Pasión por lo árabe
Yasid tiene ya 10 años de vida y este aniversario los encuentra en uno de sus mejores momentos. Premios a nivel regional, nacional e internacional coronan estos festejos. Transmiten su pasión en este informe de O Sea.
 
El salón de la Academia Santafesina de Danzas Árabes Yasid queda en 12 de Octubre y Teniente Loza. Insertos en barrio Yapeyú luchan con más que vivir en un barrio tan alejado del centro de la ciudad, los obstáculos que muchas veces les presentan desafíos para superarse tienen que ver principalmente con la falta de apoyo económico con que cuentan cuando en ocasiones representan a la ciudad, a la provincia o al país en competencias en las que, como reconocimiento a su esfuerzo, obtienen premios importantes.

Entre sus últimos galardones fueron reconocidos en octubre del año pasado en una competencia regional con primeros puestos en varias de las coreografías que presentaron. Este escalón les abrió las puertas para participar del campeonato argentino y en Buenos Aires también hicieron suceso.

La profesora, y fundadora de la academia, Joana Belén obtuvo el máximo puntaje en baile individual en un solo de dervake en esta competencia. A través de un sitio web, un comité que organiza este tipo de eventos en Uruguay se contactó con Yasid para invitarlos a participar de un encuentro en Punta del Este. Presentaron seis coreos, en cinco lograron el primer puesto, en una salieron segundos. Ganaron además dos de los tres trofeos que se entregaron por mejor coreografía incluyendo a todas las danzas que participaron de la competencia -un solo de dervake de Joana y una coreo de dabke mixto-. En abril fueron invitados a participar en una competencia igual pero en la localidad de Salto y Joana fue invitada como jurado para esa competencia.
Hasta aquí los laureles.



¿Cómo fue el principio?

Joana Belén (24 años) fundó su propia academia de danzas árabes impulsada por su tío, quien además es director de la institución. A los 14 cumplió el sueño de muchos: dedicarse a lo que más le gusta con la pasión y entrega que la tarea exige.

“Empecé a los 9 en el Sirio Libanés, que era un lugar donde se podía aprender el folklore. Después vi a Zaida, que es la mejor bailarina del país, y me gustó el estilo bellydance. Empecé a averiguar donde enseñaba y era muy chica asi que comencé a viajar a Buenos Aires y aprender bellydance. Bailé 10 años en el Sirio Libanés y después de eso me dediqué en exclusivo al bellydance”, cuenta.

La historia de las chicas y chicos que van por primera vez a su academia no es muy diferente. Walter Benegas, de 17, llegó al grupo por sugerencia de su papá “en estos grupos no hay muchos hombres así que hace unos años empecé desde abajo con bailes cortos para no mostrar tanto mis errores hasta llegar a lo que es ahora que crecimos mucho y hacemos cosas más complejas”.

Walter toca el dervake “es un instrumento de percusión que es el que hace que la odalisca pueda moverse. En un principio me ponían música y yo acompañaba pero hacía cosas que no tenían nada que ver. En la práctica uno va afinando más el oído y aprende tocando”.

Araceli admiraba a Shakira, imitaba sus pasos frente al espejo. “Al principio me daba la re vergüenza porque yo creía que bailaba bien, pero la verdad es que lo que yo hacía no tenía nada que ver”.

Una cuestión de “estilo”

Las danzas árabes incluyen diferentes tipos de bailes. También hay lugares donde es posible aprender más lo tradicional y otros donde se enseña la danza de la odalisca. En ocasiones hay gimnasios o salones donde se mezclan distintos tipos de bailes y es posible aprender árabe, salsa, tango, etc.

Yasid se dedica en mujeres casi exclusivamente al bellydance -danza de la odalisca o del vientre-, las mujeres también hacen un poco de folklore y los hombres además de bailar aprenden a tocar instrumentos típicos como el dervake y el daf.

“Cuando vas a bailar no es sólo para el hombre, también se hace para la mujer y para los niños”, aclara Joana. Es que en ocasiones se enfrentaron a la idea de que las mujeres que bailan lo hacen para exhibir su cuerpo. Yasid lucha contra esa idea y además busca que sus alumnos se interesen también por la cultura árabe y por comprender la forma de vida que tienen.

Cómo se vibra la competencia

Joana intenta sacar presión. Todo está listo para subir a escena. “Les digo que no importa si ganan o pierden, el tema es que lo disfruten y eso a uno le transmite más que un traje super brilloso y de lujo”.

“Los nervios te consumen, te quedás pensando si te falta algo o no si te salió bien el paso si le gusta a la gente. Los profe nos decían que es un baile más, pero no es tán así. En un principio yo quería pensar de esa manera, pero después no es tán fácil manejar los nervios”, dice Walter de 17.

Araceli lo vive con piel de gallina “cuando estás ahí y vivís toda esa emoción y estás con el grupo y se forma una amistad es hermoso. Cuando los jueces ven el esfuerzo que hiciste y lo valoran es hermoso”.

¿Por qué sí?

Walter dice que lo que más le gusta de bailar es que se desconecta de todo “tenés tus problemas y decís bueno voy a bailar para sacarme esto de la cabeza. Yo lo que quiero es seguir adelante con esto y si se puede terminar siendo algo más que un alumno”.

“Incluso no me gustaría aprender otro tipo de baile, vas a un boliche y aprendes otras cosas pero como danza me parece que la árabe es la que más me gusta” dice.

Araceli fue creciendo con el baile “a mi siempre me llamaba lo vaga, pero después me fui dando cuenta que era algo que me gustaba hacer y lo siento me gusta mucho. Ahora entonces no falto nunca y me gusta porque es lindo”.

Para Joana la clave está en el equilibrio entre la técnica y el carisma. “Son dos cosas importantes, bailar bien te da seguridad en el escenario y a partir de ahí podés disfrutar lo que hacés. Cuando siento que logro eso con los chicos me doy cuenta que vamos bien. Ellos muestran su baile, lo pasan bien, quienes los ven reconocen que son buenos y siento que no podemos pedir más”.

Fruta amarga

No todo fueron mieles en estos diez años, en ocasiones hasta se pensó en bajar las persianas por falta de presupuesto. Pero la lucha para sostener la academia es un compromiso de los profes, los alumnos y las familias que se suman para sostener la estructura.

“Hemos tenido situaciones de competencia donde nos descalificaron porque la alumna era gorda y no era estético al gusto de la gente” recuerda Joana. “Pero la cultura árabe tiene también como tradición que la bailarina árabe tiene que ser gordita porque eso habla bien del esposo que la alimenta bien. Para bailar no hay que ser delgado, como vas a mover la panza si no tenés un cuerpo acorde” remarca.

Pasión y esfuerzo

“Sostener este tipo de espacios es un trabajo de muchos. Además de lo que los papás hacen para ayudar están otras actividades, hacemos rifas y vendemos de todo para juntar el dinero porque hay que financiar no sólo los viajes, también están los trajes y muchas otras cosas para las que necesitamos plata” comenta Joana.

“Atrás mío está un director, mi hermana y mi mamá haciendoles trajes a los chicos, que diseñan y arman y el apoyo de algunos papás que ayudan en un montón de cosas, con ideas o con trabajo. Hay muchas personas que sugieren ideas y que hacen que la academia se mueva como hasta ahora” reconoce agradecida.
Amor a la camiseta
Probar suerte y vivir del deporte
Encontraron una puerta abierta
Deseos compartidos
Alternativas para tratar de estar mejor
Compromisos de hoy para un mejor mañana
Colores para decir cosas
Verano en la city costera
Paintball, el juego de la guerra
Sembrando campitos de rugby en Santa Fe
Los tips del verano
Drogas, de eso sí se habla
Donde hay violencia no hay amor
Suban El PoTe... ¡grabando!
Dos de los jóvenes destacados en 2008 tienen la palabra
Antes de la música, los lutieres
Jóvenes mundiales
Una Actitud Solidaria, para acortar la brecha
¡No olvides tu desayuno!
Santafecine
Miles de santafesinos ya tienen su identidad digital
e-candidatos en Santa Fe
Vidas atravesadas por el arte
Que no te gane el miedo
¿Qué estás leyendo?
En julio también hay carnaval
Scouts: el gran juego de la vida
Jóvenes con nuevos vientos
No hay que ver para crecer
Objetivo: llegar a la cima
Del laboratorio a la realidad
Matemática jugada
En honor a los bisabuelos
La originalidad como marca registrada
¿Quién fue San Valentín?
¡Andate al río!
Cazá los brolis y terminá en la nocturna
Volvió el carnaval
Desarrolladores de videogames se juegan la vida desde Santa Fe
Los hijos de Malvinas
Momento de hacer rancho aparte
Juntadas taringueras: la tribu virtual cara a cara
¡Hacete cargo!
¿Cuál es tu blog?
O sea que somos amigos
ARCHIVOS ESPECIALES
Mi primera vez... debut sexual: crecer y que el momento llegue
¿Quién es Germina Campos?
Espacio de arte
Somos Folclore
Archivo Informes 2006
Participación joven
Desde las tablas, historias para explorar
Te doy una mano
Vacaciones con amigos
Fuga al verde
Cosquín siempre deja historias en la piel
Una verdadera movida gourmet se cocina en Santa Fe
Oficios por transmisión vertical
Compartir ideas para transformar la realidad
La red social de la mente que te jaquea
Primavera + Amigos
Zoolidarios
Y vos ¿cuánto sabés sobre el sida?
Adrenalina sobre ruedas
TC 2000: Una fiesta a fondo
Una santafesina que vuelve al pago
La peña de la play: ¡Cada uno lleva su joystick!
Carreras que rompen el molde
Abre Bienal
Trabajos en la www
Herederos del oficio de Moreno
Pateando piedritas por los caminos
Payamédicos en Santa Fe: ¡¡¡La risa es algo serio!!!
La pottermanía con sede propia en Santa Fe
Sueños de Primera
Por amor al fútbol
Trabajo práctico: la crisis
Arte en el aire
Casa tomada por artistas
Avanzada femenina: Cuando ellas juegan los deportes “de ellos”
No te entiendo nada
Los equilibristas urbanos
Grandes logros, grandes ganadores
Clandestina, la comunidad del saber
El Centro de Artes Circenses en marcha
Tras los pasos de los hermanos Lumière
SIDA: lo importante es saber
Un plan B para la gripe A
Pasión por lo árabe
Estos son nuestros olímpicos
Los mejores Info Centrales de O sea '10
Visiones de la realidad
Silencio: Búhos en la cancha
Cambio... afuera
Manga y Animé: Japón despierta pasiones
La mesa de los nuevos escritores santafesinos
Q' lqra cmo scribims!*
¡Cuidado que quema!
Puestos a punto
Capacitados para trabajar
Archivo Informes 2007
 
Contactanos a
SEGUINOS EN
{agenda1} {agenda2} {agenda3}
SANTA FE - ARGENTINA