Por las ballenas
Durante el mes de Septiembre, Sebastián Iparraguirre viajó a la zona de la Península Valdés en Puerto Madryn para colaborar como voluntario en el ‘programa de monitoreo sanitareo ballena franca austral‘. Además de estar trabajando en una de las mayores preocupaciones de los científicos, Martín se hizo un tiempo para escribirnos un artículos contándonos que es lo que está ocurriendo y como es la experiencia. Si vas antes de diciembre vos también podés ayudar.
 
Buscando respuestas a la mortandad de ballenas francas australes en Península Valdés

Si está planeando viajar a la Península Valdés (PV) antes de que termine la temporada de avistaje de ballenas en diciembre, podrá ayudar a un grupo de científicos que está investigando por qué desde hace nueve años aumenta la cantidad de esos mamíferos gigantes que aparecen muertos en esas costas.

La población de ballenas francas australes que visita anualmente la Península es una de la más grande del mundo y utiliza estas zonas como área de cría y reproducción. Las crías nacidas permanecen junto a su madre alrededor de tres meses en las zonas costeras dentro de los golfos. Debido a las características topográficas y oceanográficas de las playas de la PV, como pendientes leves y grandes amplitudes de marea, es frecuente el hallazgo de ballenas varadas muertas en sus costas. Esto hace de PV un lugar de excepcional importancia para la evaluación del estado sanitario de la especie mediante la realización de necropsias y la colecta de muestras biomédicas. 

Cada año, ante el hallazgo o reporte de ballenas varadas muertas en las playas de Península Valdés, los veterinarios y biólogos que integran el Programa de Monitoreo Sanitario Ballena Franca Austral se acercan al lugar,  realizan estudios forenses  y colectan este tipo de muestras que luego son analizadas por diferentes especialistas para determinar las causas de muerte y conocer el estado de salud general de la población. 

Entre el 2003 y el 2010, el Programa registró un total de 428 ballenas muertas en las costas de Península Valdés y alrededores. Marcela Uhart y Vicky Rowntree, sus Co-directoras, explican que “las crías comprenden más del 90% de las muertes registradas con un promedio de 79 ballenatos por año en el trienio de mayor mortandad (2007-2009). Aunque desconocemos los que podrían considerarse niveles normales de mortalidad para esta especie, sabemos que los números registrados en los últimos cuatro años son mucho mayores a los de los primeros cuatro, y no hemos podido identificar el origen de dicho cambio”. Si bien es esperable que junto al sostenido crecimiento poblacional de las ballenas que llegan a Valdés el número de ballenas muertas también aumente, este factor por sí solo no parece explicar las diferencias observadas. Por esta razón, es fundamental continuar con el seguimiento que desarrolla el Programa de Monitoreo Sanitario que, entre otras cosas, permite alertar a las autoridades ante incrementos inesperados de los eventos de mortandad.


Temporada 2011

La temporada 2011 se inició con el gran desafío de intensificar la cantidad de muestras y análisis realizados a fin de continuar respondiendo a las hipótesis planteadas durante el Taller que se realizó en marzo del 2010 en Puerto Madryn, organizado por la Comisión Ballenera Internacional y que convocó a prestigiosos especialistas mundiales. En esa ocasión se sugirió que la creciente mortalidad de ballenas observada en Península Valdés podría deberse a  una disminución en la disponibilidad de alimento (Krill) para las hembras adultas, a la exposición a biotoxinas (Marea Roja) o enfermedades infecciosas, o muy probablemente, a la combinación de dos o más de estos factores.

Otra amenaza son las gaviotas que, aunque parezca extraño, algunas gaviotas cocineras se alimentan de la Ballena Franca Austral: comen la piel y la grasa. Años atrás esto no ocurría. ¿Qué fue lo que paso? Según parece, al acumularse basura y restos de las empresas pesqueras, hubo tanta comida disponible para las gaviotas que su cantidad aumento muchísimo. Las gaviotas atacan principalmente a las madres y sobre todo a sus ballenatos, porque pasan mucho tiempo en la superficie. Y para escapar de las gaviotas, las ballenas gastan mucha energía. Entonces, las madres descuidan a los ballenatos y estos descansan menos y no se alimentan lo suficiente. 

Una consecuencia de esos ataques es que las crías no estén bien alimentadas para iniciar su primer viaje migratorio. Pero podría ocurrir algo más. Los científicos saben que, a lo largo de los años, las ballenas fueron cambiando los lugares donde se concentran. Por ejemplo, en la década de 1970 la mayoría de las madres y crías estaban en la costa externa de la península, pero luego abandonaron esa zona. Por lo tanto, surge una pregunta inquietante: ¿podrían las ballenas abandonar el área de cría de Península Valdés, en busca de un lugar donde no haya gaviotas que las ataquen? Más allá de que eso ocurra o no, el aumento de los ataques de gaviotas a las ballenas tiene que servirnos para entender cómo influyen nuestras acciones sobre el ambiente. El Instituto de Conservación de Ballenas (ICB) monitorea desde hace una década los ataques de las gaviotas. 

"La cantidad de ejemplares con heridas pasó del 1% en 1974 al 77% en 2008, y muestras de esas heridas en tres de seis ballenatos muertos revelaron una relación con un proceso inflamatorio local", resumió el licenciado Mariano Sironi, director científico del ICB. 

Desde el mes de junio, el Médico Veterinario Matías Di Martino, Coordinador de Campo del Programa y su equipo, han registrado y examinado 30 ballenas varadas.  “Lamentablemente la gran mayoría de las ballenas que varan en las playas de Península Valdés no muestran signos evidentes de las causas de su muerte, debido a que casi todas mueren en el agua y pueden pasar varios días flotando hasta que el mar las arrastra a las playas. En este sentido, deseamos destacar el rol fundamental que tiene la  “Red de Aviso” para poder localizar tempranamente a los animales varados y así  poder tomar muestras lo más frescas posibles antes que se inicie su descomposición. 

Esto es vital para determinar las causas de las muertes”, expresó Di Martino. La “Red de Aviso” está integrada por guardafaunas, pescadores, pobladores locales, empresas de avistaje de ballenas, empresas de buceo, empresas de turismo, guías, navegantes, aviadores, marisqueros, investigadores, ONGs y autoridades locales como la Prefectura Naval.  Actualmente también cuenta con el apoyo de la Red de Fauna Costera de la provincia del Chubut a través de sus diferentes nodos.

¿Cómo trabaja el Programa de Monitoreo Sanitario de Ballena Franca Austral en Península Valdés? 

El PMSBFA actualmente está coordinado por Marcela Uhart (WCS) y Vicky Rowntree (WCI/OA) con asistencia de Mariano Sironi (ICB), y su equipo de campo, conformado por el Médico Veterinario Matías Di Martino y el asistente de campo Lucas Beltramino, junto a un grupo de voluntarios provenientes de diversas ciudades del país.
Dado que en Península Valdés se registra el mayor número de ballenas muertas de esta especie, la información que genera este estudio es muy importante para comprender más acerca de la biología de las ballenas francas a nivel mundial. 

Registrar la fecha de hallazgo de cada ballena muerta, su localización, su clase de edad, estado nutricional, y analizar las muestras biológicas obtenidas, permite entender mucho acerca del comportamiento y dinámica poblacional de las ballenas francas, y de los problemas que enfrentan en su hábitat. Por este motivo es que el equipo de trabajo, cuenta con un completo protocolo de necropsia que consiste en un examen minucioso tanto externo como interno del animal, tomando diversas muestras de tejidos y órganos con el fin de realizar en diversos puntos del país y del mundo, estudios para llegar a determinar la causa de muerte de dicha especie.

Para saber más sobre el Programa de Monitoreo Sanitario de Ballena Franca Austral en Península Valdés, ver imágenes de los investigadores trabajando en el campo, y saber cómo proceder cuando se encuentra una ballena varada, te invitamos a ver el video del Programa ingresando a http://www.youtube.com/watch?v=xsBEApbs1rY o ingresar a la página de la Red de Fauna Costera del Chubut


Sebastián Iparraguirre
s_ipa@hotmail.com
Voluntario del Programa de Monitoreo Sanitario Ballena Franca Austral
Pasión por la camiseta
Actores de exportación
Nunca nos fuimos... pero ahora volvimos
"Hora de arrancar" la filmación
Hombre de teatro
Ferrugem, el lugar adoptado por los argentinos
Energía familiar
Santa Fe siempre estuvo cerca
Delinear una profesión
Pasión por los fierros
Bien organizados
El momento que decidí cambiar de vida
Descubrir(nos) para construir(nos)
Oído especialista
A rollear con vos...
Experiencia en Juegos Olímpicos
Una gran inspiración
Mi “Amigo”
Vivir a conciencia esta elección
¿Cómo como lo que como?
Siempre "Play", nunca "stop"
Cabezones, íntimo y acústico
Experiencias free lance
Compartiendo una pasión
BIENAL A PURO PUNK
En los zapatos del escritor
Diario de América Latina
La Cruda en la sangre
Un mural para el recuerdo
De taquito a la red
Por qué ser Scout
Ópera prima santafesina
Sabor Brasilero
La luz se apaga
Por un mundo mejor y lleno de luz
Pasión por la química
Los trabajadores de prensa y sus sindicatos
Una recorrida por La Feria del Libro
El idioma un gran desafío
¿Y si ponemos un bar?
Y ahora van por más...
Con su sueño hecho realidad
Saber autosuperarse para saber
El día que la bestia hizo vibrar a Santa Fe
Una travesía inolvidable
Con música en la venas
Con el pogo como estandarte
Un Pacto entre jóvenes
Un encuentro con los CARNEVIVA en la quinta de Lucio
Te escucho... y es una ocasión especial
Viaje a las islas
Grandes ganadores
Los destacados del Contalo '10
Ellos son: politólogos de Santa Fe
Un gran espectador y también gran acompañante
Ser guía scouts
Vetamadre pasó por Santa Fe
Memorias de Agua
Nuevas experiencias, nuevos lugares
Te invitamos a volar
Una risa sanadora
Repensar la realidad
Bailar y vivir, la misma pasión
Un tal Mauricio, el santafesino que hace cine con Pino Solanas
Dulce y bien casero
Así late un corazón olímpico
La frutilla del tablero
"Mi casa es un hogar canino ambulatorio"
Casa Soma
Por el camino acertado
La jungla virtual
El Flaco se escapó en un Dunita cual Capitán Beto
Mucho más lejos
Un piojoso de ley
Y esto es reggae, siento el reggae
Ese profundo misterio: el cine
Palabras andantes
Imágenes Bienales 08
Golpe Fuerte
Temperamento y rock
Management 2.0, nuevas prácticas de colaboración
Marcha del orgullo
¡Su “Que nos volvamos a ver” era en serio!
Vivencias que no se olvidan
De Liga I a la Selección de Maradona
See you around Santa Fe
Santafesinos Unidos por el Rock
Un granito de arena
Hasta luego Andrés
Festival de Teatro Estudiantil
Maxi Bustos puede decir que es un Puma
El sueño del pibe
Por las ballenas
Zambayonni presentó “Salvando las distancias” en Santa Fe
De Santa Fe a Quito: Rutas de la libertad
Latidos urbanos
Elefante de bombín
Monólogo Interno
Ciclo de Cine en Las Lomas
Despedida piojosa y un hasta siempre
Amores como el nuestro quedan ya muy pocos
Instantes eternos... sobre las tablas
El corsito de Facundo
Show Perico
Elemental war
Bailando en la vereda
Yo soy militante
Ser Urbano
Cuando descansar... es descansar
``Para aprender hay que sacar fotos siempre´´
 
Contactanos a
SEGUINOS EN
{agenda1} {agenda2} {agenda3}
SANTA FE - ARGENTINA