Un chancho difícil de bajar del escenario
Fernando Belletti, 28 años, es parte del trío humorístico Difícil que el Chancho Chifle y un actor santafesino en potencia. Desde que tiene uso de razón siempre amo el teatro, formó parte de más de veinte obras y por estos días tiene un presente muy activo delante del telón.
 
Volver:
Desde las tablas, historias para explorar
¿Desde cuando haces teatro?

Empecé a hacer teatro en el año 1998.

¿Qué significa el teatro para vos?

Pienso que el teatro es una forma de vida. Es maravilloso poder ponerse en la piel de un personaje que tiene una historia, se viste de una manera, habla de un modo determinado. Al que le pasan ciertas cosas. Y a través de eso, lograr hacerte reír, emocionarte, pensar. Porque en definitiva el teatro no deja de ser una convención en base a una mentira. Alguien (el actor) que le cuenta algo a un espectador que sabe que eso no es real, pero que de un modo u otro, entra en el juego, se deja engañar. Le pasan cosas, lo moviliza.

¿Qué es subir arriba del escenario y transformarte en ese personaje?

Es mágico y siempre genera mucha adrenalina. En mi caso personal, siempre antes de salir a escena es inevitable sentir ese cosquilleo en la panza. Esos nervios. Pero una vez que estas sobre el escenario, la cosa cambia. Ahí dejo de ser Fernando y paso a ser el personaje que en ese momento me toca encarnar. Y por más que hagas varias funciones, todas las veces es distinto. Porque uno no es el mismo y el público tampoco. Sin embargo, más allá de que las épocas cambien el ritual del teatro es el mismo desde hace siglos. Y eso es lo mágico.


¿Te acordas cuándo fue que decidiste hacer teatro?

Ufff, desde que me acuerdo. Es que siempre me gustó. En la primaria era el típico pibe al que enganchaban en los actos para recitar algún poema o cantar algo con la guitarra, cuando la guitarra era más grande que yo. Después tengo recuerdos de contar historias en mi casa, emulando lo que veíamos en la tele con mi hermano. Por otro lado, antes no había tantos talleres de teatro por todos lados y menos para chicos. Recuerdo que un día descubrimos uno por el diario que lo daba Gustavo Nuñez. Mi vieja me inscribe, empiezo a ir y me encantaba, no faltaba nunca y una vez que enganché, no largue más.


¿Cuando eras pequeño soñabas con este presente arriba del escenario?

Si, puede ser. En definitiva es lo que me gusta y me da felicidad. Pero también uno a los sueños los va construyendo y caminando. Y el disfrute se da paso a paso. Mirá, con dos amigos, Ignacio y Rodrigo conformamos un trío humorístico que se llama DIFÍCIL QUE EL CHANCHO CHIFLE, el grupo está cumpliendo sus primeros cinco años. Pasamos por todo, radio, cine, teatro, escribimos para una revista de Paraná y ahora estamos haciendo pequeños micros de ficción para televisión en Canal 13. Escribimos, actuamos, editamos, producimos y dirigimos, todo lo que hacemos. Hacer el tipo de humor que a uno le gusta, con amigos con los que muchas veces basta con una mirada para entendernos y que eso a la gente le guste. Es parte de un gran sueño. Y cuando en el teatro uno encuentra el aplauso o que alguien se ríe de un chiste o una situación que vos escribiste y después viene y te lo comenta. La alegría que eso te genera es indescriptible y muy gratificante.

¿Te acordas cuando fuiste por primera vez al teatro?

No. Tengo un recuerdo muy puntual una vez de obra infantil a la que me llevo mi abuelo, de muy pequeño ahí en la sala del ex cine Garay creo, no se si habrá sido la primera vez. Pero es la primera en mi memoria ahora. Siempre deslumbrado y acompañado de esa sensación que te hace sentir “yo quiero hacer eso, yo quiero estar ahí”.

¿Cuántas obras de teatro hiciste?
Casualmente el otro día, me puse a revisar las obras que había hecho y fueron más de veinte. En catorce años, no esta nada mal. De las cuales, escribí unas cuatro. De las obras que interpreté la mayoría fueron comedias, por las que siento un gustito especial. Pero hay infantiles, dramas, grotesco, sainetes. Una gran variedad de géneros, lo que está bueno también porque te permite demostrar distintas facetas.

¿Qué obra te gustó más de todas las que hiciste?, ¿Por qué?
No se si hay una obra que me haya gustado más que otra. Uno las recuerda puntualmente porque las identificas con ciertos momentos de tu vida, o con distintos grupos o compañeros de elenco con los que disfrutaste una determinada experiencia. Pero cada una tuvo y tiene lo suyo. Cada una te genera algo distinto y eso no lo podes medir en una escala de valores.

¿Cuál fue la primera y qué papel protagonizaste?
La primera obra oficial y si querés “profesional” , porque la estábamos presentando formalmente y la gente pago una entrada para vernos fue “Miseria”, esta obra era una adaptación de una obra de autores uruguayos llamada “El Herrero y la muerte”. Y la historia era muy linda porque estaba basada en una antigua leyenda presente en distintas culturas donde un hombre de pueblo, en un duelo con la muerte, logra engañarla. Esta obra que te digo, la presentamos con el grupo de Gustavo Nuñez y se estrenó el 14 de noviembre de 1998. Mi personaje era justamente el de este herrero al que le decían “Miseria” que se burla de la muerte y del diablo.


¿Pensas que en este momento el teatro vuelve a resurgir?

Si,puede ser que ahora se le esté dando una mayor importancia a la cultura y con eso haya como un resurgimiento del teatro local. El público santafesino es bastante teatrero también. Lamentablemente muchas veces los artistas son rehenes de algunas gestiones que ponen trabas a la expresión creativa en aras de, por ejemplo, alguna obra que viene de afuera. Sin embargo, el arte siempre encuentra sus recovecos para manifestarse. Y por ahí en una sala perdida te encontras con alguna obrita de teatro, de casualidad, y ¡zas! Te movilizó como ninguna otra.


¿Hoy formas parte de alguna obra?
En una sola no. Actualmente estoy en cinco obras distintas. Acá en Santa Fe integro los elencos de “Cotillón”, una comedia en donde mi personaje es una especie de seductor, algo zarpado y bastante burdo llamado Fredy. Después estamos haciendo unas escenas de “La moribunda” de Alejandro Urdapilleta, allí interpreto a una mujer que es la hermana menor del personaje de Carolina Halsall. Un personaje bastante traumado y grotesco propio del teatro under de los 80, de aquel movimiento denominado el Parakultural. Este personaje es muy distinto a todos lo que suelo interpretar, no solo por ser una mujer, sino porque el lenguaje utilizado es bastante crudo que impacta en el espectador de manera especial. También encarno a Pendino, un personaje de “Sueño de Barrio”, una obra teatral que se viene presentando hace mucho tiempo basada en un cuento del genial y recordado Roberto Fontanarrosa. Y para junio estamos preparando el reestreno de “Cuando te mueras del todo” en donde interpreto a un hombre que mata a la mujer (o al menos eso cree) en complicidad de sus padres, su amante y un psicólogo. Todas estas obras son coordinadas y dirigidas por Darío Giles. Y en Paraná estamos presentando con un elenco de allá, “Yo con Vos” una obra infantil para toda la familia, en la que interpreto a un nene algo caprichoso que tiene un grupo de amigos con los cuales se divierten jugando y descubren el primer amor. A esto súmale los cortos humorísticos que estamos preparando con Los Chanchos para televisión y que se emiten los viernes entre las 10 y las 11:30 en Todo Lo Que Pasa por Canal 13. Como verás, bastante ecléctico, variado y entretenido.

¿Viajaste alguna vez mostrando tu arte?
Si, afortunadamente, no con todas pero con algunas de las obras que he interpretado hemos recorrido varias localidades tanto del interior de Santa Fe como de Entre Ríos.


¿Vivís del teatro, o haces otras cosas? ¿Se puede vivir de hacer teatro?

No todavía. Creo que si pudiera vivir del teatro, que en definitiva sería vivir de lo que me gusta, sería la panacea. Pero no hay que claudicar, yo creo firmemente en que cuando uno concentra fuertemente la energía en un deseo o en un sueño, de a poco las cosas se van encaminando o las piezas van encajando para que eso se cumpla. Lo importante, en definitiva es no traicionarse a uno mismo.


¿Recomendas la experiencia de hacer teatro?

Por supuesto, aquel que sienta la inquietud ¡adelante! Viene un poco con lo que decía antes, hay que prestarse un poco de atención a uno mismo y escucharse para sentir que es lo que queremos hacer. Por dónde queremos ir transitando la vida. Si todos pudiéramos hacer lo que nos gusta y cada uno se dejara llevar por su vocación seríamos todos más felices.
Amor a la camiseta
Probar suerte y vivir del deporte
Encontraron una puerta abierta
Deseos compartidos
Alternativas para tratar de estar mejor
Compromisos de hoy para un mejor mañana
Colores para decir cosas
Verano en la city costera
Paintball, el juego de la guerra
Sembrando campitos de rugby en Santa Fe
Los tips del verano
Drogas, de eso sí se habla
Donde hay violencia no hay amor
Suban El PoTe... ¡grabando!
Dos de los jóvenes destacados en 2008 tienen la palabra
Antes de la música, los lutieres
Jóvenes mundiales
Una Actitud Solidaria, para acortar la brecha
¡No olvides tu desayuno!
Santafecine
Miles de santafesinos ya tienen su identidad digital
e-candidatos en Santa Fe
Vidas atravesadas por el arte
Que no te gane el miedo
¿Qué estás leyendo?
En julio también hay carnaval
Scouts: el gran juego de la vida
Jóvenes con nuevos vientos
No hay que ver para crecer
Objetivo: llegar a la cima
Del laboratorio a la realidad
Matemática jugada
En honor a los bisabuelos
La originalidad como marca registrada
¿Quién fue San Valentín?
¡Andate al río!
Cazá los brolis y terminá en la nocturna
Volvió el carnaval
Desarrolladores de videogames se juegan la vida desde Santa Fe
Los hijos de Malvinas
Momento de hacer rancho aparte
Juntadas taringueras: la tribu virtual cara a cara
¡Hacete cargo!
¿Cuál es tu blog?
O sea que somos amigos
ARCHIVOS ESPECIALES
Mi primera vez... debut sexual: crecer y que el momento llegue
¿Quién es Germina Campos?
Espacio de arte
Somos Folclore
Archivo Informes 2006
Participación joven
Desde las tablas, historias para explorar
Te doy una mano
Vacaciones con amigos
Fuga al verde
Cosquín siempre deja historias en la piel
Una verdadera movida gourmet se cocina en Santa Fe
Oficios por transmisión vertical
Compartir ideas para transformar la realidad
La red social de la mente que te jaquea
Primavera + Amigos
Zoolidarios
Y vos ¿cuánto sabés sobre el sida?
Adrenalina sobre ruedas
TC 2000: Una fiesta a fondo
Una santafesina que vuelve al pago
La peña de la play: ¡Cada uno lleva su joystick!
Carreras que rompen el molde
Abre Bienal
Trabajos en la www
Herederos del oficio de Moreno
Pateando piedritas por los caminos
Payamédicos en Santa Fe: ¡¡¡La risa es algo serio!!!
La pottermanía con sede propia en Santa Fe
Sueños de Primera
Por amor al fútbol
Trabajo práctico: la crisis
Arte en el aire
Casa tomada por artistas
Avanzada femenina: Cuando ellas juegan los deportes “de ellos”
No te entiendo nada
Los equilibristas urbanos
Grandes logros, grandes ganadores
Clandestina, la comunidad del saber
El Centro de Artes Circenses en marcha
Tras los pasos de los hermanos Lumière
SIDA: lo importante es saber
Un plan B para la gripe A
Pasión por lo árabe
Estos son nuestros olímpicos
Los mejores Info Centrales de O sea '10
Visiones de la realidad
Silencio: Búhos en la cancha
Cambio... afuera
Manga y Animé: Japón despierta pasiones
La mesa de los nuevos escritores santafesinos
Q' lqra cmo scribims!*
¡Cuidado que quema!
Puestos a punto
Capacitados para trabajar
Archivo Informes 2007
 
Contactanos a
SEGUINOS EN
{agenda1} {agenda2} {agenda3}
SANTA FE - ARGENTINA