Monólogo Interno
Rocío Scoppa es alumna del Colegio Ntra Sra de Fátima. En esta entrega nos cuenta qué piensa de los adultos. Ojo, vale la aclaración, el texto es producto de un TP para un taller de escritura de la escula. Vale la pena disfrutarlo.
 
Así las cosas no van más abuela, ellos siempre con la misma cantaleta: ¡soy tu padre, hacé lo que yo digo!, pero se olvidan que la frase continúa, que no termina ahí, deberían expresar sin temor: ¡hacé lo que yo digo, pero no lo que yo hago! Es de hipócritas colocar un límite cuando ellos mismos ejercen lo contrario a su santa prédica. Abuela, quizás a vos te cuesta comprender, pero en estos tiempos es fácil ponerse las extensiones de pelo, pasarse la planchita alisadora y subirse a un par de zancos para estar mejor con cuarenta años que las top model de Pancho Doto o las fulanitas de diecisiete que revolotean por las discos un sábado a la noche. No te creas que las veteranas se quedan atrás, no abuela. Le enchufan los chiquitos a la suegra o a la hermanita mayor y las muy descarriadas salen a hacer de las suyas, y sin el marido, por supuesto. Yo tengo mi teoría: a esas mujeres la tintura se les está filtrando por los poros del cuero cabelludo y les está intoxicando el seso…Para rematarla, la hermana mayor, que cuanto mucho tendrá trece años, se ocupa de bañar, cambiar y darle de comer a los hermanitos mientras la “madre” se prepara para ir al baile. En la soledad de la noche, la astuta estratega del siglo XXI pensará cómo verse mejor que la cuarentona con un duelo de la infancia mal resuelto. Es así como comienza la disyuntiva entre madre e hija adolescente hasta que a la segunda le da un ataque cardíaco y a la escena figurátela así: una adulta con el seso quemado que llora sobre el cajón de aquella hija a la que se le paró el “bobo” porque borró de su memoria el hábito de comer tras haber incorporado el chip del ejercicio excesivo. ¿Dije adulta? ¿Acabo de mencionar la palabra “adulta”? Los mayores no deberían posicionarse únicamente como amigos o compinches de sus hijos, pero claro, en muchas relaciones padre-hijo no hay ningún adulto.

Mirá abuela, las madres podrán estar cada vez más lindas, sin embargo los hijos vienen cada vez más desastrosos. También hay que comprender a las pobres mujeres pos modernas: ¡su ritmo de vida es tan agitado… tienen que cargar con tantas responsabilidades!: por la mañana, deben correr hasta lo de la masajista, luego van a trabajar, al salir del trabajo se apresuran para no perder la sesión de cama solar. Ya tostaditas, comen en un restó con una amiga, digieren una vez distendidas en el spa, vuelven a salir a los apurones para no perder el turno con la manicure y no paran hasta las 22, horario en el que salen del gimnasio. ¡Es tan difícil ser mujer hoy! Y el Jefe de hogar cuando se desliga de sus responsabilidades laborales se encuentra con amigotes para jugar al fútbol y a la noche… ¡peña con los muchachos! Mientras tanto, vos abuela, andás lidiando con cincuenta centímetros de carne rosadita adicta a la leche que patalea y llora, que te desmantela las alacenas, que tras un brote de Picasso te alegra las paredes inmaculadas, que te monta una orquesta sinfónica de tarros-baterías y de piolines tensos que funcionan a modo de arpa. Me parece que vos ya no estás para estas cosas, sos una verdadera adulta mayor con otras obligaciones…por eso te prohíbo que te sientas culpable por lo de Esteban ¿A dónde estaban los padres de tu nieto cuando volvía del club todo desalineado, con los ojos desorbitados y con caminar de de zombi resucitado? Seguro que él estaba comiendo un asadito por ahí y ella vendiendo productos Avon o más bien, comentando sus traumas con el analista.

¡Seguí la corriente abuela, ya no te preocupes por nada más! Hoy la sociedad demanda una vida bien soft, una vida bien light porque todo es un desliz y hay que prevenir el stress dejándole vía libre al relax. Pero ¡cómo darte un consejo compuesto de palabras tan raras! Para que me entiendas, es el caso de una madre que se queda bien chocha mirando por TV el espectáculo que monta el dueño de la fábrica de chocolates, no Willy Wonca, al made in Argentina me refiero, y el pobre infante a un costado largando un pulmón por la boca porque según la apreciación calificada de la madre: “la tosecita no es nada y ya se le va a pasar”. Hasta que a la criaturita no se le desorbiten los ojos la muy cómoda no se va a dignar a esperar una hora en lo del médico, como a la gente común le suele suceder.

Esas cosas de los adultos entristecen mucho. Son ellos mismos los que después pretenden que seamos similares a los jóvenes de hace sesenta años atrás y eso no se puede lograr fácilmente, abuela. No se puede porque hay muy pocos modelos al respecto para imitar, porque los límites pierden legitimidad cuando el que los impone no los contempla para él también, porque hoy, formamos parte de una vorágine de comodidades y despreocupación total que nos descompagina el cerebro. Igualmente, muy a menudo me pregunto en qué te equivocaste vos abuela. Al fin y al cabo son tus hijos los adultos de hoy y por eso quiero saber en que fallaron ustedes, los de la tercera generación. Lo más desconcertantes es que no lo sé abuela, quizás no se equivocaron, seguro la culpa recae sobre un conjunto de cosas. ¿Por qué estaré formulando todos estos pensamientos y siento ganas de dirigirlos hacia tu persona, es decir, siento ganas de comunicártelos? A lo mejor deba preguntarme a mí misma para dejarte un poco en paz: ¿por qué querría ser mejor persona que mi madre?

Rocío Scoppa
Ntra. Sra de Fátima
osea@ellitoral.com
Pasión por la camiseta
Actores de exportación
Nunca nos fuimos... pero ahora volvimos
"Hora de arrancar" la filmación
Hombre de teatro
Ferrugem, el lugar adoptado por los argentinos
Energía familiar
Santa Fe siempre estuvo cerca
Delinear una profesión
Pasión por los fierros
Bien organizados
El momento que decidí cambiar de vida
Descubrir(nos) para construir(nos)
Oído especialista
A rollear con vos...
Experiencia en Juegos Olímpicos
Una gran inspiración
Mi “Amigo”
Vivir a conciencia esta elección
¿Cómo como lo que como?
Siempre "Play", nunca "stop"
Cabezones, íntimo y acústico
Experiencias free lance
Compartiendo una pasión
BIENAL A PURO PUNK
En los zapatos del escritor
Diario de América Latina
La Cruda en la sangre
Un mural para el recuerdo
De taquito a la red
Por qué ser Scout
Ópera prima santafesina
Sabor Brasilero
La luz se apaga
Por un mundo mejor y lleno de luz
Pasión por la química
Los trabajadores de prensa y sus sindicatos
Una recorrida por La Feria del Libro
El idioma un gran desafío
¿Y si ponemos un bar?
Y ahora van por más...
Con su sueño hecho realidad
Saber autosuperarse para saber
El día que la bestia hizo vibrar a Santa Fe
Una travesía inolvidable
Con música en la venas
Con el pogo como estandarte
Un Pacto entre jóvenes
Un encuentro con los CARNEVIVA en la quinta de Lucio
Te escucho... y es una ocasión especial
Viaje a las islas
Grandes ganadores
Los destacados del Contalo '10
Ellos son: politólogos de Santa Fe
Un gran espectador y también gran acompañante
Ser guía scouts
Vetamadre pasó por Santa Fe
Memorias de Agua
Nuevas experiencias, nuevos lugares
Te invitamos a volar
Una risa sanadora
Repensar la realidad
Bailar y vivir, la misma pasión
Un tal Mauricio, el santafesino que hace cine con Pino Solanas
Dulce y bien casero
Así late un corazón olímpico
La frutilla del tablero
"Mi casa es un hogar canino ambulatorio"
Casa Soma
Por el camino acertado
La jungla virtual
El Flaco se escapó en un Dunita cual Capitán Beto
Mucho más lejos
Un piojoso de ley
Y esto es reggae, siento el reggae
Ese profundo misterio: el cine
Palabras andantes
Imágenes Bienales 08
Golpe Fuerte
Temperamento y rock
Management 2.0, nuevas prácticas de colaboración
Marcha del orgullo
¡Su “Que nos volvamos a ver” era en serio!
Vivencias que no se olvidan
De Liga I a la Selección de Maradona
See you around Santa Fe
Santafesinos Unidos por el Rock
Un granito de arena
Hasta luego Andrés
Festival de Teatro Estudiantil
Maxi Bustos puede decir que es un Puma
El sueño del pibe
Por las ballenas
Zambayonni presentó “Salvando las distancias” en Santa Fe
De Santa Fe a Quito: Rutas de la libertad
Latidos urbanos
Elefante de bombín
Monólogo Interno
Ciclo de Cine en Las Lomas
Despedida piojosa y un hasta siempre
Amores como el nuestro quedan ya muy pocos
Instantes eternos... sobre las tablas
El corsito de Facundo
Show Perico
Elemental war
Bailando en la vereda
Yo soy militante
Ser Urbano
Cuando descansar... es descansar
``Para aprender hay que sacar fotos siempre´´
 
Contactanos a
SEGUINOS EN
{agenda1} {agenda2} {agenda3}
SANTA FE - ARGENTINA