Una verdadera movida gourmet se cocina en Santa Fe
En la ciudad hay un rumor de ollas, vapores y cuchillos que resuena incansable, cada vez con más fuerza. Se trata de los jóvenes que en los últimos años se volcaron (nunca mejor elegido el verbo) al apasionante estudio de la cocina.
 
Notas relacionadas:
Quiero picnic
Nico Delfor, el aprendiz del Gato Dumas
"Trato de enseñarles cómo comer en el día a día"
"Me interesé en la cocina al ver de los programas de TV"
"La cocina es una forma de dar cariño"
Movedizos como fideos a punto de hervor, interesados en aprender los secretos del oficio culinario, elaboran día a día sabrosos platos, buscan revistas o libros especializados y miran todos los programas de TV dedicados a la cocina, para aprender más sobre el encanto de preparar delicias y ver disfrutar a los otros cuando ese bocado humeante y colorido ingresa a su destino final.

“Empecé la cocina como un hobbie y ahora ya lo estoy tomando como algo profesional, quiero dedicarme a esto como una alternativa laboral”, dice Nicolás Izaguirre (37), que estudia cocina en un instituto privado de la ciudad. Sentada junto a Nicolás en una de las cocinas del instituto IGA, donde forjan su sueño, Eugenia Sologuestua (23) –que bien podría apellidarse “Sologusta”- agrega: “Después de haber estudiado varias carreras, encontré una deuda pendiente con la cocina. Es algo que hago desde chiquita. Provengo de una familia italiana que le da mucha importancia a reunirse en torno a la comida. Por eso digo que mi deuda pendiente era la de aprender con fundamentos lo que hago todos los días”, define Eugenia al comienzo de la charla con O sea.



Eugenia y Nicolás son dos de los cientos de estudiantes de cocina que hay en Santa Fe. Ellos se preparan para elevar el nivel del paladar de los santafesinos que todavía hoy concurren a los comedores de la ciudad en su mayoría por la “mila” con papas fritas, según cuenta Valeria Sharff, una joven cocinera que asesora a un restaurante y además es docente de cocina. Piden “¡milanesas y papas fritas!, lo aseguro porque trabajo todos los días para poder cambiar ese hábito. Trato de ofrecer una gama de platos gourmet y es muy difícil que el santafesino salga de la milanesa, papas fritas, pastas, pizza, pescado de río y picadas”.

¿Cómo incentivan a los comensales a que prueben un plato gourmet?

En el restaurante trabajamos con una gama de platos simples que no dejan de tener toques para asombrar a la gente, y lo logramos. Aunque admito que es muy difícil, pero de a poco vamos cambiando el hábito.

Quiero picnic

En la búsqueda por romper con esa monotonía que impera en el paladar de los santafesinos también están Inés Benavidez (33) y Valeria Aguilar (29). Estas jóvenes cocineras que estudiaron la carrera de Técnico en Gestión Gastronómica concretaron su sueño y montaron una pequeña empresa dedicada a ofrecer servicios de catering con buena cocina. Su toque distintivo creen que es la importancia que le dan “a la necesidad de cada cliente”.

Inés y Valeria explican su proyecto al que denominaron “Quiero picnic”: “Realizamos las propuestas gastronómicas junto a cada uno de los clientes, siempre apuntando a que el menú elegido se adapte perfectamente al tipo de reunión. Otra marca nuestra es que, al hacer algo que realmente nos gusta, eso se traduce mucho en la delicada presentación de los distintos productos. Y esto es lo que nuestros clientes primero nos ponderan al recibirnos en sus casas; luego, el sabor y la dedicación, además de que tratamos de ir innovando todo el tiempo y probando nuevos ingredientes, combinaciones y, por supuesto, siempre trabajando con mercadería fresca y de buena calidad”.

El alumno de cocina Nicolás Izaguirre también cuenta su proyecto que ya está regalando frutos. “Todavía no terminé la carrera y ya tengo ofertas y me contratan, sobre todo para prestar servicios particulares en hogares, a domicilio, para cocinar a un grupo de personas”.



¿Pensás que esa alternativa laboral se va a ir imponiendo en la ciudad?

Se está imponiendo. Hoy en día hay muchas peñas de gente adulta que no dispone de tiempo para cocinar algunos platos y nos busca porque ven en nosotros una alternativa con el servicio a domicilio. El nombre de mi servicio es “Peñas” y surgió del trabajo práctico que teníamos que elaborar para el final de una materia. En la cocina se disfruta mucho ver disfrutar al otro.

Lo que se cocina...

Con propuestas como éstas, sumado a la avanzada de pibes que aprenden cocina, se puede decir que el futuro de la gastronomía santafesina tiende a elevar el nivel y los comensales irán apartando cada vez más de su vista en la carta la “mila”, la pizza y otros lugares comunes.

Si es cuestión de soñar con el futuro, Eugenia dice: “Espero no sólo hacer cumplir el sueño de los demás de tener un restaurante propio, sino tener el mío. En Santa Fe o donde sea. Ya tengo todo preparado, se llamará “Quake”. El nombre surgió de una serie que veía”.

¿Te gusta que todos te reclamen que les cocines?

Me encanta. Siempre que tengo un ratito estoy pensando en cocinar algo, si tengo una amiga enferma le preparo galletitas y se las llevo, y siempre estoy elaborando algo para los demás. En mi caso, me parece que la cocina es una forma de dar cariño. No es sólo cocinar para mí, sino para ver que al otro le gusta lo que le hago, es una doble satisfacción.

¿Alguna vez te salió mal un plato?

Sí... los postres. Soy “un queso” en la pastelería; lo debería acompañar con dulce (risas).

Un alumno de Dumas

Para aprender un poco más sobre la enseñanza de la cocina, O sea consultó a uno de los jóvenes más reconocidos del medio. Nico Delfor es un cocinero que además es docente y aprendió el oficio junto al recordado Gato Dumas.

Nico, ¿cómo ves el boom de pibes que estudian cocina?

Hace seis años que me dedico a la docencia y el surgimiento de institutos gastronómicos acompaña el interés de la gran cantidad de alumnos que año tras año se inscriben para experimentar lo que es la cocina y el mundo gastronómico. Cuando comencé la carrera de gastronomía tuve que viajar a Buenos Aires porque no había oferta académica en Santa Fe. Hoy tenemos varios institutos en la ciudad, en Santo Tomé, en Paraná, y una gran cantidad en Rosario. El interés generado va en aumento, no sólo tenemos aquellos alumnos que pretenden en un futuro hacer de esto su principal medio de subsistencia, sino también alumnos que hacen la carrera por hobbie, por puro placer y amor por la cocina. A este concepto Valeria agregó que “se nota mucho la diferencia entre quienes lo toman como un hobbie y quienes lo eligen como una profesión”.

La misma pregunta le hicimos a las chicas de Quiero Picnic. Inés y Valeria reflexionaron: “Al principio parecía una moda y un negocio de los institutos de cocina y a veces teníamos la amarga sensación de que sólo éramos mano de obra calificada y barata, pero creemos que estas escuelas de cocina llegaron para quedarse, cada vez con más compromiso con los estudiantes, porque este boom va acompañado de un interés creciente de la gente por comer bien, descubrir nuevos sabores, rescatar viejas recetas olvidadas, y recibir a sus invitados con buena comida, y para eso hace falta profesionales con dedicación, experiencia y conocimiento”.

Por último, le propusimos a Nico Delfor que cuente qué le diría a un adolescente que hoy piensa estudiar cocina, y respondió con sabiduría y pasión: “Que es una profesión muy sacrificada en la cual van a pasar muchas horas parado, le van a doler los pies, se van a quemar, se van a cortar, van a trabajar con mucha presión, pero no hay nada más lindo que ganarse la vida haciendo lo que a uno lo hace feliz”. El plato está servido.
Amor a la camiseta
Probar suerte y vivir del deporte
Encontraron una puerta abierta
Deseos compartidos
Alternativas para tratar de estar mejor
Compromisos de hoy para un mejor mañana
Colores para decir cosas
Verano en la city costera
Paintball, el juego de la guerra
Sembrando campitos de rugby en Santa Fe
Los tips del verano
Drogas, de eso sí se habla
Donde hay violencia no hay amor
Suban El PoTe... ¡grabando!
Dos de los jóvenes destacados en 2008 tienen la palabra
Antes de la música, los lutieres
Jóvenes mundiales
Una Actitud Solidaria, para acortar la brecha
¡No olvides tu desayuno!
Santafecine
Miles de santafesinos ya tienen su identidad digital
e-candidatos en Santa Fe
Vidas atravesadas por el arte
Que no te gane el miedo
¿Qué estás leyendo?
En julio también hay carnaval
Scouts: el gran juego de la vida
Jóvenes con nuevos vientos
No hay que ver para crecer
Objetivo: llegar a la cima
Del laboratorio a la realidad
Matemática jugada
En honor a los bisabuelos
La originalidad como marca registrada
¿Quién fue San Valentín?
¡Andate al río!
Cazá los brolis y terminá en la nocturna
Volvió el carnaval
Desarrolladores de videogames se juegan la vida desde Santa Fe
Los hijos de Malvinas
Momento de hacer rancho aparte
Juntadas taringueras: la tribu virtual cara a cara
¡Hacete cargo!
¿Cuál es tu blog?
O sea que somos amigos
ARCHIVOS ESPECIALES
Mi primera vez... debut sexual: crecer y que el momento llegue
¿Quién es Germina Campos?
Espacio de arte
Somos Folclore
Archivo Informes 2006
Participación joven
Desde las tablas, historias para explorar
Te doy una mano
Vacaciones con amigos
Fuga al verde
Cosquín siempre deja historias en la piel
Una verdadera movida gourmet se cocina en Santa Fe
Oficios por transmisión vertical
Compartir ideas para transformar la realidad
La red social de la mente que te jaquea
Primavera + Amigos
Zoolidarios
Y vos ¿cuánto sabés sobre el sida?
Adrenalina sobre ruedas
TC 2000: Una fiesta a fondo
Una santafesina que vuelve al pago
La peña de la play: ¡Cada uno lleva su joystick!
Carreras que rompen el molde
Abre Bienal
Trabajos en la www
Herederos del oficio de Moreno
Pateando piedritas por los caminos
Payamédicos en Santa Fe: ¡¡¡La risa es algo serio!!!
La pottermanía con sede propia en Santa Fe
Sueños de Primera
Por amor al fútbol
Trabajo práctico: la crisis
Arte en el aire
Casa tomada por artistas
Avanzada femenina: Cuando ellas juegan los deportes “de ellos”
No te entiendo nada
Los equilibristas urbanos
Grandes logros, grandes ganadores
Clandestina, la comunidad del saber
El Centro de Artes Circenses en marcha
Tras los pasos de los hermanos Lumière
SIDA: lo importante es saber
Un plan B para la gripe A
Pasión por lo árabe
Estos son nuestros olímpicos
Los mejores Info Centrales de O sea '10
Visiones de la realidad
Silencio: Búhos en la cancha
Cambio... afuera
Manga y Animé: Japón despierta pasiones
La mesa de los nuevos escritores santafesinos
Q' lqra cmo scribims!*
¡Cuidado que quema!
Puestos a punto
Capacitados para trabajar
Archivo Informes 2007
 
Contactanos a
SEGUINOS EN
{agenda1} {agenda2} {agenda3}
SANTA FE - ARGENTINA