Oficios por transmisión vertical
Este informe reúne tres testimonios de chicos de nuestra ciudad que heredaron un oficio de sus padres. En estos relatos de vida se resume una tradición que, a pesar de que se fue perdiendo con el paso de los años y con la llegada de nuevas ocupaciones, en algunos perdura.
 
Notas relacionadas:
Trabajar en familia de canillitas
Cerrajera, como papá
La chispa adecuada
Y en el rock también
Muchos oficios se “cortaron”, se fueron dejando a un lado, o se perdieron, porque los jóvenes de hoy tienen la posibilidad de estudiar en la universidad y se forman en carreras para dedicarse luego a trabajos profesionales que realizan con títulos académicos. En algunos casos, de esta forma, se pierde aquel oficio que fue el sustento del hogar en el que crecieron, gracias al esfuerzo y el oficio de sus padres.

Esta realidad tiene dos caras. El rostro de la felicidad de esos padres que se “mataron” para ver progresar a sus hijos. Y el de la nostalgia por un oficio que se pierde, que no perdurará en el tiempo.

Cuando una ocupación no es transmitida de un padre a un hijo, o a un aprendiz, pasan a “cuarteles de invierno” experiencias intransferibles, habilidades trabajadas a lo largo del tiempo, las que forjaron objetos o servicios que supieron establecerce en la comunidad.

Pero no todas las historias tienen ese final. Por ello O sea rescata algunas de las experiencias de “transmisión vertical”, como decidimos llamarlas, en las que los jóvenes decidieron continuar con el oficio de sus padres; ya sea por necesidad o por vocación.

Tres historias verticales

Así fue como nos encontramos con Aldo Loinas (23), que heredó de su padre el oficio de la electricidad del automotor; con María Inés Francia (32), que tornea llaves en la cerrajería de su padre; y con Adrián Nuñez (24), más conocido como “El Negro”, que recorre las calles al grito de “El Litoraaal”, trepado a su bici como canillita.

Cada una de estas historias tiene sus matices. “El Negro”, además de vocear el diario y atender el kiosco de su padre desde los 13 años, es docente en una escuela y estudia Comunicación Social. “Con mi viejo colaboro y no estoy cien por cien involucrado en el trabajo”, asegura.

Distinto es el caso de María Inés, quien decidió continuar con la cerrajería de su padre tras estudiar Artes Visuales y obtener un título, ya que considera a este oficio como un arte. “Puede tener que ver con la herencia, pero para mí es un gusto, una elección, son las ganas de aprender y observar. Mientras estudiaba, mi papá me ayudó a soldar algunas cosas, a resolver algunas cuestiones de taller, de la carrera. Es un trabajo y es un gusto”, dice, con placer.

“Además pinto y por eso siento que estar en la cerrajería es cercano a lo que yo estudié. Pinto acrílico sobre tela, ahora en octubre tengo una muestra. Y bueno, me armo los bastidores acá en la cerrajería, porque estoy pintando telas grandes. Por eso digo que se vinculan la cerrajería con el arte. Si quisiera, podría trabajar en las escuelas dando clases y tener un horario diario de lunes a viernes, por eso digo que es una elección seguir el oficio de mi papá”, sentencia.

El taller de papá

Aldo tomó la posta de su padre y aprovechó además la posibilidad que la vida le presentó al poder capacitarse. “Apenas terminé los estudios secundarios, empecé mirándolo a él y con eso aprendí toda la parte práctica de lo que es este trabajo. Por otro lado, para formarme en la parte teórica realicé cursos de electricidad del automotor, audio y alarma. Es bueno complementar los conocimientos teóricos que te da el estudio con la parte práctica que vivís día a día en el taller”.

Cuándo terminaste la secundaria, ¿ya sabías que querías hacer lo mismo que tu papá?

Empecé primero la carrera de Ingeniería Informática y a medida que pasaba el tiempo me daba cuenta de que no era lo mío, no me gustaba, entonces me largué a hacer el curso de electricidad del automotor y cursos afines, como es el caso de alarmas, cierre y todo lo que es la parte de audio.

¿Cómo es trabajar con tu papá?

Al principio se hace difícil tener que estar todo el tiempo con tu viejo, pero nosotros nos llevamos bien, pese a algún que otro cruce que se puede producir por tener que estar tanto tiempo juntos. Desde mi experiencia es bueno trabajar con mi viejo, aprendo mucho.

¿Te ves trabajando con tus hijos?

Sí. Aparte, es muy bueno trabajar de forma independiente y tener de patrón a una persona de confianza. Sería muy lindo que si tengo hijos varones se dediquen a lo mismo que yo; poder enseñarles y que puedan aprender lo que a mí me enseñó mi viejo.

Cerrajera, ¡auxilio!

María Inés es conciente de lo que representa la tradición de un oficio. Y lo expresa con claridad conceptual: “Mis padres están contentos de que yo esté acá, que no se pierda la tradición, el conocimiento, la práctica; que se rescate. Hoy en día los oficios se están perdiendo, están clamando por volver; en las industrias y las fábricas escasean”.

¿Cómo consideras tu oficio de cerrajera?

Hay que tener en cuenta que es un servicio que se le presta a la gente. Es el servicio de ayudar a una persona que está complicada, que no puede entrar o salir de su casa, que no puede entrar al auto, o que está en apuros. Tiene que ver con las urgencias, con “salvar las papas”, con ayudar.

A este respecto, María Inés relata una anécdota que revela su función social: “Una emergencia muy particular que recuerdo es la de un señor que vino desesperado a pedirme que le abriera el auto, porque la señora había cerrado y se había quedado un bebé adentro, llorisqueado sin entender por qué sus papás estaban afuera ¡y él adentro! Situaciones así, muchísimas. Por eso decía que lo considero un servicio importante”.

“El Litoral, diariooo”

Para cerrar esta entrega vale destacar las palabras de “El Negro”, cuando responde a la pregunta sobre por qué decidió continuar con el oficio de canillita de su padre: “Para colaborar con él. Es su trabajo fijo y es el mayor ingreso en la familia. Yo no cobro sueldo como lo haría un peón. Y aparte, ¡gracias al trabajo, mi hermano y yo pudimos estudiar!”. 


Más info relacionada en El Litoral:
Más de 500 personas reciben capacitación en diversos oficios

Amor a la camiseta
Probar suerte y vivir del deporte
Encontraron una puerta abierta
Deseos compartidos
Alternativas para tratar de estar mejor
Compromisos de hoy para un mejor mañana
Colores para decir cosas
Verano en la city costera
Paintball, el juego de la guerra
Sembrando campitos de rugby en Santa Fe
Los tips del verano
Drogas, de eso sí se habla
Donde hay violencia no hay amor
Suban El PoTe... ¡grabando!
Dos de los jóvenes destacados en 2008 tienen la palabra
Antes de la música, los lutieres
Jóvenes mundiales
Una Actitud Solidaria, para acortar la brecha
¡No olvides tu desayuno!
Santafecine
Miles de santafesinos ya tienen su identidad digital
e-candidatos en Santa Fe
Vidas atravesadas por el arte
Que no te gane el miedo
¿Qué estás leyendo?
En julio también hay carnaval
Scouts: el gran juego de la vida
Jóvenes con nuevos vientos
No hay que ver para crecer
Objetivo: llegar a la cima
Del laboratorio a la realidad
Matemática jugada
En honor a los bisabuelos
La originalidad como marca registrada
¿Quién fue San Valentín?
¡Andate al río!
Cazá los brolis y terminá en la nocturna
Volvió el carnaval
Desarrolladores de videogames se juegan la vida desde Santa Fe
Los hijos de Malvinas
Momento de hacer rancho aparte
Juntadas taringueras: la tribu virtual cara a cara
¡Hacete cargo!
¿Cuál es tu blog?
O sea que somos amigos
ARCHIVOS ESPECIALES
Mi primera vez... debut sexual: crecer y que el momento llegue
¿Quién es Germina Campos?
Espacio de arte
Somos Folclore
Archivo Informes 2006
Participación joven
Desde las tablas, historias para explorar
Te doy una mano
Vacaciones con amigos
Fuga al verde
Cosquín siempre deja historias en la piel
Una verdadera movida gourmet se cocina en Santa Fe
Oficios por transmisión vertical
Compartir ideas para transformar la realidad
La red social de la mente que te jaquea
Primavera + Amigos
Zoolidarios
Y vos ¿cuánto sabés sobre el sida?
Adrenalina sobre ruedas
TC 2000: Una fiesta a fondo
Una santafesina que vuelve al pago
La peña de la play: ¡Cada uno lleva su joystick!
Carreras que rompen el molde
Abre Bienal
Trabajos en la www
Herederos del oficio de Moreno
Pateando piedritas por los caminos
Payamédicos en Santa Fe: ¡¡¡La risa es algo serio!!!
La pottermanía con sede propia en Santa Fe
Sueños de Primera
Por amor al fútbol
Trabajo práctico: la crisis
Arte en el aire
Casa tomada por artistas
Avanzada femenina: Cuando ellas juegan los deportes “de ellos”
No te entiendo nada
Los equilibristas urbanos
Grandes logros, grandes ganadores
Clandestina, la comunidad del saber
El Centro de Artes Circenses en marcha
Tras los pasos de los hermanos Lumière
SIDA: lo importante es saber
Un plan B para la gripe A
Pasión por lo árabe
Estos son nuestros olímpicos
Los mejores Info Centrales de O sea '10
Visiones de la realidad
Silencio: Búhos en la cancha
Cambio... afuera
Manga y Animé: Japón despierta pasiones
La mesa de los nuevos escritores santafesinos
Q' lqra cmo scribims!*
¡Cuidado que quema!
Puestos a punto
Capacitados para trabajar
Archivo Informes 2007
 
Contactanos a
SEGUINOS EN
{agenda1} {agenda2} {agenda3}
SANTA FE - ARGENTINA