Compromisos de hoy para un mejor mañana
En Santa Fe hay varias instituciones que dedican su trabajo a la ayuda social. Algunas están afianzadas en la ciudad y otras están dando sus primeros pasos. “Hoy X Mañana” es una de ellas y trabaja con mamás de niños que presentan problemas de nutrición. Este informe intenta despertarnos a todos para ver que desde lo más pequeño podemos colaborar con una causa tan importante.
 
Notas relacionadas:
Ciudadanos comprometidos
Ana Ronchinotti tiene 26 años y es psicopedagoga, Elisa Gorosito tiene 31 años y es trabajadora social y Milagros Brun tiene 26 años y es licenciada en Relaciones Internacionales. Ellas tres son sólo una muestra de muchas otras jóvenes profesionales que trabajan en la fundación “Hoy X Mañana” en el barrio Roque Sáenz Peña, en la zona ubicada detrás del Regimiento 12 de Infantería.

A la fundación se acercaron, gracias a datos aportados por centros de salud y escuelas de la zona, un importante número de mamás con hijos pequeños en los que se detectaron problemas de alimentación. Estos problemas están entre nosotros más presentes de lo que pensamos, Milagros lo aclara de una: “Existe la idea de que la desnutrición o la problemática vinculada con esto pertenece a tierras lejanas donde se hablan otras lenguas y la realidad es que a pocas cuadras de avenida Freyre esto pasa todos los días y sucede no sólo la desnutrición sino también la malnutrición”.

Gracias al esfuerzo de quienes trabajan y colaboran con Hoy X Mañana, lograron crear el Centro de Prevención “Madre Teresa de Calcuta”. Allí es donde los profesionales trabajan la situación de estas madres y sus niños en un espacio que permite que las mujeres que hacia allí se acercan encuentren el modo de resolver los problemas que tienen sus hijos.

Pero las personas que sostienen este espacio comparten entre sí un llamado interior. “Empecé a trabajar en la fundación hace un año y medio, venía siguiendo la obra de el Dr. Albino (Fundación Conin) hace varios años y me pareció interesante poder sumarme y ayudar desde cualquier lugar, no sólo desde mi área profesional, creo que fue más bien vocacional”, dice Ana.

Para Elisa “cada día es un desafío en pos de fortalecer a las familias, entendiendo sus padecimientos y las dificultades por la que atraviesan. Llegar a su cotidianeidad, sus prácticas culturales, necesidades y proyectos. Brindar ayuda para descubrir su potencial, hacer crecer su autoestima y desarrollar su capacidad resiliente”.

No todo es plata

Quienes trabajan aquí para dar su aporte desarrollan programas que permiten abordar el problema de la nutrición y entienden que muchas veces el conflicto no tiene sólo una raíz económica.
Ana aborda con los niños diferentes áreas del desarrollo como ser lenguaje, motricidad y coordinación tanto desde la psicopedagogía como desde la estimulación temprana.

“A nivel profesional esta experiencia es muy enriquecedora, ya que desde mi lugar puedo colaborar con la madres para que los niños logren un buen desarrollo y puedan tener igualdad de condiciones frente a otros niños que han tenido otras oportunidades. A nivel personal este trabajo me ayuda a crecer como persona día a día”, asegura.

Elisa afirma que “podríamos pensar que en las madres y niños incluidos en el programa se dan denominadores comunes: familias con alto riesgo social, precariedad laboral, situaciones habitacionales deficientes, maternidad adolescente y vínculos familiares débiles”.

Milagros también tiene claro algo: “La idea del programa orientado surge de trabajar modificando pautas arraigadas en las mamás. Buscar que cambiando su concepto de sí mismas como mujeres y madres, puedan resignificar el vínculo con sus hijos en el amor desde la propia estimulación, y desde ahí modificar esa realidad.

En lo concreto, usan herramientas y se valen de técnicas más complejas y otras tan simples como transmitirles recetas para que mejoren su forma de cocinar, para aprender a jugar con sus niños, cómo cuidar su salud personal y la de sus pequeños; transmitir y compartir conocimientos que para muchos son moneda corriente pero que en otros espacios de interacción social se han ido perdiendo con el tiempo debido a la necesidad de resolver las urgencias de cada día.

Cuestiones comunes

¿Cómo se define si una familia precisa de estos programas de asistencia? Simple: la información les llega desde escuelas o centros de salud barriales. Trabajan principalmente con mamás y niños de los barrios del sur oeste de la ciudad, porque allí tienen su centro ubicado.

Ana explica que el denominador común que tienen las personas que se acercan a la fundación es el riesgo social. “Las condiciones de riesgo social inciden muchísimo sobre el desarrollo de los niños, sobre todo desde el lenguaje”, señala.

Elisa detalla que dirigen su acción a la red de apoyo social: “El trabajo específico con las madres en el tratamiento de temáticas que las involucran, permite llegar a través de ellas a toda su familia, con el fin de fortalecerla y acompañarla en la satisfacción de sus necesidades. La realización de talleres, como actividad generadora de espacios de encuentros reflexivos, de contención y diálogo, brindan momentos donde las madres pueden expresarse en un clima de confianza y distensión”.

Cómo se sostienen

Más allá del esfuerzo que realizan en lo personal y profesional, los miembros de “Hoy X Mañana”, de lo que las mamás que allí reciben asistencia también aportan para colaborar con ellos, hay quienes se suman con cuotas mensuales para ayudar a sostener este importante espacio.

Ocasionalmente han recibido ayuda del gobierno provincial y aún esperan algunas soluciones del municipio local. También aguardan respuestas de entidades internacionales en las que han presentado proyectos para poner en marcha otros objetivos que aún están en gestión.

Lo concreto es que la solidaridad, el amor y la sensibilidad hacia lo social son los factores más fuertes de este grupo humano. “La motivación principal es lo personal, lo sigo haciendo hasta hoy por eso, a mi me hizo muy feliz ver que podía matizar esto con mi carrera y desarrollar un perfil que no tenía pensado o visto”, señala Milagros.

Finalmente lanza el desafío: “La sensibilidad hacia lo social no es algo que viene genéticamente con uno, hay que estimular la participación ciudadana. Quien no ha pasado por esta experiencia no la conoce. A veces te dan ganas de dejar todo lo que empezaste, pero después te das cuenta de que también hay otros momentos que son de extrema felicidad, que hacen que valga la pena que uno se involucre con algo. Si sos una persona a la que le preocupa la desigualdad social, la pobreza, y no hacés nada para intervenir en eso aunque sea mínimamente entonces no aportas a la solución”.

Datos de contacto:

www.nutrirsantafe.org.ar
nutrirsantafe@gmail.com
4 de Enero 2363
Tel.: 4560813
Amor a la camiseta
Probar suerte y vivir del deporte
Encontraron una puerta abierta
Deseos compartidos
Alternativas para tratar de estar mejor
Compromisos de hoy para un mejor mañana
Colores para decir cosas
Verano en la city costera
Paintball, el juego de la guerra
Sembrando campitos de rugby en Santa Fe
Los tips del verano
Drogas, de eso sí se habla
Donde hay violencia no hay amor
Suban El PoTe... ¡grabando!
Dos de los jóvenes destacados en 2008 tienen la palabra
Antes de la música, los lutieres
Jóvenes mundiales
Una Actitud Solidaria, para acortar la brecha
¡No olvides tu desayuno!
Santafecine
Miles de santafesinos ya tienen su identidad digital
e-candidatos en Santa Fe
Vidas atravesadas por el arte
Que no te gane el miedo
¿Qué estás leyendo?
En julio también hay carnaval
Scouts: el gran juego de la vida
Jóvenes con nuevos vientos
No hay que ver para crecer
Objetivo: llegar a la cima
Del laboratorio a la realidad
Matemática jugada
En honor a los bisabuelos
La originalidad como marca registrada
¿Quién fue San Valentín?
¡Andate al río!
Cazá los brolis y terminá en la nocturna
Volvió el carnaval
Desarrolladores de videogames se juegan la vida desde Santa Fe
Los hijos de Malvinas
Momento de hacer rancho aparte
Juntadas taringueras: la tribu virtual cara a cara
¡Hacete cargo!
¿Cuál es tu blog?
O sea que somos amigos
ARCHIVOS ESPECIALES
Mi primera vez... debut sexual: crecer y que el momento llegue
¿Quién es Germina Campos?
Espacio de arte
Somos Folclore
Archivo Informes 2006
Participación joven
Desde las tablas, historias para explorar
Te doy una mano
Vacaciones con amigos
Fuga al verde
Cosquín siempre deja historias en la piel
Una verdadera movida gourmet se cocina en Santa Fe
Oficios por transmisión vertical
Compartir ideas para transformar la realidad
La red social de la mente que te jaquea
Primavera + Amigos
Zoolidarios
Y vos ¿cuánto sabés sobre el sida?
Adrenalina sobre ruedas
TC 2000: Una fiesta a fondo
Una santafesina que vuelve al pago
La peña de la play: ¡Cada uno lleva su joystick!
Carreras que rompen el molde
Abre Bienal
Trabajos en la www
Herederos del oficio de Moreno
Pateando piedritas por los caminos
Payamédicos en Santa Fe: ¡¡¡La risa es algo serio!!!
La pottermanía con sede propia en Santa Fe
Sueños de Primera
Por amor al fútbol
Trabajo práctico: la crisis
Arte en el aire
Casa tomada por artistas
Avanzada femenina: Cuando ellas juegan los deportes “de ellos”
No te entiendo nada
Los equilibristas urbanos
Grandes logros, grandes ganadores
Clandestina, la comunidad del saber
El Centro de Artes Circenses en marcha
Tras los pasos de los hermanos Lumière
SIDA: lo importante es saber
Un plan B para la gripe A
Pasión por lo árabe
Estos son nuestros olímpicos
Los mejores Info Centrales de O sea '10
Visiones de la realidad
Silencio: Búhos en la cancha
Cambio... afuera
Manga y Animé: Japón despierta pasiones
La mesa de los nuevos escritores santafesinos
Q' lqra cmo scribims!*
¡Cuidado que quema!
Puestos a punto
Capacitados para trabajar
Archivo Informes 2007
 
Contactanos a
SEGUINOS EN
{agenda1} {agenda2} {agenda3}
SANTA FE - ARGENTINA