Fuga al verde
Nacieron en la ciudad. No heradaron campos. Pero un día dejaron todo y cambiaron su destino. La historia de los que se animaron a cumplir un sueño.

 
Notas relacionadas:
Cambio de rumbo
¿Cómo se cría un pollo parrillero?
También están los que se quedan...
María (26) vivía en la Costanera, salía a bailar a los boliches junto a su grupo de amigas y estudiaba hotelería. Hasta que un día su vida cambió de la noche a la mañana. Conoció a Agustín (33) y decidió acompañarlo en su sueño.

Así fue que cambió cemento por tierra, boliche por pulpería y hotelería por unos 16 mil pollitos que cría junto a su pareja. “Cuando era chica mis viejos se iban al campo y yo no los acompañaba. Odiaba el verde. Nunca imaginé que yo alguna vez viviría acá –cuenta María-, mis amigas todavía no lo pueden creer”. Se la ve feliz y su rostro luce relajado, aunque no ha dejado el maquillaje, un signo de urbanidad.

Esta historia se replica en otros rincones de nuestra provincia. Son los jóvenes que no heredaron campos, pero que decidieron dejar la ciudad e intentar una vida distinta, hermanados con la naturaleza.

Agustín nació entre gigantes de hormigón, en Capital Federal. Llegó a Santa Fe en su adolescencia, junto a su familia, y terminó el secundario en Inmaculada. Este hijo de maestros que tiene un hermano músico en París supo desde joven que lo suyo no era la ciudad. Por eso se fue a Esperanza a estudiar Veterinaria. Allí conoció una fauna de amigos increíbles que le enriquecieron sus conocimientos sobre cómo subsistir en el campo.

Hasta que un día tomó la decisión y se fue a Empalme San Carlos, un pueblo que quedó aislado entre Esperanza y nuestra ciudad cuando dejó de funcionar el ferrocarril, y aprendió a criar conejos. No le fue tan bien. Pero le sirvió para aprender el resto de lo indispensable para vivir en zonas rurales. Tuvo caballos, ganado, huerta y crió perros de raza.

Más tarde llegó la posibilidad de criar pollos parrilleros para una firma importante de nuestra región. Entonces arrendó un galpón con algunas hectáreas de potrero que habían estado bajo agua en el 2003, al norte de Recreo, y montó su primera producción. La cosa empezó a funcionar y se compró una vieja F100. Si algo le sobraba entonces era la convicción de que a la ciudad ya no regresaría.

Y llegó el salto mayor. Al poco tiempo nomás Agustín pudo tener su campo propio, unas 2,5 hectáreas entre Nélson y Llambí Campbell. Cuando llegó, junto a María, era una taperita llena de yuyos y un corral en desuso. Con sus manos –hoy ajadas y ásperas- levantó un galpón de 105 metros de largo por 15 de ancho donde cría los pollos, plantó postes, alambró los límites, abrió zanjas y colocó el cartel junto a la tranquera, en honor a su pareja: “La mal llevada”.

Cuando pisaron por primera vez la chacra, hace unos dos años y medio, sólo había una casa semiabandonada que debieron refaccionar por completo. Los tres primeros meses no tenían luz eléctrica, agua potable, ni vidrios en las ventanas. Lo urgente era montar el galpón para los pollos, así que debieron postergar la comodidad por largo rato.

Hoy María ya no se queja como los primeros días de las gotas heladas que caen sobre su colcha durante la noche, cuando transpira la chapa que la separa del paisaje de las estrellas. Ya no le reclama a Agustín que coloquen el cielorraso.

Juntos, esta pareja de jóvenes construyó cimientos, columnas, tirantes, clavó las chapas, tendió el cielorraso de arpillera y colocó sistemas de regadío y calefacción dentro del galpón. A los pocos meses tenían todo listo y llegaron los primeros pollitos. La vida en el campo les daba su primera caricia y la satisfacción era grande.

Los días en “La mal llevada” ya no son tan duros. La rutina de trabajo empieza temprano. “Me levanto cerca de las siete y recorro el galpón para acomodar los comederos. Demoro lo que la pava en estar a punto para el mate”, cuenta Agustín. El almuerzo es a las 12 y la siesta “sagrada”. Cae el sol; mientras María prepara la cena Agustín destapa un porrón y pela un salamín. Miran un rato la flamante televisión satelital, cenan y a la cama. El día rindió y el sueño se apodera de la chacra.
Amor a la camiseta
Probar suerte y vivir del deporte
Encontraron una puerta abierta
Deseos compartidos
Alternativas para tratar de estar mejor
Compromisos de hoy para un mejor mañana
Colores para decir cosas
Verano en la city costera
Paintball, el juego de la guerra
Sembrando campitos de rugby en Santa Fe
Los tips del verano
Drogas, de eso sí se habla
Donde hay violencia no hay amor
Suban El PoTe... ¡grabando!
Dos de los jóvenes destacados en 2008 tienen la palabra
Antes de la música, los lutieres
Jóvenes mundiales
Una Actitud Solidaria, para acortar la brecha
¡No olvides tu desayuno!
Santafecine
Miles de santafesinos ya tienen su identidad digital
e-candidatos en Santa Fe
Vidas atravesadas por el arte
Que no te gane el miedo
¿Qué estás leyendo?
En julio también hay carnaval
Scouts: el gran juego de la vida
Jóvenes con nuevos vientos
No hay que ver para crecer
Objetivo: llegar a la cima
Del laboratorio a la realidad
Matemática jugada
En honor a los bisabuelos
La originalidad como marca registrada
¿Quién fue San Valentín?
¡Andate al río!
Cazá los brolis y terminá en la nocturna
Volvió el carnaval
Desarrolladores de videogames se juegan la vida desde Santa Fe
Los hijos de Malvinas
Momento de hacer rancho aparte
Juntadas taringueras: la tribu virtual cara a cara
¡Hacete cargo!
¿Cuál es tu blog?
O sea que somos amigos
ARCHIVOS ESPECIALES
Mi primera vez... debut sexual: crecer y que el momento llegue
¿Quién es Germina Campos?
Espacio de arte
Somos Folclore
Archivo Informes 2006
Participación joven
Desde las tablas, historias para explorar
Te doy una mano
Vacaciones con amigos
Fuga al verde
Cosquín siempre deja historias en la piel
Una verdadera movida gourmet se cocina en Santa Fe
Oficios por transmisión vertical
Compartir ideas para transformar la realidad
La red social de la mente que te jaquea
Primavera + Amigos
Zoolidarios
Y vos ¿cuánto sabés sobre el sida?
Adrenalina sobre ruedas
TC 2000: Una fiesta a fondo
Una santafesina que vuelve al pago
La peña de la play: ¡Cada uno lleva su joystick!
Carreras que rompen el molde
Abre Bienal
Trabajos en la www
Herederos del oficio de Moreno
Pateando piedritas por los caminos
Payamédicos en Santa Fe: ¡¡¡La risa es algo serio!!!
La pottermanía con sede propia en Santa Fe
Sueños de Primera
Por amor al fútbol
Trabajo práctico: la crisis
Arte en el aire
Casa tomada por artistas
Avanzada femenina: Cuando ellas juegan los deportes “de ellos”
No te entiendo nada
Los equilibristas urbanos
Grandes logros, grandes ganadores
Clandestina, la comunidad del saber
El Centro de Artes Circenses en marcha
Tras los pasos de los hermanos Lumière
SIDA: lo importante es saber
Un plan B para la gripe A
Pasión por lo árabe
Estos son nuestros olímpicos
Los mejores Info Centrales de O sea '10
Visiones de la realidad
Silencio: Búhos en la cancha
Cambio... afuera
Manga y Animé: Japón despierta pasiones
La mesa de los nuevos escritores santafesinos
Q' lqra cmo scribims!*
¡Cuidado que quema!
Puestos a punto
Capacitados para trabajar
Archivo Informes 2007
 
Contactanos a
SEGUINOS EN
{agenda1} {agenda2} {agenda3}
SANTA FE - ARGENTINA