Te doy una mano
Dedican horas de sus días a los demás. No cobran por lo que dan. Cinco historias que resumen un espíritu solidario que se multiplica.
 
Notas relacionadas:
En el Proyecto Wayruru
Por un cartel callejero
Una ayuda inclusiva
La pasión de trabajar y aprender desinteresadamente
¿Qué pasa cuando uno se corre del centro de su vida? En muchos casos el egoísmo o la autosatisfacción se dejan de lado para ocuparse de la gente que nos necesita. Nace la vocación solidaria. Comienza el trabajo voluntario, sin recibir nada a cambio. 

Si este “clic” logra ser canalizado en la juventud puede llegar a ser una manera de vivir que perdurará. Por eso es que O Sea se ocupa aquí de las historias de: Maximiliano, Brenda, Juan Manuel, María Eugenia y Carlos, todos ellos jóvenes voluntarios.

Dar sin recibir

En nuestra ciudad funcionan distintas organizaciones encargadas de canalizar el voluntariado. Desde el gobierno provincial hasta las organizaciones no gubernamentales. Durante la inundación de 2003 muchos jóvenes coparon las escuelas y otros refugios para ayudar a los afectados. Hoy, esta tarea silenciosa se propaga en otros pibes que “despiertan” y dedican parte de su tiempo ocioso a los demás.

Por un cartel

Maximiliano Andino, de 21 años, caminaba por la calle cuando observó una publicidad que invitaba a participar del programa provincial Sumando Voluntades. “Entré a la página web que había publicada y al ver de qué se trataba me gustó y me pareció interesante. Entonces decidí anotarme”, contó este estudiante de Gastronomía que vive en barrio Roma. 

¿Qué trabajo hiciste y qué trabajo hacés ahora? 
Lo primero que hice fueron cursos de salud, de seguridad (mediación) y de emergencias. Después me llamaron para informarme sobre la gripe A. Desde ese momento estuve trabajando en la atención telefónica del 0-800 del Ministerio de Salud de la Provincia, y concurrí a las unidades (cárceles) de Coronda y de Las Flores a informar sobre la enfermedad. Ahora estoy cargando las fichas epidemiológicas en la base de datos del Ministerio de Salud.

En la UNL

Brenda Fuica tiene 25 años y es estudiante de Terapia Ocupacional de la Escuela de Sanidad, que depende de la Facultad de Bioquímica de la UNL. Una de sus pasiones es el trabajo voluntario en distintos proyectos de extensión de la universidad. 

¿Por qué empezaste a trabajar como voluntaria? 
Me enteré por el sistema de voluntariado de la UNL. El primer voluntariado fue el año pasado, en un proyecto que se llama “Zoolidarios: actividades asistidas por animales frente a personas con necesidad educativas especiales”. Me interesó mucho el trabajo con animales, con chicos discapacitados y la parte comunitaria. Las actividades que hacemos son enseñarle a los chicos sobre higiene, cómo lavarse las orejas, los dientes; todo a través del animal. Las otras instituciones donde trabajé son un jardín de estimulación temprana y “Un Mundo Especial” (Colastiné).

Contra la discriminación

Otro voluntario con el que conversamos es Juan Manuel Pastor Grela, un estudiante de 29 años que dedica sus horas solidarias en el Inadi. “Tomé la decisión de involucrarme en actividades del tipo colaborativo, solidario, como las que se hacen en diferentes comunidades de esta ciudad -contó-. Empecé buscando por Internet y encontré el Inadi. Me interesó la propuesta que tenían e inmediatamente me comuniqué con ellos”. 

¿Qué tareas solidarias realizaste? 
Estaba en la oficina recibiendo denuncias y atendiendo el teléfono para informar lo que se me solicite (llamaba gente preguntando cómo hacer las denuncias o pidiendo por información). En realidad todas las tareas eran solidarias porque la gente que concurría generalmente era de bajos recursos, y el fin de la institución es desinteresado. También participé de la capacitación en HIV/SIDA. El evento fue cerrado con el “Forrazo”, que consistió en repartir preservativos e informar para prevenir, en la Costanera, el Día de la Primavera”.

El Proyecto Wayruru

María Eugenia Olivera (22) y Carlos Reynoso (21) son estudiantes de la Católica. Además de compartir la universidad coinciden en ser voluntarios del grupo pastoral Wayruru. Brindan apoyo escolar a los chicos de barrios carenciados. 

¿Cuál es su función como jóvenes voluntarios dentro del Proyecto Wayruru? 
Ma. Eugenia
: Les enseñamos a los chicos la parte pedagógica, lengua y matemáticas, y también trabajamos cuestiones de hábitos. Desarrollamos actividades que ideó previamente la psicopedagoga y nuestra función es ponerlas en práctica. 

Carlos: Vale destacar que no es un proyecto meramente asistencialista. Trabajamos con chicos que no sólo tienen carencias económicas, sino que se encuentran en una situación de riesgo social. Frente a un contexto de violencia familiar y desamparo, la idea es generar un diagnóstico de lo que es el cuadro de cada chico e intentar atacar esa situación. 

¿Cómo nace en cada uno la idea de ayudar? 
Carlos:
Entré al departamento de Pastoral a partir de un retiro que hice en la universidad. Al final del mismo, presentamos proyectos e ideas para empezar a hacer y ahí me enganché. Al estar en un ámbito universitario se es un privilegiado, entonces poder destinar un rato de ese tiempo a ayudar al otro es lo que nos mueve a todos. El proyecto busca aprovechar los conocimientos de cada carrera, en mi caso de abogacía se busca darle asesoramiento legal a las familias. La idea es que cada uno desde su profesión pueda realizar su aporte. 

Ma. Eugenia: Me enteré por una compañera de Psicopedagogía y arranqué. Siempre me interesó ayudar a las personas que están en riesgo y poder darles a los chicos algo que en su casa no ven.

Estas son las historias de un grupo de jóvenes que poseen un espíritu solidario y lo llevan a la práctica día a día para hacer un poquito mejor la vida de aquellos que los necesitan. Vos también podés dar tu mano. Animate!

Relacionada:

Mujeres solidarias con madres que quieren aprender un oficio
Amor a la camiseta
Probar suerte y vivir del deporte
Encontraron una puerta abierta
Deseos compartidos
Alternativas para tratar de estar mejor
Compromisos de hoy para un mejor mañana
Colores para decir cosas
Verano en la city costera
Paintball, el juego de la guerra
Sembrando campitos de rugby en Santa Fe
Los tips del verano
Drogas, de eso sí se habla
Donde hay violencia no hay amor
Suban El PoTe... ¡grabando!
Dos de los jóvenes destacados en 2008 tienen la palabra
Antes de la música, los lutieres
Jóvenes mundiales
Una Actitud Solidaria, para acortar la brecha
¡No olvides tu desayuno!
Santafecine
Miles de santafesinos ya tienen su identidad digital
e-candidatos en Santa Fe
Vidas atravesadas por el arte
Que no te gane el miedo
¿Qué estás leyendo?
En julio también hay carnaval
Scouts: el gran juego de la vida
Jóvenes con nuevos vientos
No hay que ver para crecer
Objetivo: llegar a la cima
Del laboratorio a la realidad
Matemática jugada
En honor a los bisabuelos
La originalidad como marca registrada
¿Quién fue San Valentín?
¡Andate al río!
Cazá los brolis y terminá en la nocturna
Volvió el carnaval
Desarrolladores de videogames se juegan la vida desde Santa Fe
Los hijos de Malvinas
Momento de hacer rancho aparte
Juntadas taringueras: la tribu virtual cara a cara
¡Hacete cargo!
¿Cuál es tu blog?
O sea que somos amigos
ARCHIVOS ESPECIALES
Mi primera vez... debut sexual: crecer y que el momento llegue
¿Quién es Germina Campos?
Espacio de arte
Somos Folclore
Archivo Informes 2006
Participación joven
Desde las tablas, historias para explorar
Te doy una mano
Vacaciones con amigos
Fuga al verde
Cosquín siempre deja historias en la piel
Una verdadera movida gourmet se cocina en Santa Fe
Oficios por transmisión vertical
Compartir ideas para transformar la realidad
La red social de la mente que te jaquea
Primavera + Amigos
Zoolidarios
Y vos ¿cuánto sabés sobre el sida?
Adrenalina sobre ruedas
TC 2000: Una fiesta a fondo
Una santafesina que vuelve al pago
La peña de la play: ¡Cada uno lleva su joystick!
Carreras que rompen el molde
Abre Bienal
Trabajos en la www
Herederos del oficio de Moreno
Pateando piedritas por los caminos
Payamédicos en Santa Fe: ¡¡¡La risa es algo serio!!!
La pottermanía con sede propia en Santa Fe
Sueños de Primera
Por amor al fútbol
Trabajo práctico: la crisis
Arte en el aire
Casa tomada por artistas
Avanzada femenina: Cuando ellas juegan los deportes “de ellos”
No te entiendo nada
Los equilibristas urbanos
Grandes logros, grandes ganadores
Clandestina, la comunidad del saber
El Centro de Artes Circenses en marcha
Tras los pasos de los hermanos Lumière
SIDA: lo importante es saber
Un plan B para la gripe A
Pasión por lo árabe
Estos son nuestros olímpicos
Los mejores Info Centrales de O sea '10
Visiones de la realidad
Silencio: Búhos en la cancha
Cambio... afuera
Manga y Animé: Japón despierta pasiones
La mesa de los nuevos escritores santafesinos
Q' lqra cmo scribims!*
¡Cuidado que quema!
Puestos a punto
Capacitados para trabajar
Archivo Informes 2007
 
Contactanos a
SEGUINOS EN
{agenda1} {agenda2} {agenda3}
SANTA FE - ARGENTINA