La pottermanía con sede propia en Santa Fe
Son la generación Harry Potter. Crecieron junto con el personaje de J. K. Rowling y hoy presencian con un dejo de tristeza el final de la saga cinematográfica, aunque todos ellos son fanáticos de la versión literaria. Se buscaron, se encontraron por las redes sociales y se reunieron para recrear la magia potteriana en Santa Fe.
 
La historia es la historia de casi todos los héroes. J.K. Rowling sabe contar historias, pero también las sabe escribir. Como novela de aventuras Harry Potter reúne todos los ingredientes: acción, intriga, suspenso, humor, y más tarde romance. A ello se suma la progresión no sólo en complejidad argumental, sino en evolución psicológica de los personajes protagónicos, en la medida que avanza la saga. Como novela de fantasía contiene el imprescindible sentido de la maravilla. Combina recurrentes y antiguos elementos mágicos y personajes mitológicos con otros totalmente nuevos creados por la autora, o vistos desde una óptica totalmente original. Tal es el caso de los elfos domésticos, tan distantes de la soberbia y belleza de Elrond y Galadriel, pero igualmente cautivantes, los gnomos que invaden los jardines de las casas de los magos y que es preciso retirar mediante el simpático proceso de desgnomización, la reinterpretación extraordinariamente divertida del mito de la mandrágora, y todo ese conjunto de elementos que recrean el mundo mágico de Hogwart: los cuadros y fotos móviles y traviesos, los fantasmas-padrinos de cada Casa, etc. Y por último la más llamativa de todas las creaciones de J. K. Rowling, el famoso juego de quidditch, el fútbol de los magos que se juega montado en escobas voladoras con 7 jugadores por equipo y 4 pelotas muy singulares. 

J. K. Rowlins se erige como heredera indudable de Tolkien, refrescando el género fantástico, y hechizando a miles de lectores en el mundo, la generación Potter: chicos que crecieron junto al joven mago de anteojos y cicatriz de rayo en la frente. 

Uno de los nuestros 

Por estos días, esos jóvenes están reventando las salas de cine para ver el adiós a la historia de los tres amigos Harry, Hermione y Ron. Y si bien podría tratarse de un fenómeno cultural más y sólo de números que rompen récords de taquilla y ventas en librerías, quienes estudian el fenómeno dan cuenta de algo mucho más profundo que marcó a los jóvenes que si bien son parte de la Generación Y (nacidos entre 1980 y 1994), su apego al héroe de ficción los ha llevado a ser llamados Generación Harry Potter. 

Con Harry Potter se produce una identificación proyectiva. La edad de quienes se conectan con esta historia es en plena preadolescencia, 11 ó 12 años, porque encuentran en él un ícono con quién identificarse, a quién seguir. Potter no tiene La Fuerza de Luke Skywalker ni el protagonismo de Superman. De hecho, es un niño con anteojos, vergonzoso, tímido con las chicas, y tan acertadamente común y corriente que el fenómeno de la proyección se hace universal: cualquier joven puede ser Harry Potter. Y como si eso no bastara, el aspecto emocional de esa edad en que todo parece confuso e importante también está cubierto. Potter encarna un héroe vulnerable, emocional, que siente miedo, pero finalmente vence. 

Un grupo de estos chicos se planteó seriamente reponerse al fin de la saga, y generar otro espacio donde poder disfrutar y compartir la pasión por esa historia. Utilizando las redes sociales coordinaron un encuentro en el mundo real, mientras esperaban el estreno de la última entrega de la película. En Santa Fe, la magia estuvo teñida de mates y galletitas. Entre disfraces, carteles y varitas, conversaron con Osea para abrirnos las puertas del mundo encantado de Harry Potter. 

De esta manera, nace la página Harry Potter Santa Fe Fans en Facebook, desde donde hicieron la convocatoria para la reunión preestreno. 

Todos los asistentes, en una ruidosa entrevista colectiva, coincidieron en que no había motivos para que Santa Fe no tuviera su propia sede de potterfanáticos. 

“Si por estos días anda todo el mundo con la cara pintada y las remeras de su selección de fútbol por la Copa América, no veo ningún problema en encontrar a algunos otros ‘raros’ como yo, que quieran andar por el shopping con una varita en la mano”, comenta riéndose Iván, de 19 años, que asistió con su hermanito de 6. 

—¿Cómo surge armar el grupo en Facebook? 

Sofi Torres, creadora de la página —Surge por las dudas que teníamos sobre cuándo iban a estrenar la peli y para ver qué pasaba. Inició como una protesta y terminó siendo como una página en la que nos juntamos personas que tenemos algo en común. 

—¿Cómo sigue ahora? 

Sofi —La idea es que a través de la página sigamos juntos y que no se corte y no se termine con las películas lo que se creó ahora, porque el fanatismo de Potter sigue estando. Aunque termine mañana, que siga estando en todos los que crecimos viendo Harry Potter. Una de las razones por las que nos juntamos un día antes del estreno de la película es para vivir este momento con alegría porque mañana seguramente nos vamos a sentir muy tristes, porque sabemos que esa magia de ver las películas de Potter por primera vez no va a estar más. 

Iván—Es como que se te muera un amigo. Si bien podés volver a releer los libros, ya no es lo mismo, no tiene la sorpresa o la emoción que te genera desconocer qué va a pasar en la historia. De todos modos, la autora creó un foro donde se van a volcar más datos en historias sueltas como para darle otro ámbito y que no termine acá esto. Es un universo muy rico, y toda la parte de la historia precedente de Harry, la precuela, también es muy rica. 

—Se dice que gracias a esta saga muchos chicos que no leían se volcaron a la lectura, ustedes ¿son fanáticos de los libros o de las películas? 

Agustina Beney, 20 años — Mi madrina me regaló el primer libro para un cumpleaños. Y lo leí entero y me empezó a gustar y para mi cumpleaños mi mamá siempre me regala los libros. Cuando se estrenó la primera película me llevó a verla mi abuela, creo que tenía 11 años. Seguía la información de cuándo salían por el diario y también porque cada libro tiene en la solapa cuándo va a salir el siguiente. 

Sofi Torres— Primero vi la primera película y de ahí empecé a leer los libros. No los tengo todos, me faltan el 2 y el 3 porque cuando fui más grande ya estrenaban la 4 y quería leer los libros antes de ver las películas entonces hacía eso, leía el libro y después veía la peli.
El grupo completo de fans— ¡De los dos! si empezabas por la peli, después querías los libros y si tenías los libros, ¡querías ver la peli! 

—¿Y tienen otras cosas de la saga o relacionadas con la historia? 

Agustina—Sí, tengo dos libros, uno que es de las criaturas mágicas y otro de fábulas que se relacionan con el tema porque aparecen en la película 7 y el de las criaturas que explica algunos personajes de los libros. No tengo películas. Una vez quise los muñequitos que salieron pero no me los compraron, pero tengo uno que compré en una feria de artesanos. 

Sofi—Tengo libros de hechizos que no están explicados en los libros, un manual de cómo jugar al quiddich, otro de las criaturas mágicas y otro que explica el mundo mágico. Si no leíste los libros, estos tienen detalles que sirven para entender más las películas. Tengo las películas y tengo además la banda de sonido de la cinco. No la escucho sino que tiene un valor de colección. 

—Si tuvieran que elegir ¿prefieren las películas o los libros? 

Todos—Los libros, porque te dan más para imaginar. El que más me gustó fue el uno porque era como descubrir una historia totalmente distinta. Además son más completos que las películas. 

La puerta de un mundo mágico 

En la desordenada entrevista grupal -con batucada de fondo-, todos los fans santafesinos coincidieron en que el libro de Rowling fue la puerta de entrada para seguir leyendo a diversos autores. Recomiendan la lectura de los libros antes de llegar a las versiones cinematográficas, pero por sobre todo, destacan la influencia de esta historia en sus vidas. La generación Potter se asoma ahora al mundo adulto, igual que los personajes de la saga en film. Probablemente sepan mantener el fuego mágico de la pasión por las historias fantásticas. 

Amor a la camiseta
Probar suerte y vivir del deporte
Encontraron una puerta abierta
Deseos compartidos
Alternativas para tratar de estar mejor
Compromisos de hoy para un mejor mañana
Colores para decir cosas
Verano en la city costera
Paintball, el juego de la guerra
Sembrando campitos de rugby en Santa Fe
Los tips del verano
Drogas, de eso sí se habla
Donde hay violencia no hay amor
Suban El PoTe... ¡grabando!
Dos de los jóvenes destacados en 2008 tienen la palabra
Antes de la música, los lutieres
Jóvenes mundiales
Una Actitud Solidaria, para acortar la brecha
¡No olvides tu desayuno!
Santafecine
Miles de santafesinos ya tienen su identidad digital
e-candidatos en Santa Fe
Vidas atravesadas por el arte
Que no te gane el miedo
¿Qué estás leyendo?
En julio también hay carnaval
Scouts: el gran juego de la vida
Jóvenes con nuevos vientos
No hay que ver para crecer
Objetivo: llegar a la cima
Del laboratorio a la realidad
Matemática jugada
En honor a los bisabuelos
La originalidad como marca registrada
¿Quién fue San Valentín?
¡Andate al río!
Cazá los brolis y terminá en la nocturna
Volvió el carnaval
Desarrolladores de videogames se juegan la vida desde Santa Fe
Los hijos de Malvinas
Momento de hacer rancho aparte
Juntadas taringueras: la tribu virtual cara a cara
¡Hacete cargo!
¿Cuál es tu blog?
O sea que somos amigos
ARCHIVOS ESPECIALES
Mi primera vez... debut sexual: crecer y que el momento llegue
¿Quién es Germina Campos?
Espacio de arte
Somos Folclore
Archivo Informes 2006
Participación joven
Desde las tablas, historias para explorar
Te doy una mano
Vacaciones con amigos
Fuga al verde
Cosquín siempre deja historias en la piel
Una verdadera movida gourmet se cocina en Santa Fe
Oficios por transmisión vertical
Compartir ideas para transformar la realidad
La red social de la mente que te jaquea
Primavera + Amigos
Zoolidarios
Y vos ¿cuánto sabés sobre el sida?
Adrenalina sobre ruedas
TC 2000: Una fiesta a fondo
Una santafesina que vuelve al pago
La peña de la play: ¡Cada uno lleva su joystick!
Carreras que rompen el molde
Abre Bienal
Trabajos en la www
Herederos del oficio de Moreno
Pateando piedritas por los caminos
Payamédicos en Santa Fe: ¡¡¡La risa es algo serio!!!
La pottermanía con sede propia en Santa Fe
Sueños de Primera
Por amor al fútbol
Trabajo práctico: la crisis
Arte en el aire
Casa tomada por artistas
Avanzada femenina: Cuando ellas juegan los deportes “de ellos”
No te entiendo nada
Los equilibristas urbanos
Grandes logros, grandes ganadores
Clandestina, la comunidad del saber
El Centro de Artes Circenses en marcha
Tras los pasos de los hermanos Lumière
SIDA: lo importante es saber
Un plan B para la gripe A
Pasión por lo árabe
Estos son nuestros olímpicos
Los mejores Info Centrales de O sea '10
Visiones de la realidad
Silencio: Búhos en la cancha
Cambio... afuera
Manga y Animé: Japón despierta pasiones
La mesa de los nuevos escritores santafesinos
Q' lqra cmo scribims!*
¡Cuidado que quema!
Puestos a punto
Capacitados para trabajar
Archivo Informes 2007
 
Contactanos a
SEGUINOS EN
{agenda1} {agenda2} {agenda3}
SANTA FE - ARGENTINA