Siempre "Play", nunca "stop"
Gustavo Ríos riosgus73@hotmail.com
Que la pulga Messi dibuje gambetas en el raído césped del “15 de abril” o el inoxidable Esteban Fuertes perfore las redes del Santiago Bernabeu son, sin dudas, “milagros virtuales” que sólo pueden transformarse en realidad en el mágico y adictivo mundo de la play Station 2.
 
Play
Juro no exagerar si afirmo que al comprarme una Play cumplí en parte el sueño del pibe modelo 2000 y realicé una de las mejores inversiones desde que tengo uso de razón: en cuotas, a un precio razonable y a un compañero de trabajo acorralado por la edad y la paternidad.

Es difícil de entender cómo este aparato puede generar la fascinación tanto de criaturas de seis años como de adultos que bordean los sesenta. En mi caso, con mis compañeros de la época de la secundaria, solemos armar campeonatos interminables que pueden durar hasta ocho horas, siempre que algunas de sus esposas no se altere por algún grito de gol desaforado a eso de las cuatro de la mañana.

Sin dudas, con el paso del tiempo, este fanatismo empeora a pasos agigantados porque si bien el juego de fútbol es el mismo los amigos de lo trucho se las ingenian para fabricar “parches” con los datos de los equipos del fútbol argentino, tanto de Primera División como de la Primera B Nacional.

De esta manera, más o menos cada seis meses me veo “obligado” a actualizar mi arsenal de juegos del deporte más hermoso del mundo.

Es así que jamás voy a olvidar mi emoción cuando una de esas tantas veces que busqué “petróleo entres las piedras” encontré el escudo del viejo y querido Unión con sus actuales jugadores. Es increíble, pero el juego resulto tan real que es casi imposible hacerlos jugar bien.

Casi todas las tardes de viernes de estos últimos años las dedico a perfeccionar las caras, los peinados, los pesos y cualquier otro mínimo detalle de los jugadores del fútbol mundial (no sólo de los argentinos) para hacerlos lo más parecido posible a los de carne y hueso. Lo que se dice un loco importante.

Para cerrar esta confesión pública y descarnada acerca de mi adicción a la Play Station, quisiera aclarar que soy perfectamente consciente de la situación pero, sin embargo, disfruto esta “dulce condena” (como diría el incomprendido de Calamaro).

Porque jugar a la Play aun pasando holgadamente los 30 años es un sentimiento indescriptible y, como todo el mundo sabe, el corazón sabe de razones que la propia razón no logra concebir: porque la Play no se entiende. Sólo se siente.



Gustavo Ríos
31 años
riosgus73@hotmail.com  
Comunicador Social

Pasión por la camiseta
Actores de exportación
Nunca nos fuimos... pero ahora volvimos
"Hora de arrancar" la filmación
Hombre de teatro
Ferrugem, el lugar adoptado por los argentinos
Energía familiar
Santa Fe siempre estuvo cerca
Delinear una profesión
Pasión por los fierros
Bien organizados
El momento que decidí cambiar de vida
Descubrir(nos) para construir(nos)
Oído especialista
A rollear con vos...
Experiencia en Juegos Olímpicos
Una gran inspiración
Mi “Amigo”
Vivir a conciencia esta elección
¿Cómo como lo que como?
Siempre "Play", nunca "stop"
Cabezones, íntimo y acústico
Experiencias free lance
Compartiendo una pasión
BIENAL A PURO PUNK
En los zapatos del escritor
Diario de América Latina
La Cruda en la sangre
Un mural para el recuerdo
De taquito a la red
Por qué ser Scout
Ópera prima santafesina
Sabor Brasilero
La luz se apaga
Por un mundo mejor y lleno de luz
Pasión por la química
Los trabajadores de prensa y sus sindicatos
Una recorrida por La Feria del Libro
El idioma un gran desafío
¿Y si ponemos un bar?
Y ahora van por más...
Con su sueño hecho realidad
Saber autosuperarse para saber
El día que la bestia hizo vibrar a Santa Fe
Una travesía inolvidable
Con música en la venas
Con el pogo como estandarte
Un Pacto entre jóvenes
Un encuentro con los CARNEVIVA en la quinta de Lucio
Te escucho... y es una ocasión especial
Viaje a las islas
Grandes ganadores
Los destacados del Contalo '10
Ellos son: politólogos de Santa Fe
Un gran espectador y también gran acompañante
Ser guía scouts
Vetamadre pasó por Santa Fe
Memorias de Agua
Nuevas experiencias, nuevos lugares
Te invitamos a volar
Una risa sanadora
Repensar la realidad
Bailar y vivir, la misma pasión
Un tal Mauricio, el santafesino que hace cine con Pino Solanas
Dulce y bien casero
Así late un corazón olímpico
La frutilla del tablero
"Mi casa es un hogar canino ambulatorio"
Casa Soma
Por el camino acertado
La jungla virtual
El Flaco se escapó en un Dunita cual Capitán Beto
Mucho más lejos
Un piojoso de ley
Y esto es reggae, siento el reggae
Ese profundo misterio: el cine
Palabras andantes
Imágenes Bienales 08
Golpe Fuerte
Temperamento y rock
Management 2.0, nuevas prácticas de colaboración
Marcha del orgullo
¡Su “Que nos volvamos a ver” era en serio!
Vivencias que no se olvidan
De Liga I a la Selección de Maradona
See you around Santa Fe
Santafesinos Unidos por el Rock
Un granito de arena
Hasta luego Andrés
Festival de Teatro Estudiantil
Maxi Bustos puede decir que es un Puma
El sueño del pibe
Por las ballenas
Zambayonni presentó “Salvando las distancias” en Santa Fe
De Santa Fe a Quito: Rutas de la libertad
Latidos urbanos
Elefante de bombín
Monólogo Interno
Ciclo de Cine en Las Lomas
Despedida piojosa y un hasta siempre
Amores como el nuestro quedan ya muy pocos
Instantes eternos... sobre las tablas
El corsito de Facundo
Show Perico
Elemental war
Bailando en la vereda
Yo soy militante
Ser Urbano
Cuando descansar... es descansar
``Para aprender hay que sacar fotos siempre´´
 
Contactanos a
SEGUINOS EN
{agenda1} {agenda2} {agenda3}
SANTA FE - ARGENTINA