El Flaco se escapó en un Dunita cual Capitán Beto
Nicolás Loyarte nloyarte@ellitoral.com
Luis Alberto Spinetta se ofrendó a su público en una ceremonia íntima en la Plaza de la Casa de nuestra ciudad, el sábado pasado. La llovizna no lo frenó. Ni a él ni a los miles de santafesinos que se acercaron a disfrutar de un espectáculo cerrado, de culto, en el que Spinetta interpretó varios de sus temas melódicos, acústicos, en los que la poesía lastima el alma y crea surcos imborrables.
 
En la plaza se mezclaba mi adolescencia, los rostros de siempre, ahora con hijos en sus brazos. Fue un placentero reencuentro con varios rostros de los que el tiempo me alejó por un rato. También estaba la generación de nuestros padres, esa que creció junto al Flaco. “Este tema es para los Fernández, que están por allí”, dijo Luis señalándo al público. Y sonó La flor de Santo Tomé, tema dedicado a su novia, que vive en la vecina ciudad. Había exposición de ilustraciones, pizarrones y tizas para quien quiera dibujar, un payaso que entretenía a los chicos (y a padres), y mucha paz.

Otro momento esencial fue cuando Claudio Cardone, el único músico que lo acompañó, activó en su teclado el sonido de un grillo constante y se escucharon los primeros acordes junto a los versos “si no canto lo que siento, me voy a morir por dentro... Barro tal vez”.

Entre tema y tema Spinetta transmitió sentidos, sensaciones y sueños. Así fue como interpretó una versión de La Guitarra, poema de Atahualpa Yupanqui al que León Gieco agregó melodía y el Flaco versionó en su paso por nuestra Santa Fe. También se dio el gusto de interpretar Las cosas tienen movimiento, “de mi querido amigo Fito Páez”, introdujo. Y más adelante describió: “Le pasé a León unos acordes y él me devolvió esta letra, se llama 8 de Octubre, y es un tema dedicado a los chicos muertos en el accidente de La Tragedia de Santa Fe”. Tenía puesta la remera de Conduciendo a conciencia, la organización que nació tras la muerte de los compañeros de escuela de su hija Vera, cuando retornaban desde Chaco a Buenos Aires en micro, donde habían ido a realizar un trabajo solidario. Antes del recital Augusto Lasalvia, padre de Justine -una de las chicas fallecidas en el accidente- acalló el murmullo, despertó respeto y congoja. Agradeció a Spinetta, “nuestro mejor soldado” en la lucha por “sumar aliento” en firmas, “para que la seguridad vial sea política de Estado, más allá del color político, de las gestiones” (este último dato agregado fue tomado de la crónica de mi colega Flor Arri, de la sección Cultura).

Hubo música. Temas nuevos y viejos ritos. Hasta ¿Rasguña las piedras? zapó, cuando un colgado le reclamó que toque el tema de Sui Generis y el Flaco sonrió, interpretó el “estribo” y cortó con un “es lo que me sé”.

Lo que quedó en el aire fue la sensación de haberse encontrado con la raiz del Flaco-espejo. La escencia. Pasaron durante estos últimos años sus power tríos, sus sonidos rockeros, pero Luigi transmitió una coherencia incoherente respecto de los tiempos posmodernos que (sobre)vivimos.

Tras dos amagues de chau Spinetta subió por última vez al escenario e interpretó Seguir viviendo sin tu amor, con batería electrónica sintetizada desde el teclado de Cardone. Al terminar retrocedió en sus pasos, se sentó nuevamente sobre la silla, tomó el micrófono y dijo: “Recuerden, el que chupe que no maneje. Nada más, es eso. El que chupe... no maneje”.

Cuando la plaza se vaciaba algunos se acercaron por detrás del escenario para saludar al Flaco. Había dos combis listas para partir. Entonces un Duninta rojo avanzó entre la gente y se perdió en la oscuridad de calle 3 de Febrero. En el asiento trasero viajaba Luis Alberto Spinetta, que bajó la ventanilla para alzar su mano afuera del coche y despedirse de su gente.
Pasión por la camiseta
Actores de exportación
Nunca nos fuimos... pero ahora volvimos
"Hora de arrancar" la filmación
Hombre de teatro
Ferrugem, el lugar adoptado por los argentinos
Energía familiar
Santa Fe siempre estuvo cerca
Delinear una profesión
Pasión por los fierros
Bien organizados
El momento que decidí cambiar de vida
Descubrir(nos) para construir(nos)
Oído especialista
A rollear con vos...
Experiencia en Juegos Olímpicos
Una gran inspiración
Mi “Amigo”
Vivir a conciencia esta elección
¿Cómo como lo que como?
Siempre "Play", nunca "stop"
Cabezones, íntimo y acústico
Experiencias free lance
Compartiendo una pasión
BIENAL A PURO PUNK
En los zapatos del escritor
Diario de América Latina
La Cruda en la sangre
Un mural para el recuerdo
De taquito a la red
Por qué ser Scout
Ópera prima santafesina
Sabor Brasilero
La luz se apaga
Por un mundo mejor y lleno de luz
Pasión por la química
Los trabajadores de prensa y sus sindicatos
Una recorrida por La Feria del Libro
El idioma un gran desafío
¿Y si ponemos un bar?
Y ahora van por más...
Con su sueño hecho realidad
Saber autosuperarse para saber
El día que la bestia hizo vibrar a Santa Fe
Una travesía inolvidable
Con música en la venas
Con el pogo como estandarte
Un Pacto entre jóvenes
Un encuentro con los CARNEVIVA en la quinta de Lucio
Te escucho... y es una ocasión especial
Viaje a las islas
Grandes ganadores
Los destacados del Contalo '10
Ellos son: politólogos de Santa Fe
Un gran espectador y también gran acompañante
Ser guía scouts
Vetamadre pasó por Santa Fe
Memorias de Agua
Nuevas experiencias, nuevos lugares
Te invitamos a volar
Una risa sanadora
Repensar la realidad
Bailar y vivir, la misma pasión
Un tal Mauricio, el santafesino que hace cine con Pino Solanas
Dulce y bien casero
Así late un corazón olímpico
La frutilla del tablero
"Mi casa es un hogar canino ambulatorio"
Casa Soma
Por el camino acertado
La jungla virtual
El Flaco se escapó en un Dunita cual Capitán Beto
Mucho más lejos
Un piojoso de ley
Y esto es reggae, siento el reggae
Ese profundo misterio: el cine
Palabras andantes
Imágenes Bienales 08
Golpe Fuerte
Temperamento y rock
Management 2.0, nuevas prácticas de colaboración
Marcha del orgullo
¡Su “Que nos volvamos a ver” era en serio!
Vivencias que no se olvidan
De Liga I a la Selección de Maradona
See you around Santa Fe
Santafesinos Unidos por el Rock
Un granito de arena
Hasta luego Andrés
Festival de Teatro Estudiantil
Maxi Bustos puede decir que es un Puma
El sueño del pibe
Por las ballenas
Zambayonni presentó “Salvando las distancias” en Santa Fe
De Santa Fe a Quito: Rutas de la libertad
Latidos urbanos
Elefante de bombín
Monólogo Interno
Ciclo de Cine en Las Lomas
Despedida piojosa y un hasta siempre
Amores como el nuestro quedan ya muy pocos
Instantes eternos... sobre las tablas
El corsito de Facundo
Show Perico
Elemental war
Bailando en la vereda
Yo soy militante
Ser Urbano
Cuando descansar... es descansar
``Para aprender hay que sacar fotos siempre´´
 
Contactanos a
SEGUINOS EN
{agenda1} {agenda2} {agenda3}
SANTA FE - ARGENTINA