Paintball, el juego de la guerra
Estás agazapado detrás de una madera que fue castigada por mucha pintura, sol y agua durante un largo tiempo. El corazón se acelera, del otro lado, alguien te busca para dejarte fuera de combate. Sentís la presión en el pecho. Te aferrás al único elemento que puede sacarte de esa situación, tu arma de gas comprimido. La respiración se vuelve tu enemiga, con los nervios te agitás y se te empaña la máscara reglamentaria. Perdés visibilidad, suben las pulsaciones. Hay que tomar una decisión: salir a buscar a tu enemigo o esperar el enfrentamiento y dejar el pleito en manos de la “puntería”.
 
Notas relacionadas:
Paintball en Santa Fe
Anécdotas: Muñe se fue a la bosta
Mi experiencia Paintball
Reglas del Paintball
Se escuchan disparos y rebotes de pintura en tu escondite, ya te localizaron. De pronto, un silencio aterrador que te hace hervir la sangre. Están viniendo. La adrenalina corre por tu cuerpo, tensás los músculos, tu mente se bloquea por un segundo, un golpe en las costillas, una mancha de pintura amarilla, con las manos arriba gritás: “baja” y salís caminando al costado de la cancha, pensando en la estrategia para ganar el próximo round. Bienvenidos a la guerra, bienvenidos al Paintball.

El juego consiste en el enfrentamiento de dos equipos que se divierten aprendiendo a defenderse y con el objetivo de manchar al contrincante con una bola de pintura disparada por un arma de aire comprimido. De allí el nombre inglés paint (pintura) ball (bola). El jugador que es alcanzado por una “bala” y sufre una mancha de pintura biodegradable, queda fuera de competencia hasta el inicio del otro round.

Juegos modernos

Jugar a la escondida fue, probablemente, uno de los entretenimientos más comunes de la infancia. Hacerlo en una quinta con muchos árboles o en una fábrica abandonada por la noche, le daba un plus, generaba adrenalina y siempre era mejor. El Paintball es un juego similar pero mucho más eficaz y potente para aquellos amantes de esas sensaciones de adrenalina.

Muñe, cantante de la banda santafesina Butumbaba, también ha sido parte de este juego hace un tiempo atrás y cuenta que “se asemeja mucho a los juegos de la infancia cuando jugábamos a policías y ladrones, es muy bueno”, dice, mientras recuerda su paso por un viejo campo.

La situación de cumplir el rol de soldado como en una guerra es una experiencia que no puede ser contada. Si no se prueba no se sabe con qué se esta lidiando. Es como pedirle a alguien que nunca conoció el fuego que sienta el calor. A ese punto llega esta nueva modalidad de juego.

El Muñe relata que “se arman estrategias y dependiendo los objetivos que se plantee el equipo es como te van eliminando y vas quedando fuera del juego. A veces es derrocar a todo el equipo contrario, otras veces te tocan y perdiste, es adrenalina pura”, señala riéndose de sus propias andanzas.

Reglas básicas

Las reglas cambian según la modalidad de juego. Sin embargo, existen reglas universales e inmodificables. La primera de ellas es no sacarse la máscara durante la partida o dentro del recinto de juego. Eso equivale a descalificación en la ronda y si la falta es grave pueden sacarte del juego.

Existen otras cuestiones del juego implícitas como, por ejemplo, en el caso de tener que atacar por la espalda a un enemigo no hace falta dispararle, si llegás a tocarlo sin que se de cuenta, pedís la baja para no lastimarlo con un disparo a corta distancia.

En cuanto a la batalla, es obligatorio darse por “baja” cuando una bola de pintura alcanza cualquier parte del cuerpo, inclusive cuando rozan los dedos con que se sostiene el arma. De esto se infiere que cuando uno levanta el arma con sus brazos y se da por muerto, los contrincantes deben cesar el “fuego” inmediatamente.

Pablo Merlo es un jugador experimentado que hizo sus bases en Estados Unidos y nos cuenta sobre uno de los elementos fundamentales del juego: las máscaras. “Cuando se juega siempre es preferible tener máscaras térmicas para que no se empañen los vidrios. Existen tres tipos: las comunes, las “Antifog” (antiniebla) y las “Termal”. La diferencia entre estas dos últimas es que si usás la Antifog y hay condiciones climáticas desfavorables se puede empañar, en cambio la Termal tiene vidrio térmico, no se empaña nunca”. 

Un entrenamiento de "Aves de rapiña"



En Santa Fe


Este juego es elegido para divertirse, pero también lo practican empresarios y equipos de trabajo para aprender a trabajar en equipo, desarrollar liderazgos y estrategias.

Exequiel Baiche (22 años), cuenta cómo surgió la idea de traer el Paintball a Santa Fe, quiénes lo pueden practicar, cómo se juega.

¿Quiénes son los que más practican este deporte?

—No hay un límite de edad. El público es muy amplio en ese sentido. Nuestro lema con respecto a eso es que lo pueden practicar chicos de 10 años hasta chicos de 100 años. Concurre gente de todas las edades, e incluso las empresas lo utilizan para fomentar el trabajo en equipo entre sus empleados. También asisten padres e hijos y se los ve jugar como amigos y actuar en equipo.

¿Cómo se va enganchando la gente?

—La gente se engancha porque a pesar de ser un deporte extremo es muy seguro y la cuota de adrenalina que nos brinda el paintball es única, es una sensación inexplicable.

¿Cómo nació tu pasión por el Paintball?

—Lo practiqué varias veces y en distintos escenarios, fue así que adquirí el espíritu del Paintball. 




Amor a la camiseta
Probar suerte y vivir del deporte
Encontraron una puerta abierta
Deseos compartidos
Alternativas para tratar de estar mejor
Compromisos de hoy para un mejor mañana
Colores para decir cosas
Verano en la city costera
Paintball, el juego de la guerra
Sembrando campitos de rugby en Santa Fe
Los tips del verano
Drogas, de eso sí se habla
Donde hay violencia no hay amor
Suban El PoTe... ¡grabando!
Dos de los jóvenes destacados en 2008 tienen la palabra
Antes de la música, los lutieres
Jóvenes mundiales
Una Actitud Solidaria, para acortar la brecha
¡No olvides tu desayuno!
Santafecine
Miles de santafesinos ya tienen su identidad digital
e-candidatos en Santa Fe
Vidas atravesadas por el arte
Que no te gane el miedo
¿Qué estás leyendo?
En julio también hay carnaval
Scouts: el gran juego de la vida
Jóvenes con nuevos vientos
No hay que ver para crecer
Objetivo: llegar a la cima
Del laboratorio a la realidad
Matemática jugada
En honor a los bisabuelos
La originalidad como marca registrada
¿Quién fue San Valentín?
¡Andate al río!
Cazá los brolis y terminá en la nocturna
Volvió el carnaval
Desarrolladores de videogames se juegan la vida desde Santa Fe
Los hijos de Malvinas
Momento de hacer rancho aparte
Juntadas taringueras: la tribu virtual cara a cara
¡Hacete cargo!
¿Cuál es tu blog?
O sea que somos amigos
ARCHIVOS ESPECIALES
Mi primera vez... debut sexual: crecer y que el momento llegue
¿Quién es Germina Campos?
Espacio de arte
Somos Folclore
Archivo Informes 2006
Participación joven
Desde las tablas, historias para explorar
Te doy una mano
Vacaciones con amigos
Fuga al verde
Cosquín siempre deja historias en la piel
Una verdadera movida gourmet se cocina en Santa Fe
Oficios por transmisión vertical
Compartir ideas para transformar la realidad
La red social de la mente que te jaquea
Primavera + Amigos
Zoolidarios
Y vos ¿cuánto sabés sobre el sida?
Adrenalina sobre ruedas
TC 2000: Una fiesta a fondo
Una santafesina que vuelve al pago
La peña de la play: ¡Cada uno lleva su joystick!
Carreras que rompen el molde
Abre Bienal
Trabajos en la www
Herederos del oficio de Moreno
Pateando piedritas por los caminos
Payamédicos en Santa Fe: ¡¡¡La risa es algo serio!!!
La pottermanía con sede propia en Santa Fe
Sueños de Primera
Por amor al fútbol
Trabajo práctico: la crisis
Arte en el aire
Casa tomada por artistas
Avanzada femenina: Cuando ellas juegan los deportes “de ellos”
No te entiendo nada
Los equilibristas urbanos
Grandes logros, grandes ganadores
Clandestina, la comunidad del saber
El Centro de Artes Circenses en marcha
Tras los pasos de los hermanos Lumière
SIDA: lo importante es saber
Un plan B para la gripe A
Pasión por lo árabe
Estos son nuestros olímpicos
Los mejores Info Centrales de O sea '10
Visiones de la realidad
Silencio: Búhos en la cancha
Cambio... afuera
Manga y Animé: Japón despierta pasiones
La mesa de los nuevos escritores santafesinos
Q' lqra cmo scribims!*
¡Cuidado que quema!
Puestos a punto
Capacitados para trabajar
Archivo Informes 2007
 
Contactanos a
SEGUINOS EN
{agenda1} {agenda2} {agenda3}
SANTA FE - ARGENTINA