfrutar y aprovechar a conocer y aprender la cultura de ese país junto a la historia. Dejan las memorias más lindas esos viajes. Quizás en 10 años, uno no se acuerda si ganó o perdió, pero si que lugares conociste y que no. 

-Un último consejo. El estar compitiendo a nivel mundial quiere decir que uno tiene ya un nivel de elite en ese deporte y eso lleva consigo una responsabilidad adjunta, que van de la mano: siempre mantener la humildad. Esto es una rueda hoy arriba y a lo mejor mañana abajo. Al ser deportistas de elite, uno debería ser un instrumento que ayude a la sociedad a crear un pueblo mejor, generalmente los niños se fijan mucho en nosotros, los deportistas. 

Hoy, más que nunca la sociedad necesita buenos modelos que muestren los roles que cada uno debe cumplir y exigir. Y si tenes esa suerte de representar al país, tenes el trabajo de representarlo de manera limpia, tanto dentro como fuera del mismo… 

Agustina De Giovanni (27)
Desayuno saludable
Márgenes del retoque fotográfico
Consejos para futuros cocineros
No robar, no mentir, no holgazanear
Lo más maravilloso es actuar
Una comida para Papá en su día
Rotaract, amistad en el servicio
Nuestras Raíces Argentinas
Tips sencillos para una vida saludable
Cuando la tradición familiar se convierte en fortaleza y oportunidad
Un deporte sin distinciones
Educar la mente
Cómo prevenimos el uso de las drogas en los adolescentes
Ser músico en París
Líderes positivos
Humildad y profesionalismo
Ligada al arte
Viajar a través de AFS
La opinión de un jurado
Con sala de ensayo propia
Tips para redactar blogs
Desde siempre escritora
Participación 2.0
Cómo enfrentar los miedos
¿Es la experiencia el único factor necesario para conseguir trabajo?
Esas voces que te pegan en la cara
Ser un Scout
Aurelianos, Úrsulas y José Arcadios
Aprendamos otro idioma
Cómo hablar sin la voz
Mejorar el rendimiento
De Rosario a Francia
Permitidos y no permitidos para hacer montañismo
Jugado por la matemática
¿Hablar para vivir?, ¿vivir para hablar?
Por el camino del guerrero‘
Trámites para obtener la ciudadanía
“El ser humano es bueno en la medida en que comparte”
El pulso del metal corriendo por las venas
Sonando alto
Consejos útiles para armar una Mochila
Facilitar la convivencia
Siempre lista
Escuela y tecnologías: ¿nuevos medios o nuevos miedos?
Hay que transmitir la pasión
Seguridad en las Redes Sociales
Consejos de jóvenes profesionales 2010
Donde está tu corazón está tu hogar
Contacto en Francia
Voluntarios de intercambio
Detrás de las noticias, de frente con el corazón
La Inundación desde el arte: Memorias de una Inundación
De par a par
Una alternativa complementaria
Tips para prepararse y llegar a la ciudad de la Torre Eiffel
Para disfrutar al sol hay que protegerse siempre
Detrás de la mano que sostiene el lápiz
Mascotas en vacaciones
Pensar empresa
Cuando el silencio deja de ser salud
Violencia durante el noviazgo
Prepárense para entrar al estudio
Intercambio Estudiantil: una experiencia inolvidable
Hacedor de melodías
Equilibrio interno para la armonía externa
La dicha de ser un estudiante universitario
Respirar bien para mantener la calma
No es soplar y hacer noticias
Datos enredados
Reencontrarte con tu niño
Para salir de campamento
Cómo introducirse en el mundo de Harry Potter
Cómo realizar prensa y difusión de artistas
La importancia de la medicina en el deporte
Desarraigo y fútbol
La música en la sangre
Estudiantes universitarios en tiempos de crisis
Camino de artista
Presencia en la web
Homologar tu título en el exterior
El deporte y la mujer
Para desafiar a las alturas
Cómo acceder a los idiomas “raros”
Del emprendimiento a la empresa
El combustible para una máquina de alto rendimiento
San Valentín: sólo para enamorados
Cómo disfrutar del sol cuidando nuestra piel
Tomate el verano con soda (o sin)
Todo tiene una historia detrás
1º de diciembre: Día Mundial de Lucha contra el VIH/Sida.
Secretos en bandeja
Qué se necesita para realizar un corto de animación
Partir no es un certificado de adultez
¿Cómo se enseña la Guerra de Malvinas?
¡Socorro, mudanza!
 
Contactanos a
SEGUINOS EN
{agenda1} {agenda2} {agenda3}
SANTA FE - ARGENTINA