La peña de la play: ¡Cada uno lleva su joystick!
Así se siente, así se vive, así se respira el fanatismo por la Playstation. Por eso, este informe está destinado a todos y todas los que, sin culpa, caen presos de una de las joyas tecnológicas más vendidas en el mundo.
 
Notas relacionadas:
Los inicios
En todos lados
“Señoras y señores, está todo listo, cuando el juez lo disponga, van a empezar los 90 minutos del deporte más hermoso del mundo” –al oír estas palabras un escalofrío te recorre el cuerpo, las manos te sudan, las secas en tus pantalones y te alistas. Estás ahí, parado en el medio del Nou Camp ante 100.000 mil personas- “Y arranca nomás. Yo Messi, se la toco a Yo Henry, que descarga para Yo Xavi y hace un cambio de frente con Yo Touré. Recibe de pecho y la hace correr por la banda izquierda nuevamente para Yo Messi que con un regate mágico deja pagando a Sergio Ramos; la tira larga y en velocidad manda un centro quirúrgico para que Yo Eto´o se eleve y... HUUU!!”. Saltás de la silla con una mano en la cabeza, soltás una maldición al aire, te lamentas por la ocasión perdida y, en el papel de Joseph Guardiola, decís firme y con autoridad “para abajo se cabecea macho, para abajo”. Te acomodas y con el cuerpo inclinado para adelante no despegas la vista del televisor...

Esta genialidad, que nació por 1994 por una ruptura entre dos de las empresas del negocio del entretenimiento virtual más grandes del mundo (Sony y Nintendo), ya caló hondo en la las costumbres sociales.

Poco a poco esta forma de diversión se fue estableciendo entre amigos llegando a ser el objeto central de las famosas “peñas”. Esas reuniones, que ya son una especie de obligación en el calendario semanal o mensual de muchos, son la evidencia de la inserción social de la Play.

Siempre hubo y habrá una excusa para juntarse. Lo diferente es que ya no es más el torneo de truco o el de poker lo que te demoró y por eso llegaste tarde. No, nada que ver, ahora llegás a tu casa a las 2 de la mañana -algunos hasta madrugan presos del vicio- y, con cara de “no pude hacer nada al respecto”, te justificas: “el torneo de Play se hizo muy largo”. Y no solamente le pasa a los chicos de 16, 17 o 18 años, también caen en la tentación aquellos pende-viejos de 30, 35 y, siendo generoso, hasta de 40, que cargan cada uno con su joystick en el auto "por si las dudas".

Gabriel es uno de los tantos jóvenes que sienten que los juegos son parte de su vida. A pesar de trabajar y estudiar, con sus 24 años, nunca dejó de hacerse tiempo para seguir estando en contacto con lo que más lo entretiene. Confiesa sin rodeos que “de chico prefería quedarme jugando a la play o a la compu en vez de salir a la calle”.

Gabyto participa en varias peñas en las que juegan a la play y entre risas cuenta la anécdota de una de ellas. “Una vez nos pasó con un grupo de amigos que armamos un torneo por fechas donde todas las juntadas jugábamos todos contra todos. Se hizo una tabla acumulativa que tenía una cierta cantidad de fechas. Al final el campeón recibía un premio. Todo venía bárbaro pero nunca lo pudimos terminar. Lo que nos pasó, a la tercera juntada por los puntos, fue que empezaron a haber discusiones. Por ejemplo, era todo tan competitivo que ya se hablaba de prohibiciones, nada de hacer gestos o gritar los goles. Y una noche terminamos discutiendo como 2 horas porque uno de los chicos había gozado a otro y en vez de divertirnos estábamos todos tan compenetrados en la competición que tuvimos que cancelar el torneo porque sino íbamos a dejar de juntarnos (risas). Desde ahí solamente jugamos una copa y todo empieza y termina en esa noche”.
Amor a la camiseta
Probar suerte y vivir del deporte
Encontraron una puerta abierta
Deseos compartidos
Alternativas para tratar de estar mejor
Compromisos de hoy para un mejor mañana
Colores para decir cosas
Verano en la city costera
Paintball, el juego de la guerra
Sembrando campitos de rugby en Santa Fe
Los tips del verano
Drogas, de eso sí se habla
Donde hay violencia no hay amor
Suban El PoTe... ¡grabando!
Dos de los jóvenes destacados en 2008 tienen la palabra
Antes de la música, los lutieres
Jóvenes mundiales
Una Actitud Solidaria, para acortar la brecha
¡No olvides tu desayuno!
Santafecine
Miles de santafesinos ya tienen su identidad digital
e-candidatos en Santa Fe
Vidas atravesadas por el arte
Que no te gane el miedo
¿Qué estás leyendo?
En julio también hay carnaval
Scouts: el gran juego de la vida
Jóvenes con nuevos vientos
No hay que ver para crecer
Objetivo: llegar a la cima
Del laboratorio a la realidad
Matemática jugada
En honor a los bisabuelos
La originalidad como marca registrada
¿Quién fue San Valentín?
¡Andate al río!
Cazá los brolis y terminá en la nocturna
Volvió el carnaval
Desarrolladores de videogames se juegan la vida desde Santa Fe
Los hijos de Malvinas
Momento de hacer rancho aparte
Juntadas taringueras: la tribu virtual cara a cara
¡Hacete cargo!
¿Cuál es tu blog?
O sea que somos amigos
ARCHIVOS ESPECIALES
Mi primera vez... debut sexual: crecer y que el momento llegue
¿Quién es Germina Campos?
Espacio de arte
Somos Folclore
Archivo Informes 2006
Participación joven
Desde las tablas, historias para explorar
Te doy una mano
Vacaciones con amigos
Fuga al verde
Cosquín siempre deja historias en la piel
Una verdadera movida gourmet se cocina en Santa Fe
Oficios por transmisión vertical
Compartir ideas para transformar la realidad
La red social de la mente que te jaquea
Primavera + Amigos
Zoolidarios
Y vos ¿cuánto sabés sobre el sida?
Adrenalina sobre ruedas
TC 2000: Una fiesta a fondo
Una santafesina que vuelve al pago
La peña de la play: ¡Cada uno lleva su joystick!
Carreras que rompen el molde
Abre Bienal
Trabajos en la www
Herederos del oficio de Moreno
Pateando piedritas por los caminos
Payamédicos en Santa Fe: ¡¡¡La risa es algo serio!!!
La pottermanía con sede propia en Santa Fe
Sueños de Primera
Por amor al fútbol
Trabajo práctico: la crisis
Arte en el aire
Casa tomada por artistas
Avanzada femenina: Cuando ellas juegan los deportes “de ellos”
No te entiendo nada
Los equilibristas urbanos
Grandes logros, grandes ganadores
Clandestina, la comunidad del saber
El Centro de Artes Circenses en marcha
Tras los pasos de los hermanos Lumière
SIDA: lo importante es saber
Un plan B para la gripe A
Pasión por lo árabe
Estos son nuestros olímpicos
Los mejores Info Centrales de O sea '10
Visiones de la realidad
Silencio: Búhos en la cancha
Cambio... afuera
Manga y Animé: Japón despierta pasiones
La mesa de los nuevos escritores santafesinos
Q' lqra cmo scribims!*
¡Cuidado que quema!
Puestos a punto
Capacitados para trabajar
Archivo Informes 2007
 
Contactanos a
SEGUINOS EN
{agenda1} {agenda2} {agenda3}
SANTA FE - ARGENTINA