Objetivo, escalar el Champaquí
María Elena Marana pertenece a un grupo guía de scout desde hace 16 años, y es una de las coordinadoras del grupo de chicas de entre 16 y 20 años. Todos los años se propone un gran objetivo, como es el caso de escalar el Cerro Champaquí. Esta actividad es una tradición para la Comunidad Guía Nro. 1 de la parroquia San Pablo, ya que se realiza desde hace 34 años.
 
..
Volver:
Objetivo: llegar a la cima
Por una cuestión económica esta travesía se realiza cada 4 o 5 años, María Elena cuenta que tuvo la suerte de hacer este viaje por primera vez en el año 2004 y luego lo pudo repetir en el año 2006. “La idea de hacer esta escalada comienza como una experiencia de grupo, es un trabajo más de los tantos que tenemos como lineamiento dentro de nuestra asociación. En este caso, hacemos un poco de supervivencia y por otro lado, intentamos hacer crecer al grupo. Nuestro gran propósito es llegar a la cima, y las veces que me tocó hacerlo el objetivo se cumplió” cuenta María Elena.
Acerca de la preparación, cuenta “nosotras hacemos un entrenamiento grupal, salimos a caminar tres veces por semana a la costanera con las mochilas que luego vamos a llevar. Aparte de eso cada una realiza una actividad física”. Antes del viaje investigan cuáles son los refugios de montaña que hay y todas aquellas actividades que rodean a la subida.

Primer día
El primer paso es llegar a Villa General Belgrano, en la provincia de Córdoba, de allí a una distancia de 40 km se encuentra Villa Alpina, que es el último lugar donde se llega en auto. “Esta es la última ciudad, el resto es montaña y parte de la travesía”. Allí se contacta al baquiano que será el encargado de acompañar al grupo en la escalada al cerro.
“Empezamos caminando de mañana. La primera parte, que a mi criterio es la más difícil, es un pinar. Primero porque recién arrancas y el lugar es cerrado, se complica el tema de la respiración. Es donde más se pierde el aire, porque al ser tan empinado este tramo te tenés que ir agarrando de los árboles y ramas. Este trecho se tarda aproximadamente una hora en subirlo. El resto es caminata y en ese sentido no se nota tanto que vas subiendo.”
“Desde los pinos hasta el refugio que se encuentra en la base, son aproximadamente siete horas. Y de allí hasta llegar a la cima son cuatros horas más. Cuando arribamos a la base son aproximadamente las 4 de la tarde y al rato ya oscurece, por eso decidimos pasar la noche.”
Los refugios que hay a lo largo de la montaña están equipados con baño, cocina y cuchetas para que los alpinistas pernocten. “Nosotras previendo una mala experiencia pasada, decidimos alquilar un refugio y no ir en carpa” cuenta María Elena.

Segundo y tercer día
Este se ocupa en ir hasta la cima y volver nuevamente a la base, donde se pasa la segunda noche. “Subimos las cuatros horas hasta la cima. Una vez allí hay una cruz, una garita donde la gente deja oraciones, pedidos y cosas por el estilo, hay una antena para que los handies tengan señal (en la montaña es la forma de comunicación que se tiene) y hay un ala de avión. Después está el lago de la novia, que tiene toda una leyenda atrás”.
María Elena rescata una anécdota que les tocó vivir en su arribo a la cima del Cerro Champaquí: “La segunda vez que escalé fue mucho mejor que la primera, porque al llovernos casi toda la subida el grupo se unió más y nos tuvimos que soportar más entre nosotras. A lo largo de todo el trayecto cayó una llovizna que nos empapó y sumado a eso hacia mucho frío. El último trayecto lo tuvimos que hacer con sogas porque estaba todo lleno de musgo.”
El tercer y último día, se desciende de la base hasta Villa Alpina y se emprende la vuelta a casa.

Lo que no puede faltar
“Llevamos sogas y abrigos, aunque sabemos que puede hacer calor durante el día, cuando llega la noche el frío se hace sentir. La comida es algo indispensable, muchos caramelos de goma, barritas de cereales, masitas con picadillo, chocolates. Aquellas cosas que ayuden a levantar la presión.”
“A su vez tenemos un palo que nos caracteriza y lo llevamos siempre, que se llama bordón -bastón más alto que la estatura de un hombre, normalmente provisto de una punta de hierro-. Este nos ayuda a manejarnos mejor en la montaña, y nos sirve de apoyo. Elementos propiamente de alpinismo no llevamos, porque más que nada es caminata.”

María Elena Marana
Comunidad Guía Nro. 1 – Parroquia San Pablo.
22 años
Amor a la camiseta
Probar suerte y vivir del deporte
Encontraron una puerta abierta
Deseos compartidos
Alternativas para tratar de estar mejor
Compromisos de hoy para un mejor mañana
Colores para decir cosas
Verano en la city costera
Paintball, el juego de la guerra
Sembrando campitos de rugby en Santa Fe
Los tips del verano
Drogas, de eso sí se habla
Donde hay violencia no hay amor
Suban El PoTe... ¡grabando!
Dos de los jóvenes destacados en 2008 tienen la palabra
Antes de la música, los lutieres
Jóvenes mundiales
Una Actitud Solidaria, para acortar la brecha
¡No olvides tu desayuno!
Santafecine
Miles de santafesinos ya tienen su identidad digital
e-candidatos en Santa Fe
Vidas atravesadas por el arte
Que no te gane el miedo
¿Qué estás leyendo?
En julio también hay carnaval
Scouts: el gran juego de la vida
Jóvenes con nuevos vientos
No hay que ver para crecer
Objetivo: llegar a la cima
Del laboratorio a la realidad
Matemática jugada
En honor a los bisabuelos
La originalidad como marca registrada
¿Quién fue San Valentín?
¡Andate al río!
Cazá los brolis y terminá en la nocturna
Volvió el carnaval
Desarrolladores de videogames se juegan la vida desde Santa Fe
Los hijos de Malvinas
Momento de hacer rancho aparte
Juntadas taringueras: la tribu virtual cara a cara
¡Hacete cargo!
¿Cuál es tu blog?
O sea que somos amigos
ARCHIVOS ESPECIALES
Mi primera vez... debut sexual: crecer y que el momento llegue
¿Quién es Germina Campos?
Espacio de arte
Somos Folclore
Archivo Informes 2006
Participación joven
Desde las tablas, historias para explorar
Te doy una mano
Vacaciones con amigos
Fuga al verde
Cosquín siempre deja historias en la piel
Una verdadera movida gourmet se cocina en Santa Fe
Oficios por transmisión vertical
Compartir ideas para transformar la realidad
La red social de la mente que te jaquea
Primavera + Amigos
Zoolidarios
Y vos ¿cuánto sabés sobre el sida?
Adrenalina sobre ruedas
TC 2000: Una fiesta a fondo
Una santafesina que vuelve al pago
La peña de la play: ¡Cada uno lleva su joystick!
Carreras que rompen el molde
Abre Bienal
Trabajos en la www
Herederos del oficio de Moreno
Pateando piedritas por los caminos
Payamédicos en Santa Fe: ¡¡¡La risa es algo serio!!!
La pottermanía con sede propia en Santa Fe
Sueños de Primera
Por amor al fútbol
Trabajo práctico: la crisis
Arte en el aire
Casa tomada por artistas
Avanzada femenina: Cuando ellas juegan los deportes “de ellos”
No te entiendo nada
Los equilibristas urbanos
Grandes logros, grandes ganadores
Clandestina, la comunidad del saber
El Centro de Artes Circenses en marcha
Tras los pasos de los hermanos Lumière
SIDA: lo importante es saber
Un plan B para la gripe A
Pasión por lo árabe
Estos son nuestros olímpicos
Los mejores Info Centrales de O sea '10
Visiones de la realidad
Silencio: Búhos en la cancha
Cambio... afuera
Manga y Animé: Japón despierta pasiones
La mesa de los nuevos escritores santafesinos
Q' lqra cmo scribims!*
¡Cuidado que quema!
Puestos a punto
Capacitados para trabajar
Archivo Informes 2007
 
Contactanos a
SEGUINOS EN
{agenda1} {agenda2} {agenda3}
SANTA FE - ARGENTINA