Un piojoso de ley
Matías Dávila revolucionrock87@hotmail.com
Matías Dávila, piojoso desde que tiene uso de razón, hace un recorrido por la historia de Los Piojos, pasando por sus discos, experiencias vividas, hasta llegar a la separación de la banda.
 
Hace ya un tiempo que no se oyen notas de la que fue una de las mejores bandas de rock del país.

La noticia de que Los Piojos dejaban de tocar no fue una de las mejores noticias que uno, como amante de la música y del género, pueda recibir... Los motivos fueron diversos, que iban desde peleas entre los mismos músicos hasta el agotamiento mismo de ellos y las ganas de explorar otros géneros, estilos.

Los Piojos fueron la primera banda de rock a que seguí hasta donde pude. Ese aire de rock-candombe con mucho lunfardo del arrabal porteño, fue lo que me llevó a identificarme como un “piojoso” más. Si bien no tuve la suerte de tener la cantidad de viajes que pueden justificar tener una exquisita visión de las variantes que ha sufrido la banda, mis 15 recitales en diversos lugares del país, me han servido para poder identificar que Los Piojos hacían un genero único en Argentina. Es por eso que el maestro Solari (el Indio Solari), los nombró como la mejor banda del rock nacional.

Cuando se desprendió Daniel Buira (el batero piojoso) ya empezó a cambiar la esencia de Los Piojos, él es la cabeza de una gran banda de Buenos Aires que se llama “La Chilinga”, que cautiva a todos sus espectadores al ritmo de sus tambores.

El Dani Buira fue suplantado por Roger Cordera, apodo puesto por Ricardo Mollo debido a su gran parecido a Roger Dartley.

Roger grabo el que para mí es uno de los mejores discos de la banda “Verde Paisaje del Infierno”. Este CD tuvo el gran aporte de Ricardo Mollo en la producción integral de sus guitarras, que si bien para muchos fue una pérdida de identidad grande para la banda porque se diferenciaba mucho de los otros discos anteriores (Chac Tuc Chac, Azul, Ay Ay Ay, Tercer Arco y Ritual), a mi entender Los Piojos crecieron muchísimo tanto en lo musical como en lo tecnológico. El gran disco que demuestra que son verdaderamente ellos, es sin duda Chac Tuc Chac, por su fuerza, su ritmo, y el carisma que le daba a una banda que empezaba a romper con todas las formas encontradas dentro del genero musical.

Con la edición del ultimo CD muchos piojosos sentimos que la banda se alejaba mucho de su identidad original, pero a su vez no perdía fuerza. En efecto, Máquina de Sangre tiene un empuje muy grande y musicalmente es muy bueno, pero la incorporación de tanta máquina no fue de mi agrado.

Con la salida del disco se sucedieron diversos acontecimientos, como la rotura de la rodilla de Ciro pateando una pelota en la mitad de un recital (Cosquin Rock) y desde ahí en adelante, los recitales de la banda fueron cada vez menos. Hasta que después de 19 años de recitales, dejaron de tocar por un año, fue un gran impas para los piojosos. Sentíamos que nos faltaba algo muy grande, algo que no se puede explicar con palabras, solo se siente cuando uno se encuentra en el lugar ideal, en el momento ideal, eso era un recital de Los Piojos. Eran rituales de 2hs en las cuales no se paraba en ningún momento, y cuando uno volvía a su casa sentía que, musicalmente, ya estaba satisfecho.

Tuve la suerte de que mi hermano mayor, a temprana edad, me haya inculcado el buen gusto por la música. Es por eso que con él y su grupo de amigos, como también con mis amigos viajábamos encontrando en cada marcha anécdotas e historias diferentes.

Como dijo el Indio: “las despedidas son esos dolores dulces” y eso fue el último recital de Los Piojos en la cancha de River. Bajo plena lluvia, la banda brindo el mejor recital de su vida, quizás porque se sabía que por sus peleas internas la cosa no volvería a ser como antes, y había que darle un punto final. 70 mil personas asistieron a ese evento, y yo no pude ir, tampoco mi hermano. Primero por negar esa situación y segundo por motivos personales que nos llevaron casualmente a estar esa misma noche juntos.

Igualmente fueron personas a las cuales quiero mucho y se puede decir, que uno se sentía presente en el show estando ellos.

Como he dicho, fue un quiebre en el género del rock nacional, fue explosiva, con códigos y es musicalmente una de las 3 bandas más completas del país.

Hablar de Los Piojos son charlas de horas y horas, en cualquier evento, lugar y con cualquier persona. Siendo sincero es lo que me identifica, sus letras me identifican y es por eso que cuando en un recital sentía Cruel (Canción de la banda que se encuentra en Chac tuc Chac) volaba no queriéndome ir nunca de ese lugar.

Lo cierto es que uno siempre espera que se vuelvan a juntar y poder tener la chance de escucharlos una vez más, soñar con que le lean la bandera. Pero quizás con lo que se dio, alcance para guardar el mejor de los recuerdos de una banda que abrió caminos y que no dejó de crecer nunca. Inclusive hasta el día de su despedida.
Pasión por la camiseta
Actores de exportación
Nunca nos fuimos... pero ahora volvimos
"Hora de arrancar" la filmación
Hombre de teatro
Ferrugem, el lugar adoptado por los argentinos
Energía familiar
Santa Fe siempre estuvo cerca
Delinear una profesión
Pasión por los fierros
Bien organizados
El momento que decidí cambiar de vida
Descubrir(nos) para construir(nos)
Oído especialista
A rollear con vos...
Experiencia en Juegos Olímpicos
Una gran inspiración
Mi “Amigo”
Vivir a conciencia esta elección
¿Cómo como lo que como?
Siempre "Play", nunca "stop"
Cabezones, íntimo y acústico
Experiencias free lance
Compartiendo una pasión
BIENAL A PURO PUNK
En los zapatos del escritor
Diario de América Latina
La Cruda en la sangre
Un mural para el recuerdo
De taquito a la red
Por qué ser Scout
Ópera prima santafesina
Sabor Brasilero
La luz se apaga
Por un mundo mejor y lleno de luz
Pasión por la química
Los trabajadores de prensa y sus sindicatos
Una recorrida por La Feria del Libro
El idioma un gran desafío
¿Y si ponemos un bar?
Y ahora van por más...
Con su sueño hecho realidad
Saber autosuperarse para saber
El día que la bestia hizo vibrar a Santa Fe
Una travesía inolvidable
Con música en la venas
Con el pogo como estandarte
Un Pacto entre jóvenes
Un encuentro con los CARNEVIVA en la quinta de Lucio
Te escucho... y es una ocasión especial
Viaje a las islas
Grandes ganadores
Los destacados del Contalo '10
Ellos son: politólogos de Santa Fe
Un gran espectador y también gran acompañante
Ser guía scouts
Vetamadre pasó por Santa Fe
Memorias de Agua
Nuevas experiencias, nuevos lugares
Te invitamos a volar
Una risa sanadora
Repensar la realidad
Bailar y vivir, la misma pasión
Un tal Mauricio, el santafesino que hace cine con Pino Solanas
Dulce y bien casero
Así late un corazón olímpico
La frutilla del tablero
"Mi casa es un hogar canino ambulatorio"
Casa Soma
Por el camino acertado
La jungla virtual
El Flaco se escapó en un Dunita cual Capitán Beto
Mucho más lejos
Un piojoso de ley
Y esto es reggae, siento el reggae
Ese profundo misterio: el cine
Palabras andantes
Imágenes Bienales 08
Golpe Fuerte
Temperamento y rock
Management 2.0, nuevas prácticas de colaboración
Marcha del orgullo
¡Su “Que nos volvamos a ver” era en serio!
Vivencias que no se olvidan
De Liga I a la Selección de Maradona
See you around Santa Fe
Santafesinos Unidos por el Rock
Un granito de arena
Hasta luego Andrés
Festival de Teatro Estudiantil
Maxi Bustos puede decir que es un Puma
El sueño del pibe
Por las ballenas
Zambayonni presentó “Salvando las distancias” en Santa Fe
De Santa Fe a Quito: Rutas de la libertad
Latidos urbanos
Elefante de bombín
Monólogo Interno
Ciclo de Cine en Las Lomas
Despedida piojosa y un hasta siempre
Amores como el nuestro quedan ya muy pocos
Instantes eternos... sobre las tablas
El corsito de Facundo
Show Perico
Elemental war
Bailando en la vereda
Yo soy militante
Ser Urbano
Cuando descansar... es descansar
``Para aprender hay que sacar fotos siempre´´
 
Contactanos a
SEGUINOS EN
{agenda1} {agenda2} {agenda3}
SANTA FE - ARGENTINA