Sabor Brasilero
Cecilia Mendicino osea@ellitoral.com
Alicia Alemán, estudiante de Ciencias Económicas en la Facultad de Ciencias Económicas (FCE ) y Florencia Di Rito, estudiante del Profesorado en Matemática en la Facultad de Humanidades y Ciencias (FHUC), ambas de 22 años, viajaron a Brasil por un intercambio. Ellas desde sus experiencias, nos cuentan el sabor de la comida brasilera y como fue el cambio de sabor.
 
El intercambio

La Universidad del Litoral (UNL) ofrece diferentes tipos de becas, entre ellas, becas de intercambio a otros países. Hay distintos programas con diversos tipos de acuerdos. Nosotras viajamos a través del Programa Escala Estudiantil de la AUGM (Asociación Universidades Grupo Montevideo) en el cual participan Universidades de países como Argentina, Brasil, México, España, Chile, Paraguay, Uruguay, entre otros.
Tuvimos la oportunidad de estudiar un semestre (entre febrero y agosto de este año) en la UFMG (Universidad Federal de Minas Gerais) en Minas Gerais, Belo Horizonte, Brasil. El convenio entre ambas universidades es llamado "bilateral", ya que por cada intercambista que sale de la UNL, la misma recibe uno de algún otro país de los que participan en el acuerdo.

La comida por separado y sin porotos

Al hablar de las comidas de Brasil, vale la aclaración que este país con su inmensidad que lo caracteriza, tiene zonas diferenciadas por las comidas. Nosotras vivimos seis meses en un estado que particularmente es muy caracterizado por eso. Las comidas allá son muy diferentes, y muchísimo más variadas de las que tenemos los argentinos.

En la Universidad donde estudiamos, Universidad Federal de Minas Gerais en Belo Horizonte, existe lo que ellos llaman “bandeijão”. Algo así como nuestro comedor universitario que se ubica en el Predio, pero en enormes dimensiones. El bandeijão tiene ocho salas inmensas, donde por R,50 (poco más de ) se come abundantemente –al estilo self service-. Allí brasileros y una gran cantidad de alumnos del exterior (europeos, norteamericanos, mexicanos y por supuesto muchos sudaméricanos), nos sentábamos a comer día a día. Gracioso era ver la diferencia entre un plato armado por un argentino y uno armado por un brasilero. Al brasilero le gusta la mezcla, no diferencia sabores, no separa las comidas. Básicamente en el fondo del plato se ubica lo que nosotros podríamos llamar comida principal (carne con acompañamiento) y arriba, una mezcla espectacular de ensaladas variadas, entre las que no falta el couve, mucho arroz, y mucho feijão!!

Después de la famosa feijoada brasilera, el arroz con feijão es lo que más caracteriza al Mineiro. ¿En qué consiste el feijao? Simplemente porotos colorados bien condimentados. En cualquier época del año ¡porotos! Cosa que para un extranjero de cualquier país que sea, sonaba bien extraño. ¡Los porotos son para el invierno, señores!

Una pequeña anécdota

Domingo… churrasco brasilero (y los ingenuos argentinos esperando un asado). Comenzó once de la mañana, con cerveza, mucha cerveza, la cual creemos que circula al mismo nivel que el agua. Dos de la tarde, comenzaron a cortar la carne de una forma bien rara, ¡en tiras! No había mesa, no había ensaladas, sólo sillas y cada uno con su vaso y su plato en la falda. Casi tampoco había cubiertos. La gente se levantaba de las sillas para servirse tiras de carne y comerlas a un estilo un poco caníbal, con la mano Las parrillas son chicas, lo que no permite asar la carne de una vez, así que entre tanda y tanda de carne asada, se hacían las 19. Los argentinos desesperados por un postre, pedimos helado, y cuando el helado llegó, salió de la cocina una inmensa olla con arroz y una cacerola con feijão. El churrasco no había terminado. Claramente, el siguiente churrasco fue un típico asado Argentino.
Más comidas y algo de bebida

Entre las comidas típicas mineiras no podemos dejar de nombrar un manjar que acompaña el café de ellos: el pão de queijo. Algo así como el chipá Paraguayo, pero con el típico Queijo Minas, con el que también acompañan la goiabada, un deilicioso dulce de Guayaba.
La “picada mineira” la hacen con torresmo, que es piel de cerdo frita, freír una panceta sin carne.
Con respecto a los dulces, agraciadamente los argentinos tenemos una variedad de dulces buenísima. Ellos mismos dicen esto cuando vienen a nuestro país. Entre los dulces típicos tienen el dulce de leche Mineiro, que no tiene punto de comparación con el argentino. Pero para darle más sabor, se encargan de mezclarlo con coco y/o chocolate, el dulce de zapallo y la “broa de fuba” (torta de polenta).
Aprovechan los dulces típicos de Brasil, tales como la cocada, los brigadeiros (mezcla de leche condensada, cacao, manteca y chocolate amargo), la paçoquita (unos cilindros de mani con manteca).
Y para redondear… ¿con qué acompañamos todo esto? Con una espectacular caipirinha, caipiroska o mejor aún, una caipifruta con cualquiera de todas las frutas riquísimas de las que Brasil nos provee.
Pasión por la camiseta
Actores de exportación
Nunca nos fuimos... pero ahora volvimos
"Hora de arrancar" la filmación
Hombre de teatro
Ferrugem, el lugar adoptado por los argentinos
Energía familiar
Santa Fe siempre estuvo cerca
Delinear una profesión
Pasión por los fierros
Bien organizados
El momento que decidí cambiar de vida
Descubrir(nos) para construir(nos)
Oído especialista
A rollear con vos...
Experiencia en Juegos Olímpicos
Una gran inspiración
Mi “Amigo”
Vivir a conciencia esta elección
¿Cómo como lo que como?
Siempre "Play", nunca "stop"
Cabezones, íntimo y acústico
Experiencias free lance
Compartiendo una pasión
BIENAL A PURO PUNK
En los zapatos del escritor
Diario de América Latina
La Cruda en la sangre
Un mural para el recuerdo
De taquito a la red
Por qué ser Scout
Ópera prima santafesina
Sabor Brasilero
La luz se apaga
Por un mundo mejor y lleno de luz
Pasión por la química
Los trabajadores de prensa y sus sindicatos
Una recorrida por La Feria del Libro
El idioma un gran desafío
¿Y si ponemos un bar?
Y ahora van por más...
Con su sueño hecho realidad
Saber autosuperarse para saber
El día que la bestia hizo vibrar a Santa Fe
Una travesía inolvidable
Con música en la venas
Con el pogo como estandarte
Un Pacto entre jóvenes
Un encuentro con los CARNEVIVA en la quinta de Lucio
Te escucho... y es una ocasión especial
Viaje a las islas
Grandes ganadores
Los destacados del Contalo '10
Ellos son: politólogos de Santa Fe
Un gran espectador y también gran acompañante
Ser guía scouts
Vetamadre pasó por Santa Fe
Memorias de Agua
Nuevas experiencias, nuevos lugares
Te invitamos a volar
Una risa sanadora
Repensar la realidad
Bailar y vivir, la misma pasión
Un tal Mauricio, el santafesino que hace cine con Pino Solanas
Dulce y bien casero
Así late un corazón olímpico
La frutilla del tablero
"Mi casa es un hogar canino ambulatorio"
Casa Soma
Por el camino acertado
La jungla virtual
El Flaco se escapó en un Dunita cual Capitán Beto
Mucho más lejos
Un piojoso de ley
Y esto es reggae, siento el reggae
Ese profundo misterio: el cine
Palabras andantes
Imágenes Bienales 08
Golpe Fuerte
Temperamento y rock
Management 2.0, nuevas prácticas de colaboración
Marcha del orgullo
¡Su “Que nos volvamos a ver” era en serio!
Vivencias que no se olvidan
De Liga I a la Selección de Maradona
See you around Santa Fe
Santafesinos Unidos por el Rock
Un granito de arena
Hasta luego Andrés
Festival de Teatro Estudiantil
Maxi Bustos puede decir que es un Puma
El sueño del pibe
Por las ballenas
Zambayonni presentó “Salvando las distancias” en Santa Fe
De Santa Fe a Quito: Rutas de la libertad
Latidos urbanos
Elefante de bombín
Monólogo Interno
Ciclo de Cine en Las Lomas
Despedida piojosa y un hasta siempre
Amores como el nuestro quedan ya muy pocos
Instantes eternos... sobre las tablas
El corsito de Facundo
Show Perico
Elemental war
Bailando en la vereda
Yo soy militante
Ser Urbano
Cuando descansar... es descansar
``Para aprender hay que sacar fotos siempre´´
 
Contactanos a
SEGUINOS EN
{agenda1} {agenda2} {agenda3}
SANTA FE - ARGENTINA