Butumbaba: una escuela de vida
Ignacio Andrés Amarillo iamarillo@ellitoral.com
Con una década y media de vida, la banda santafesina (referente nacional de los ritmos jamaiquinos) ha vivido las experiencias más diversas: desde el éxito adolescente con un tema legendario a girar por México, pasando por años de cambios y búsquedas.
 
Notas relacionadas:
Exceso de “cayaya”
El sueño de volar....
En esta nota, Cristian “Muñe” Cargnello (cantante y ex bajista del grupo), uno de sus miembros fundadores, relata algunos de estos viajes físicos y espirituales.

—¿Cómo fue la creación del grupo?

—Butumbaba viene de la separación de la banda La Iguana, primera agrupación que armamos con Hernán, mi hermano (conocido por entonces como “Porteño” y hoy como Nerón, al frente de Las Uvas de ídem). Si vamos al origen de La Iguana, era una época en la cual escuchábamos enfermizamente todo el día a Bob Marley, Todos Tus Muertos (en sus comienzos) y Sumo, además de punk nacional y español; y había una sala de ensayo económica, equipada con todo y sin saber tocar nada, nos juntábamos a jugar, en vez de ir a los videojuegos, nos llamaba la atención eso y claro, intentando sacarle algún sonido de reggae.

No había formación fija ni nadie sabía que tocar, ni pensábamos en cuanto duraría este entretenimiento. Nos turnábamos; “¡Pasame el bajo, la guitarra, la 'percu', la bata!”. Íbamos rotando, y lo mas cómico... ¡grabando!, ya que era un estudio de grabación, nos íbamos del ensayo con un cassete de cromo metal.

Se separo La Iguana, y con Hernán y Tincho renombramos a Butumbaba, recuerdo que una parte de la iguana armo otra banda llamada Black Maní, que duró muy poco. Se sumó de entrada Adrián en batería, actualmente en bajo, yo ocupaba el bajo, ahora la voz; en guitarra entro Gaby Canale, hoy en día un supremo guitarrista de tango. Mandy venia siendo invitado desde La Iguana, y siguió invitado un tiempo más, hasta que se hizo parte. Hay personas que extrañamos mucho; Lucho, Huevo, Japo, fueron parte de todo el nacimiento y de viajes y de las primeras experiencias.

—¿Cuál es el origen del nombre?

—Es un misterio para muchos: solo lo sabemos un par en la banda, siempre fuimos engañando al resto (risas). No sé por qué, pero es parte de un misterio que nunca quisimos develar, corren muchas versiones inventadas en su momento. Solo hay una clave, para llegar al fondo de todo esto:hay que ir por Santa Clara del Mar.

—Después de México vino un proceso de reconversión del sonido, la propuesta y la formación. Contanos algo sobre aquellos años.

—Así fue, uno empieza a aprender a tocar, y a ver que puede hacer cosas nuevas, o descubriendo secretitos, y empezando a experimentar de lleno con la música, a algunos quizás no le gusto este cambio de hacer música mas elaborada y empezando a decir cosas con otro sentido. Pero bueno, fue un proceso natural de crecimiento, y éramos la mayoría, por lo tanto, el tren siguió. Recuerdo que le íbamos a cambiar el nombre de Butumbaba a Skacharpas, éramos una banda muy metida en el ska en aquel entonces.

—Entre “Skacharpas” y “Majikakonvinazion” pasaron diez años. ¿Por qué semejante parate discográfico?

—Principalmente por cuestiones de cambios en la formación: músicos venían, músicos se iban; pasaron muchos por Butumbaba, algunos entendieron el concepto y quedaron, otros armaron su rancho aparte; otros pasaban un tiempo solo a juntar currículum.

La cuestión es que al no tener la banda armada lo suficiente como para pulir las canciones, no nos animábamos a entrar a grabar, por ahí salía que grabábamos un tema para algún compilado y quedaba; esto pasó varias veces, cosa que en “Majikakonvinazion” se nota: varias formaciones, en “Rocksteady times” por ejemplo Adrián tocaba la batería y yo el bajo aún.

—En todo este tiempo Butumbaba no dejó de estar en actividad. ¿Cómo se hace para poder seguir funcionando después de tanto tiempo?

—El gran secreto es el grupo humano, los que quedan en este tren son los que tienen el mismo concepto de trabajo y la misma comunicación musical; donde predomina la apertura de cabeza, donde todos están invitados a participar, donde disfrutamos completamente todos de cada canción, y si no es así, la vamos deformando hasta estar todos contentos al tocarlas.

Hubo un gran trabajo de doma de egos, de largas charlas a nivel humano, buscando siempre la vuelta, y además de crecer como banda, aprender a crecer como personas. Siempre digo que Butumbaba es mi escuela de la vida, es un micromundo en el cual encontrás de todo, y aprendes de respeto, de motivación, de bancarnos en las malas, y disfrutar en las buenas. Pasamos momentos de crisis, y salimos a flote, y no fueron pocas, eso nos hizo más fuertes: lo que no te mata te fortalece.
Celebrando una década de rock
Animals llega al Cultural
Medula en un buen arranque
Hora de arrancar
Una carta para un CD
O.J.O se presenta un gran CD
Sonidos disperos y concentrados con Mo Blues
Nació la Federación Argentina de Músicos Independientes
Los Cafres y Vicentico gratis en la Costanera
¿A dónde están las palmas Gualeguaychú?
Kamalote abre el 2010 de la Santareggaefest
Ovejas: Una revelación en polleras
Gol de Chancho, primer premio y disco en puerta
Vera Spinetta y Hernán Jacinto en Santa Fe
Abre en primera persona
Con la música en casa
Cadena se presentó en Santa Fe
The Mersey: tributo a la magia
Este RIO promete sonar a fondo
Jazz Spring Break! a moverse!
CHACO: Búsqueda constante
Gol de Chancho: fecha y disco
No les tiembla el pulso en el Municipal
Contragolpe: Punk-rock con nuevo Sello
Andando un camino por los mundos
Badú: el Pop en su Naturaleza
Desde otro ángulo: Emiliano Gaspoz
Un buen tributo
Poquet Awards 09: Premiando a los de acá
Carneviva Unplugged
La cuna de las canciones del futuro
Los temas del otro lado
Muerto En Pogo "Todavía sirve"
Pasamanos festeja sus 25 años
Reencuentro con un espíritu elevado
Un Deluxe para McCartney
Manga está creyendo en su fuerza
Gol de Chancho acústico
Llega Pez a Santa Fe
La magia del jazz en Rosario
Más Rock en la Playa
Noche de blues en Santa Fe
Astro Bonzo larga un sonido lleno
Una manada de músicos encendidos
Pobre Vaca con nuevo material
El Pre Cosquín ya está en marcha
Mao desembarca en la Plaza Pueyrredón
Artistas unidos por Casa Cuna
Ya están los finalistas de Música en el Río
THE MERSEY: un homenaje Beatle
El (des)concierto de Sumo en Santa Fe
Cabezones suena acústico en El CCP
Fito cierra Música en el Río
Una fiesta del rock santafesino
Una noche bien musical en Living 33
Encuentro Nacional de Murgas
Cohibas experimentó en el mar
Enterluz, la revelación del rock alternativo
Astro Bonzo en un primer show desenchufado
Tristán Ulla en Santa Fe
Astro Bonzo despide el año con todo
Manga: Rock entre viejos amigos
Rock en el Parque
Rock en Ruinas con programa doble
Mario Gomez: “Lo importante fue que siempre fuimos Vilma Palma”
A la conquista de 2009
Construyendo una casa para el rock
Siete Millas: con su gente y en su pago
Rock XX Roll
Gabo Ferro: cantar lo que se debe cantar
Carneviva: 19 años son todo
Manu Chao despide la montaña
Regreso veraniego
Fluyendo hacia la canción
Carajo: entre sueños y granadas
Ginkgobiloba rock en formato eléctrico
Pulse: aprendiendo a volar
Aisetsena: “Estamos en una etapa de cambios”
'08 Archivo de notas
Todo el jazz y soul junto a Chris James
All The Hats: casi una década de punk rock
Regreso al pago con gloria
Colérico Buda: rock and roll sin explicaciones
Gallareta Vive 2011
Rock con sabor entrerriano
Un electroacústico para los Chanchos
Experimentos musicales
Fernández Fierro: a través de las generaciones
La esencia de un rock mëdular
Blues con sentimiento
Infusión Kamachuí: Alquimistas del sonido en acción
Rock de amigos solidarios
Particulares: En vivo y en estudio
Gustavo Angelini en el regreso
Audiciones JAZZ ENSAMBLE JR.
Sig Ragga comienza a rodar
Pichu Serniotti presenta Quedate Así
La Primavera sonó bien fuerte en todas partes
RLB: Estilo de Isla
Sonidos del lado salvaje
Legendario sonido con Willy Crook
Llega la Fiesta que estabas esperando
Cielo Razzo despidió “Grietas” en Santa Fe
Estelares presenta su nuevo disco en Santa Fe
Gastro: eléctricos, acústicos y con todas las pilas
Vudú y La Rocka en Santa Fe
Butumbaba saca boleto de ida
Andrés Ciro volvió al ruedo
Astro Bonzo en estéreo
Un espacio para el folclore joven
Sopa Negra: de Rafaela al país
Cielo Razzo y JaHmaradas en Lo Quiero Ya!
Miscelánea estrena sonido
Primeros acordes de un experimento
On the rock llega a la ciudad
Astro Bonzo: crecimiento en vivo y en estudio
Noche oscura en La LLave
Noche de Jazz en Luz y Fuerza
2º Festival de Baterías en la ciudad
Infusión presenta su material
Los sonidos de Maxi Valldeneu
JAF en Santa Fe junto a destacados músicos locales
Marco Antonio Solís en Santa Fe
Clapton: Diez años después
Tacto tocará en Noche de Patio III
Tras 17 años de ausencia Cuba visitó la tierra del Che
Matilda en la Alianza Francesa
La Playa convoca al rock
15 años a puro Punk
Experimento Negro convoca a los espíritus
TOCÓ UN BEATLE …Y YO ESTUVE AHÍ...
Buscando una casa para el rock
Mëdula: Una línea “Vital” para conectarse al mundo
The Koalas: con mucha energía y lejos de la extinción
La Cruda: reencuentro con sus fanáticos
Experimentos musicales en la Belgrano
La Cruda volvió para ser inolvidable
Ya están los primeros confirmados para el Cosquín Rock 2011
Gastón Baremberg: Hay que pegarle hasta que te sangren las manos
Punk rock entre Capital y Santa Fe
Y sigue sonando
Las mejores banda del rock esperan tu voto
Mo' Blues en el ciclo Rock en Ruinas
Levitar: en busca del sentido
Un viejo ritual con la magia intacta
Siete Millas en pausa para dar el salto
Única Actitud: del barrio al universo
Esteban Serniotti... solista
Eruca Sativa: poder mediterráneo
La lluvia no empañó el Cosquín Rock 2009: Humo bajo el agua
Attaque graba sin Ciro
Un cuarteto poderoso y picante
La Gran 7 junto a su gente
Butumbaba: una escuela de vida
Toponauta: esperado regreso a casa
Cielo Razzo: abriendo las “Grietas”
'06 - Archivo de notas
'07 - Archivo de notas
 
Contactanos a
SEGUINOS EN
{agenda1} {agenda2} {agenda3}
SANTA FE - ARGENTINA