TC 2000: Una fiesta a fondo
Si E=mc2, se puede decir que: los fierros+mujeres=TC2000. Y siguiendo con las fórmulas, TC2000=“fanáticos por los fierros haciendo cualquier cosa para entrar y poder ver en primera fila a sus corredores favoritos arriba de un auto”. Para no perder la línea: jóvenes=O Sea. Por eso te mostramos desde nuestra óptica cómo vivimos la carrera, con todas las fotos y notas "de este lado de la reja". Entrá a la galería de fotos
 
Notas relacionadas:
Palabra autorizada
Siguen los elogios
Impresiones del TC 2000
El TC 2000 hizo vibrar a Santa Fe
Santa Fe vivió este fin de semana una de esas fiestas que, hace algunos años, sólo se veían por televisión. Miles y miles de personas concurrieron a la zona del puerto para apreciar uno de los circuitos callejeros que propone el TC y para no ser menos que la F1, también estrenaron la modalidad “callejero nocturno”. 

A principios de la semana ya se empezaba a respirar aire de TC. La hotelería de la ciudad al 100% ocupada pregonaba una ciudad llena de turistas, gente que se acercaba desde todo el país para ver uno de los eventos deportivos más grandes que propone el calendario municipal a nivel local.

La escena
Promotoras, gorritas, banderas, choris, gaseosas, cervezas, heladeritas, escaleras y andamios dominaban la escena. Sí, se lee bien, la gente que precabidamente pensó que no iba a conseguir un lugar en la tribuna no tuvo mejor idea que llevarse andamios (como los que usan los albañiles) y armarlos en cercanías a la pista para poder ver la carrera sin mayores preocupaciones. En definitiva, se crearon su propio “Palco Vip” para recelos de algunos que sin tanta iniciativa cogoteaban en segunda o tercera fila de personas para pispear qué pasaba en pista. 

Otros, un tanto menos complicados pero con las mismas pretenciones, dispusieron de una escalera y tablas (en algunos casos) para conseguir el punto alto que necesitaban. Los más jóvenes, todavía con agilidades corporales, recurrieron diréctamente a la madre naturaleza y se treparon a los árboles. 

Los motores rugiendo a fondo, la mezcla entre el olor a caucho y aceite quemados y la velocidad a la que corrian los autos electrizaba a los espectadores y enloquecía a todos los presentes al punto de generar discusiones y cánticos entre tribunas. Uno que otro grito era destinado hacia aquellos que decidieron no pagar la entrada y se la rebuscaron en el techo de una casa o el balcón de un departamento para poder ver la carrera. Algunos se arrimaron y miraban desde atrás del alambrado perimetral del circuito, trepados a los monumentos, mástiles, canteros, bancos o lo que se encontraba más a mano.

Bellas palabras
Como en todas las carreras de automovilismo, ellas roban corazones, miradas, gritos y hasta suspiros de amor eterno. Algunas, más atractivas que los propios autos, se pasean inocentemente entre las tribunas generando más de un circo de ratones en la cabeza de los hombres. Sin embargo y aunque usted no lo crea, estas bellezas, las promotoras, tienen su mirada femenina: “el evento como fiesta es realmente sorprendente, asiste mucha gente y es muy lindo. Se puede disfrutar que es lo más copado. Entre la tribuna masculina te podes encontrar con cualquier cosa, algunos son respetuosos y te dicen piropos y otros directamente se zarpan”. Como no podía ser de otra manera, tenemos una galería sólo de ellas. Miralas acá

Proveedores imprescindibles
Un poco menos atractivos (sin contar un par de vendedoras que rompieron el esquema), pero de gran relevancia para el público, están los siempre adorados puestos de comida y bebida que te hacen zafar el momento cuando te quedaste sin cerveza, coca, hielo u otro suministro escencial.

Joaquín Chemes, encargado de uno de los sectores de venta, nos comentaba: “lo que más se vendió fue la gaseosa, sobre todo la de medio litro”. Confesó que en cuanto a público, la carrera de la noche fue más exitosa: “el pico de gente fue entre las 18 y las 23 cuando terminó la carrera (por el sábado). Hoy (por el domingo) hubo un poco menos de movimiento pero hay que ver, yo me quedo hasta que termine, tipo 15-15:30". 

Parece que algunos no dejaron de pasar la oportunidad y aprovecharon la carrera de noche para llevarse unos sillones, un tablón y disfrutar de una picada con una buena cerveza helada. Según Joaquín, “algunos empezaron la previa acá y después seguro la siguieron por ahí, inclusive el sábado muchos se quedaron hasta las 11 y otros siguiero tomando cerveza hasta vaya a saber que hora”. 

Sin dudas las carreras fueron la excusa perfecta para pasar un fin de semana lejos de la rutina. En familia o "con los pibes", todos supieron disfrutar de las ofertas (noche o día) que ofrecía el evento. El espíritu fierrero que proclama "buena onda" a pesar de las rivalidades, fue y seguirá siendo el toque de gracia que distuinge al TC 2000 del resto de los acontecimientos deportivos y lo convierte en una verdadera fiesta. 

Amor a la camiseta
Probar suerte y vivir del deporte
Encontraron una puerta abierta
Deseos compartidos
Alternativas para tratar de estar mejor
Compromisos de hoy para un mejor mañana
Colores para decir cosas
Verano en la city costera
Paintball, el juego de la guerra
Sembrando campitos de rugby en Santa Fe
Los tips del verano
Drogas, de eso sí se habla
Donde hay violencia no hay amor
Suban El PoTe... ¡grabando!
Dos de los jóvenes destacados en 2008 tienen la palabra
Antes de la música, los lutieres
Jóvenes mundiales
Una Actitud Solidaria, para acortar la brecha
¡No olvides tu desayuno!
Santafecine
Miles de santafesinos ya tienen su identidad digital
e-candidatos en Santa Fe
Vidas atravesadas por el arte
Que no te gane el miedo
¿Qué estás leyendo?
En julio también hay carnaval
Scouts: el gran juego de la vida
Jóvenes con nuevos vientos
No hay que ver para crecer
Objetivo: llegar a la cima
Del laboratorio a la realidad
Matemática jugada
En honor a los bisabuelos
La originalidad como marca registrada
¿Quién fue San Valentín?
¡Andate al río!
Cazá los brolis y terminá en la nocturna
Volvió el carnaval
Desarrolladores de videogames se juegan la vida desde Santa Fe
Los hijos de Malvinas
Momento de hacer rancho aparte
Juntadas taringueras: la tribu virtual cara a cara
¡Hacete cargo!
¿Cuál es tu blog?
O sea que somos amigos
ARCHIVOS ESPECIALES
Mi primera vez... debut sexual: crecer y que el momento llegue
¿Quién es Germina Campos?
Espacio de arte
Somos Folclore
Archivo Informes 2006
Participación joven
Desde las tablas, historias para explorar
Te doy una mano
Vacaciones con amigos
Fuga al verde
Cosquín siempre deja historias en la piel
Una verdadera movida gourmet se cocina en Santa Fe
Oficios por transmisión vertical
Compartir ideas para transformar la realidad
La red social de la mente que te jaquea
Primavera + Amigos
Zoolidarios
Y vos ¿cuánto sabés sobre el sida?
Adrenalina sobre ruedas
TC 2000: Una fiesta a fondo
Una santafesina que vuelve al pago
La peña de la play: ¡Cada uno lleva su joystick!
Carreras que rompen el molde
Abre Bienal
Trabajos en la www
Herederos del oficio de Moreno
Pateando piedritas por los caminos
Payamédicos en Santa Fe: ¡¡¡La risa es algo serio!!!
La pottermanía con sede propia en Santa Fe
Sueños de Primera
Por amor al fútbol
Trabajo práctico: la crisis
Arte en el aire
Casa tomada por artistas
Avanzada femenina: Cuando ellas juegan los deportes “de ellos”
No te entiendo nada
Los equilibristas urbanos
Grandes logros, grandes ganadores
Clandestina, la comunidad del saber
El Centro de Artes Circenses en marcha
Tras los pasos de los hermanos Lumière
SIDA: lo importante es saber
Un plan B para la gripe A
Pasión por lo árabe
Estos son nuestros olímpicos
Los mejores Info Centrales de O sea '10
Visiones de la realidad
Silencio: Búhos en la cancha
Cambio... afuera
Manga y Animé: Japón despierta pasiones
La mesa de los nuevos escritores santafesinos
Q' lqra cmo scribims!*
¡Cuidado que quema!
Puestos a punto
Capacitados para trabajar
Archivo Informes 2007
 
Contactanos a
SEGUINOS EN
{agenda1} {agenda2} {agenda3}
SANTA FE - ARGENTINA