Acrobacias sobre tela
Isabel Ruiz (21 años). Practica tela desde hace 4 años. En realidad vi en El Birri a una pareja que hizo un espectáculo, unos artistas que venían de Rosario y me quedé shockeada, me encantó. Me generó un montón de cosas y dije, ¡yo quiero hacer eso! Y comencé a averiguar si acá en Santa Fe había donde aprender.
 
Volver:
Arte en el aire



Y en realidad, no había mucho, venía una chica de Rosario al Taller del Creador y dictaba unas clases intensivas, donde no se aprendía mucho, porque eran dos o tres horas y eran muy caros. Y es una disciplina en la que tenés que tener un seguimiento intensivo. Pero en dos horas o tres hacías lo que podías. Después seguí tomando clases con diferentes personas.

—¿Qué entrenamiento tenés que tener básicamente? ¿Venías de alguna otra disciplina, de la danza, la gimnasia o arrancaste con esto de una?

—Yo arranqué con esto, pero ahora que doy clases se nota la gente que tiene alguna actividad previa, danza, yoga o la gimnasia deportiva.

—¿Dónde surge la acrobacia en tela?

—El origen de la tela, en realidad viene de los yoghis orientales, que usaban la soga indiana, una cuerda para meditar y pasaban muchísimo tiempo en esas posiciones y la tela se hizo una adaptación de eso.

Cada vez más personas se animan a practicar este arte, a partir de que tiene una mayor proyección. La verdad, tuvo mucha popularidad a partir del Circo de Susana el año pasado y con la novela de Natalia Oreiro, es como que la gente empezó a interesarse, hubo un boom que sirvió para impulsar esto.

—¿Dónde te desempeñás habitualmente?

—Se trabaja mucho en eventos, cumpleaños de 15, casamientos, fiestas. El año pasado yo estuve en el ciclo Costanera Fiesta, de la Municipalidad, para fin de año. Y hace unas semanas en el desfile de la Asociación Comerciantes de Aristóbulo del Valle.

—Se tiene una salida laboral, no es puramente artístico.

—Yo doy clases y por ahí, las personas que nos capacitamos en esto sabemos que no cualquiera puede dar clases, esta es una disciplina que implica cierto grado de riesgo y sin embargo, hay personas que toman unas pocas clases y se largan a dictar clases, y en esto no se puede ser improvisado.

—¿Hay algún límite de altura para trabajar?

—No, límites no hay. Puede ser que en 4 ó 5 metros se limite un poco lo que se puede desarrollar de la rutina, no tenés tanta libertad de movimiento. A mayor altura, mayor libertad de movimientos.

—Condición inapelable es no tener miedo a las alturas.

—¡No! Yo tenia vértigo a las alturas, asé que lo recomiendo a quienes quieren librarse de esa fobia a las alturas.

—¿En qué consiste el entrenamiento? ¿Tenés que levantar tu propio peso sólo con los brazos?

—Tiene que ser bien completo, tiene que haber un buen calentamiento, que sea fuerza con estiramientos, porque las lesiones pueden ser musculares, no solamente te podes caer. Es bastante fuerte. Siempre les decimos a quienes toman clases por primera vez “acordate que mañana te van a doler músculos que no sabías siquiera que existían. No te vas a poder ni rascar la cabeza del dolor”. Pero son sólo las primeras clases, a medida que uno empieza a hacer un trabajo más progresivo pasa. Es una cuestión de continuidad y se nota mucho el parar. Cuesta bastante arrancar otra vez y llegar a un nivel de resistencia. Se le llama resistencia a poder pasar más tiempo sobre la tela, controlando bien la respiración, poder mantenerte el mayor tiempo posible en la tela disfrutando y que no sea una tortura.

—¿Hay alguna tela en particular que se utilice por la resistencia?

—Se utiliza mucho el acetato deportivo, que de un lado es opaco y del otro brilloso, y eso estéticamente queda hermoso en una presentación. También se usa el jersey, que es opaco y más elástico, lo que lo hace un poco mas difícil de manejar, por lo que se recomienda para personas que vienen hace un tiempo trabajando con tela. Cuando hacés los escapes, las caídas, al ser una tela elástica, demanda más destreza en el manejo del cuerpo. Para comenzar, siempre se recomienda el acetato. Y se usan en general unos 20 metros de tela.

—¿Cuánta gente llegaste a tener en un taller?

—20 ó 30 personas, por lo que nos organizamos con otra chica, porque lo ideal son 10 personas por taller, para que sea bien personalizado.

—¿Qué promedio de edad se interesa por esta actividad?

—De todas las edades. Hay nenas chiquitas y gente de más de 40 años, adolescentes... No hay ningún impedimento salvo poder moverse con libertad y no tener lesiones... ¡porque el miedo se supera! Y no hay que frustrarse. Hay personas que tienen ciertas capacidades, que a lo mejor no hicieron nada en su vida, pero tienen facilidad. Hay personas que ya tienen un conocimiento previo del manejo del cuerpo por la danza o la gimnasia y ves que tienen más habilidades porque ya tienen la noción de su propio cuerpo. Y hay personas que están un mes para aprender a trepar, entonces a esas personas hay que machacarles que no se frustren. Yo soy un ejemplo de que hay que perseverar, porque me enredaba en algunos trucos puntuales. Siempre terminaba enredada en la tela. No hay otra clave, es práctica.

—Como artista ¿que buscás alcanzar con tu disciplina?

—Yo busco una fusión de la danza y la acrobacia aérea. Para esto, dije, ¿que le puedo sumar? Hice danza, actualmente estoy haciendo yoga, se abrió el panorama para generar una fusión de todo y un complemento. Si sólo haces danza aérea es muy lindo, muy estético, pero creo que se trata de una ffusiónde las dos cosas, un contraste entre lo tranqui con la cuestión de la tensión, para romper con la gracia de la danza y hacer una acrobacia, algo que genere adrenalina.

—¿Te ves dentro de varios años siguiendo con esta disciplina?

—Siiiiiii, espero tener canas y estar colgada de la tela. Lo bueno de esto es que se puede hacer al aire libre, no te encerrás en un ggimnasioy tiene todas las características de un deporte. Al aire libre es hermoso. Vas con gente, el mate... de pronto estás entrenando y se hace un circulo de gente que se queda a mirar.

—¿Qué recomendaciones das para el que quiere empezar?

—¡Que empiece! Que se anime. Y a medida que avancen, que no pierdan las clases y una vez que estén decididos, que se compren su tela, para poder practicar. Es una inversión, el acetato está alrededor de 12 ó 13 pesos el metro de tela.

—¿Te hacen el chiste fácil de “vivís colgada” o “sos una colgada”?

—Hay varias frases que ya las etiquetamos como célebres porque siempre que estamos entrenando en el Parque Federal, a la altura del Kennel- pasan los camiones con los obreros de la construcción y es “colgate de ésta”, o estas siempre colgada... la inventiva no se detiene.

—Quiero que me cuentes cual fue la sensación la primera vez que lograste un escape y estuviste conforme con tu desempeño.

—¡Felicidad! ¡No me cabía la sonrisa en la cara!

—¿Y el primer aplauso?

—Es increíble ver las cabecitas mirando, el aplauso, que vengan y te digan que les encantó y “yo quiero hacer eso”.


Amor a la camiseta
Probar suerte y vivir del deporte
Encontraron una puerta abierta
Deseos compartidos
Alternativas para tratar de estar mejor
Compromisos de hoy para un mejor mañana
Colores para decir cosas
Verano en la city costera
Paintball, el juego de la guerra
Sembrando campitos de rugby en Santa Fe
Los tips del verano
Drogas, de eso sí se habla
Donde hay violencia no hay amor
Suban El PoTe... ¡grabando!
Dos de los jóvenes destacados en 2008 tienen la palabra
Antes de la música, los lutieres
Jóvenes mundiales
Una Actitud Solidaria, para acortar la brecha
¡No olvides tu desayuno!
Santafecine
Miles de santafesinos ya tienen su identidad digital
e-candidatos en Santa Fe
Vidas atravesadas por el arte
Que no te gane el miedo
¿Qué estás leyendo?
En julio también hay carnaval
Scouts: el gran juego de la vida
Jóvenes con nuevos vientos
No hay que ver para crecer
Objetivo: llegar a la cima
Del laboratorio a la realidad
Matemática jugada
En honor a los bisabuelos
La originalidad como marca registrada
¿Quién fue San Valentín?
¡Andate al río!
Cazá los brolis y terminá en la nocturna
Volvió el carnaval
Desarrolladores de videogames se juegan la vida desde Santa Fe
Los hijos de Malvinas
Momento de hacer rancho aparte
Juntadas taringueras: la tribu virtual cara a cara
¡Hacete cargo!
¿Cuál es tu blog?
O sea que somos amigos
ARCHIVOS ESPECIALES
Mi primera vez... debut sexual: crecer y que el momento llegue
¿Quién es Germina Campos?
Espacio de arte
Somos Folclore
Archivo Informes 2006
Participación joven
Desde las tablas, historias para explorar
Te doy una mano
Vacaciones con amigos
Fuga al verde
Cosquín siempre deja historias en la piel
Una verdadera movida gourmet se cocina en Santa Fe
Oficios por transmisión vertical
Compartir ideas para transformar la realidad
La red social de la mente que te jaquea
Primavera + Amigos
Zoolidarios
Y vos ¿cuánto sabés sobre el sida?
Adrenalina sobre ruedas
TC 2000: Una fiesta a fondo
Una santafesina que vuelve al pago
La peña de la play: ¡Cada uno lleva su joystick!
Carreras que rompen el molde
Abre Bienal
Trabajos en la www
Herederos del oficio de Moreno
Pateando piedritas por los caminos
Payamédicos en Santa Fe: ¡¡¡La risa es algo serio!!!
La pottermanía con sede propia en Santa Fe
Sueños de Primera
Por amor al fútbol
Trabajo práctico: la crisis
Arte en el aire
Casa tomada por artistas
Avanzada femenina: Cuando ellas juegan los deportes “de ellos”
No te entiendo nada
Los equilibristas urbanos
Grandes logros, grandes ganadores
Clandestina, la comunidad del saber
El Centro de Artes Circenses en marcha
Tras los pasos de los hermanos Lumière
SIDA: lo importante es saber
Un plan B para la gripe A
Pasión por lo árabe
Estos son nuestros olímpicos
Los mejores Info Centrales de O sea '10
Visiones de la realidad
Silencio: Búhos en la cancha
Cambio... afuera
Manga y Animé: Japón despierta pasiones
La mesa de los nuevos escritores santafesinos
Q' lqra cmo scribims!*
¡Cuidado que quema!
Puestos a punto
Capacitados para trabajar
Archivo Informes 2007
 
Contactanos a
SEGUINOS EN
{agenda1} {agenda2} {agenda3}
SANTA FE - ARGENTINA