Los hijos de Malvinas
O sea reunió a cinco hijos de ex combatientes de la Guerra de Malvinas de Santa Fe. Fue en el Centro que funciona en Pedro Vittori al 4.200. Hablaron de todo y reafirmaron su sentimiento por la “cultura malvinera” y por la patria. Sólidos conceptos políticos y de identidad nacional.
 
Notas relacionadas:
El compañero de los actos
Solidarios
Irresponsabilidad de la Junta Militar
Legado: amor por Malvinas
Nacieron y se criaron escuchando de boca de sus padres esos relatos -a veces dolorosos- sobre la Guerra de Malvinas. Son hijos de ex combatientes santafesinos del conflicto bélico con Inglaterra destadado en 1982 por las islas del Atlántico Sur. Más tarde los acompañaron a los actos, desfiles y reuniones. Cuando nace la intimidad del hogar son ellos los testigos de esos ojos, esas manos y esos silencios. Hoy, los hijos de los ex combatientes son hombres y adolescentes, y tienen una opinión formada y un punto de vista sobre la historia viva.

Por ello, este 2 de Abril, Día del Veterano y de los Caídos en la Guerra de Malvinas (conmemorado desde 2003, por ley 25.370), O sea pretende homenajear a los ex combatientes desde los testimonios de sus hijos, los hijos de Malvinas.

El lugar de encuentro fue el Centro de Ex Soldados Combatientes de Malvinas Santa Fe, ubicado en Pedro Vittori 4282 de la capital provincial. Hasta allí llegaron cinco hijos de Malvinas: los hermanos Yesica (19), Facundo (10) y Víctor (14) Taborda, hijos del ex soldado Ignacio Taborda; Leonel Carrasco (15), hijo del ex soldado Mario Carrasco; y Héctor Ríos (h), que lleva el mismo nombre que su padre y concurrió con su bebé en brazos.

Luego de las presentaciones O sea ingresó al lugar y tras formar un circulo con sillas en uno de los salones rodeado de fotos de Malvinas, comenzó la conversación. En el relato de los hijos de estos tres ex soldados de Malvinas se pretende sintetizar el espíritu de cada uno de los 180 veteranos de guerra de Santa Fe.

¿Qué significa Malvinas para ustedes?

Yésica Taborda (19). Son nuestras, a pesar de que no se hayan podido recuperar. Ese territorio significa vidas que se perdieron. Es un símbolo que hoy se está tratando de recuperar.

Víctor Taborda (14). Para mí Malvinas es una palabra que es poseedora. Tiene un lugar y un tiempo, ahora no podemos estar ahí.

Leonel Carrasco (15). Además de sentir una gran atracción por esa palabra, ya que mi padre ha estado en la guerra que lleva ese nombre, y peleando por esas islas, me parece que es una palabra muy importante.

Héctor Ríos (23). Malvinas para mí es una palabra que me da mucho dolor, por no poder vivirla con nuestros derechos, como argentinos. Son nuestras, pero me traen mucho dolor. Es una cuenta pendiente.

Facundo Taborda (10). Para mí Malvinas significa paz, gloria; pero lo que más me da pena son los soldados que no pudieron regresar a sus casas con sus familias.

¿Cómo viven ustedes los actos por Malvinas?

Leonel. En la escuela nos piden trabajos teóricos, nos hacen juntar para poder expresar qué sentimos nosotros y cómo lo sentimos en un acto; y poder homenajear así a quienes estuvieron en la guerra.

Facundo. Todos me preguntan qué había pasado, y yo me siento muy alegre de tener a mi papá conmigo, con vida, no como otras familias que se sienten muy tristes.

¿Ustedes se conocían antes de este encuentro?

Héctor. A mi amigo (señala a Facundo) lo conozco desde hace poco tiempo y reconozco en él que está pasando por lo que pasé yo antes. Ahora estoy muy ocupado en mi trabajo en la policía, pero hasta hace dos o tres años yo hacía lo mismo -cuenta. Respecto de la cultura malvinera, me la impuso mi papá, mi familia, ésta familia, que somos el Centro de Ex Combatientes. Entre nosotros nos queremos como hermanos, ellos son mis primos y yo los quiero a todos por igual. La cultura malvinera me la impuso mi papá, mi educación, mi casa. Cuando yo iba a la escuela no le daban mucha importancia a Malvinas. A la hora de cantar la Marcha a las Malvinas sentía incomodidad porque era el único que la sabía. Sentía que no le daban el respeto que le tienen que dar.

¿Cómo le transmiten a sus amigos esta “cultura malvinera”?

Leonel. A los adolescentes no les llama mucho la atención el tema, pese a que es muy importante. En mi caso, yo puedo conversar sobre el tema más específicamente con los profesores de la institución (escuela Z. Gollán). Al ser adultos les importa más el tema.

¿Por qué creen que a los chicos no les atrae saber sobre Malvinas?

Víctor. Porque para mí ellos no guardan respeto y no le dan la importancia de lo que fue Malvinas.

Leonel. En realidad, no saben lo que sucedió, y todo lo que significa para nosotros y para los ex combatientes.

¿Ellos lo ven como la historia que conocen a través de los libros y ustedes la viven?

Héctor. Tal cual. Para ellos es como agarrar un libro de historia que al chico le molesta tener que estudiar para la escuela. Se perdieron muchos valores patrióticos, de todos los ámbitos, de Malvinas y de otros temas.

¿Cómo reaccionan sus amigos y compañeros cuando les piden un trabajo sobre Malvinas y ustedes cuentan que sus padres estuvieron en la guerra?

Héctor. Cuando yo iba a la escuela eso llamaba poderosamente la atención, pero en el momento nomás, nada más que eso.

Leonel. A algún que otro chico le interesa que le cuentes, por pura curiosidad. En varias oportunidades ha ido mi padre a dar charlas explicativas en los actos escolares en conmemoración al 2 de Abril y los chicos no estaban muy interesados, sino que eran los profesores quienes demostraban interés sobre el tema.

¿Cómo ven la causa por Malvinas de aquí al futuro?

(Un silencio nunca antes vivido durante la charla congela el momento por un instante que pareció como el paso lento de un témpano. Algunas miradas hacia el suelo).

¿Qué significa este silencio?

Leonel. En este momento los ex combatientes llevan adelante reclamos a nivel nacional. Entre ellos, están pidiendo el resarcimiento histórico desde el año 1982. Me parece que es justo que se los otorgue, pero el gobierno lo rechaza permanentemente y ni siquiera lo analiza.

¿Alguno de ustedes conoce las islas Malvinas?

No (responden todos).

¿Desean viajar a Malvinas?

Héctor. Yo iría, pero con mi papá, solo no iría por respeto a él. Mi padre es sobreviviente del hundimiento del crucero General Belgrano, él no pisó Malvinas, le encantaría, pero no puede ir.

Víctor. Cuando estoy en vacaciones o durante un tiempo libre se me cruza por la mente qué podría ser si yo viajo a Malvinas, cómo será, qué es lo que hay allá.

Facundo. A mí también se me cruza por la cabeza saber qué hay allá, a mí también me gustaría ir pero con mi papá, porque para mí es una falta de respeto si no voy con mi viejo.

Leonel. Yo no sé si iría. Si iría viajaría acompañado por mi papá, pero no sé si a mi papá le gustaría porque él nunca pisó las islas pero tiene amigos enterrados en el Cementerio de Malvinas y creo que le dolería mucho ir.

Yésica. Me encantaría viajar alguna vez.

¿Cómo es el homenaje que le rinden ustedes a sus padres cada 2 de Abril?

Héctor. Con el orgullo que tengo porque mi viejo es ex combatiente de Malvinas, el homenaje que yo le brindo es todos los días, con el respeto hacia él, hacia ellos, hacia todos. Lo siento cuando los veo a cada uno de ellos que me muero por ganas de abrazarlos siempre.

Víctor. Para mí saber que mi viejo fue a la guerra de Malvinas, que participó con valentía y volvió, que está bien, es un homenaje increíble. Me siento muy orgulloso de ser su hijo. Un día para ellos hay que festejarlo, porque es un solo día de reconocimiento que les dan.

Leonel. Me parece que es un respeto, un reconocimiento que le doy todos los días de su vida, pese a que se festeja un solo día al año se realizan actos en todo el país.

Facundo. Yo siempre lo acompaño a todos lados, me gusta tenerlo siempre al lado mío, todo para estar con él, porque se lo festeja un solo día al año, pero es siempre.

Héctor. Con el respeto de la opinión de mis compañeros, yo creo que por eso falla el patriotismo, por el hecho de que sólo los días patrios nos acordamos de la bandera. Creo que todos los días debemos mirar el mástil y poner la bandera, por Malvinas y por la patria. Falla el patriotismo, por eso nadie se acuerda del 2 de Abril.

¿A qué se quieren dedicar cuando sean grandes?

Yesica. Estoy estudiando Gestión Empresaria en un instituto que tiene un convenio con el Centro de Ex Combatientes. Es una gran ayuda que nos dan.

Víctor. Quiero estudiar para ser ingeniero en computación y técnico de reparación, pero no estoy seguro.

Leonel. Yo voy a estudiar abogacía.

Facundo. A mí me gustaría seguir la misma carrera que mi papá: ser colectivero y jugar a la pelota como él. Me gustaría hacer lo mismo que hace él para ver cómo se siente.

Héctor. En mi caso soy el “loco patriótico”, mi viejo me dejó esa cultura y hoy soy policía. Tal vez yo no voy a cambiar la policía pero voy a ser un patriota más, pedí el pase a Bomberos porque me encanta ayudar a la gente, a mi país, y defender los valores. Es hermoso rescatar a alguien o el policía que tiene presencia y ayuda a la gente como corresponde. Tengo la “sangre azul” y me gusta la justicia. Yo sé que no voy a cambiar solo esto, pero soy “el loco por mi patria” y voy a ayudar para que todo salga bien porque hay muchos valores que se perdieron, y sé que solo no lo voy a hacer, pero hay que empezar.

Tras la conversación cada uno de los hijos de Malvinas ayudó a ordenar las sillas plásticas que se apilaron en un rincón como quien ordena su casa, y se retiraron. En otro rincón había bolsas con ropa donada que iba a ser distribuída en la zona de la costa a los inundados. Las puertas del Centro de Ex Combatientes se cerraron. El cartel de la puerta “Las Malvinas son argentinas” donde posaron para la foto resume el espíritu que vibró durante el encuentro.

Amor a la camiseta
Probar suerte y vivir del deporte
Encontraron una puerta abierta
Deseos compartidos
Alternativas para tratar de estar mejor
Compromisos de hoy para un mejor mañana
Colores para decir cosas
Verano en la city costera
Paintball, el juego de la guerra
Sembrando campitos de rugby en Santa Fe
Los tips del verano
Drogas, de eso sí se habla
Donde hay violencia no hay amor
Suban El PoTe... ¡grabando!
Dos de los jóvenes destacados en 2008 tienen la palabra
Antes de la música, los lutieres
Jóvenes mundiales
Una Actitud Solidaria, para acortar la brecha
¡No olvides tu desayuno!
Santafecine
Miles de santafesinos ya tienen su identidad digital
e-candidatos en Santa Fe
Vidas atravesadas por el arte
Que no te gane el miedo
¿Qué estás leyendo?
En julio también hay carnaval
Scouts: el gran juego de la vida
Jóvenes con nuevos vientos
No hay que ver para crecer
Objetivo: llegar a la cima
Del laboratorio a la realidad
Matemática jugada
En honor a los bisabuelos
La originalidad como marca registrada
¿Quién fue San Valentín?
¡Andate al río!
Cazá los brolis y terminá en la nocturna
Volvió el carnaval
Desarrolladores de videogames se juegan la vida desde Santa Fe
Los hijos de Malvinas
Momento de hacer rancho aparte
Juntadas taringueras: la tribu virtual cara a cara
¡Hacete cargo!
¿Cuál es tu blog?
O sea que somos amigos
ARCHIVOS ESPECIALES
Mi primera vez... debut sexual: crecer y que el momento llegue
¿Quién es Germina Campos?
Espacio de arte
Somos Folclore
Archivo Informes 2006
Participación joven
Desde las tablas, historias para explorar
Te doy una mano
Vacaciones con amigos
Fuga al verde
Cosquín siempre deja historias en la piel
Una verdadera movida gourmet se cocina en Santa Fe
Oficios por transmisión vertical
Compartir ideas para transformar la realidad
La red social de la mente que te jaquea
Primavera + Amigos
Zoolidarios
Y vos ¿cuánto sabés sobre el sida?
Adrenalina sobre ruedas
TC 2000: Una fiesta a fondo
Una santafesina que vuelve al pago
La peña de la play: ¡Cada uno lleva su joystick!
Carreras que rompen el molde
Abre Bienal
Trabajos en la www
Herederos del oficio de Moreno
Pateando piedritas por los caminos
Payamédicos en Santa Fe: ¡¡¡La risa es algo serio!!!
La pottermanía con sede propia en Santa Fe
Sueños de Primera
Por amor al fútbol
Trabajo práctico: la crisis
Arte en el aire
Casa tomada por artistas
Avanzada femenina: Cuando ellas juegan los deportes “de ellos”
No te entiendo nada
Los equilibristas urbanos
Grandes logros, grandes ganadores
Clandestina, la comunidad del saber
El Centro de Artes Circenses en marcha
Tras los pasos de los hermanos Lumière
SIDA: lo importante es saber
Un plan B para la gripe A
Pasión por lo árabe
Estos son nuestros olímpicos
Los mejores Info Centrales de O sea '10
Visiones de la realidad
Silencio: Búhos en la cancha
Cambio... afuera
Manga y Animé: Japón despierta pasiones
La mesa de los nuevos escritores santafesinos
Q' lqra cmo scribims!*
¡Cuidado que quema!
Puestos a punto
Capacitados para trabajar
Archivo Informes 2007
 
Contactanos a
SEGUINOS EN
{agenda1} {agenda2} {agenda3}
SANTA FE - ARGENTINA