Soberanía
hyghfPor Juan Vittori

Recuperar la soberanía de las islas Malvinas, en mi opinión, no es fácil. Hay mezclas de sentimientos metidos en el asunto. La historia de las islas es muy compleja, siempre fueron colonia; francesas, británicas o españolas. Los franceses las abandonaron y nosotros heredamos las tierras españolas al independizarnos en 1816. Y en 1833, por un problema que tuvimos con los norteamericanos, los ingleses nos expulsaron de Puerto Luis donde estaba nuestro asentamiento.
Volver:
Viaje a las islas
A mi entender sería justificado nuestro pedido de soberanía, si hubiésemos vuelto a reclamar las tierras apenas fuimos expulsados. Pero dejamos pasar mucho tiempo; de todos modos no soy idóneo en ese tema.

La gente que vive hoy en las islas las siente propias porque tiene toda su historia de vida en esas tierras. Hay que invertir los roles y ponernos a pensar que sentiríamos nosotros como argentinos si el día de mañana nos despertamos invadidos por tropas españolas que reclaman el país como suyo. Ver cómo nos cambian los nombres de las ciudades, de qué manera juzgan nuestras costumbres o nos objetan el idioma. Creo que sentiríamos lo mismo que sintieron los habitantes de las islas durante la guerra. Ellos no se sienten ni ingleses ni argentinos, se sienten simplemente isleños.

Hay algo que me quedo grabado de una conversación con los ex combatientes argentinos que viajaron con nosotros. Ellos se quedaron impresionados de cómo cambiaron las islas desde que ellos estuvieron.

Antes no tenían nada, no había caminos ni servicios, se comunicaban de un lugar a otro a caballo; simplemente, no existían para Inglaterra. Y hoy, gracias a la guerra, viven en el primer mundo y tienen la mayoría de sus servicios pagos por el gobierno inglés. Poseen una base militar con armamento de última generación que es clave para Inglaterra y donde mandan a practicar a sus pilotos en combates a ras del suelo.

El intento de recuperar Malvinas fue el último acto desesperado de un gobierno militar que ya no tenía apoyo de ningún tipo y éso nos costo de por vida cualquier tipo de reclamo sobre estas tierras.

De no haber existido la guerra estoy seguro de que hoy estaríamos de nuevo en ese lugar, conviviendo con los isleños sin mayores problemas. A lo mejor, con el tiempo los ingleses hubieran abandonado el lugar y entonces hubiésemos tenido la oportunidad de reclamarlas. Pero la historia quiso que no sea así.

Pasaron casi 30 años de ese conflicto; como argentinos deberíamos dejar de vivir en el pasado. Hay que rendir honores a los soldados de ambos bandos que pelearon y dieron su vida por defender su bandera.

Hoy en día, más que pelear por la soberanía de las islas, deberíamos hacer hasta lo imposible porque una bandera Argentina ondee sobre el cementerio de Darwin. Esto sería el mejor homenaje que podríamos ofrecer a nuestros soldados caídos en combate.


Pasión por la camiseta
Actores de exportación
Nunca nos fuimos... pero ahora volvimos
"Hora de arrancar" la filmación
Hombre de teatro
Ferrugem, el lugar adoptado por los argentinos
Energía familiar
Santa Fe siempre estuvo cerca
Delinear una profesión
Pasión por los fierros
Bien organizados
El momento que decidí cambiar de vida
Descubrir(nos) para construir(nos)
Oído especialista
A rollear con vos...
Experiencia en Juegos Olímpicos
Una gran inspiración
Mi “Amigo”
Vivir a conciencia esta elección
¿Cómo como lo que como?
Siempre "Play", nunca "stop"
Cabezones, íntimo y acústico
Experiencias free lance
Compartiendo una pasión
BIENAL A PURO PUNK
En los zapatos del escritor
Diario de América Latina
La Cruda en la sangre
Un mural para el recuerdo
De taquito a la red
Por qué ser Scout
Ópera prima santafesina
Sabor Brasilero
La luz se apaga
Por un mundo mejor y lleno de luz
Pasión por la química
Los trabajadores de prensa y sus sindicatos
Una recorrida por La Feria del Libro
El idioma un gran desafío
¿Y si ponemos un bar?
Y ahora van por más...
Con su sueño hecho realidad
Saber autosuperarse para saber
El día que la bestia hizo vibrar a Santa Fe
Una travesía inolvidable
Con música en la venas
Con el pogo como estandarte
Un Pacto entre jóvenes
Un encuentro con los CARNEVIVA en la quinta de Lucio
Te escucho... y es una ocasión especial
Viaje a las islas
Grandes ganadores
Los destacados del Contalo '10
Ellos son: politólogos de Santa Fe
Un gran espectador y también gran acompañante
Ser guía scouts
Vetamadre pasó por Santa Fe
Memorias de Agua
Nuevas experiencias, nuevos lugares
Te invitamos a volar
Una risa sanadora
Repensar la realidad
Bailar y vivir, la misma pasión
Un tal Mauricio, el santafesino que hace cine con Pino Solanas
Dulce y bien casero
Así late un corazón olímpico
La frutilla del tablero
"Mi casa es un hogar canino ambulatorio"
Casa Soma
Por el camino acertado
La jungla virtual
El Flaco se escapó en un Dunita cual Capitán Beto
Mucho más lejos
Un piojoso de ley
Y esto es reggae, siento el reggae
Ese profundo misterio: el cine
Palabras andantes
Imágenes Bienales 08
Golpe Fuerte
Temperamento y rock
Management 2.0, nuevas prácticas de colaboración
Marcha del orgullo
¡Su “Que nos volvamos a ver” era en serio!
Vivencias que no se olvidan
De Liga I a la Selección de Maradona
See you around Santa Fe
Santafesinos Unidos por el Rock
Un granito de arena
Hasta luego Andrés
Festival de Teatro Estudiantil
Maxi Bustos puede decir que es un Puma
El sueño del pibe
Por las ballenas
Zambayonni presentó “Salvando las distancias” en Santa Fe
De Santa Fe a Quito: Rutas de la libertad
Latidos urbanos
Elefante de bombín
Monólogo Interno
Ciclo de Cine en Las Lomas
Despedida piojosa y un hasta siempre
Amores como el nuestro quedan ya muy pocos
Instantes eternos... sobre las tablas
El corsito de Facundo
Show Perico
Elemental war
Bailando en la vereda
Yo soy militante
Ser Urbano
Cuando descansar... es descansar
``Para aprender hay que sacar fotos siempre´´
 
Contactanos a
SEGUINOS EN
{agenda1} {agenda2} {agenda3}
SANTA FE - ARGENTINA